Reino Unido: Se reduce la distancia con los conservadores ¡Por una victoria laborista!

0
83

Con solo una semana para la jornada electoral, nadie puede predecir lo que sucederá. Dado el gran número de votantes indecisos, todo es posible, incluido un gobierno de Corbyn.

Parecido al mismo punto en las elecciones de 2017, las encuestas están reduciendo la distancia. Las encuestas recientes muestran que los laboristas están ganando terreno.

Una empresa encuestadora, ICM, pone la ventaja del partido conservador en 7 puntos porcentuales, con los laboristas con un 35 por ciento y el partido de Boris Johnson con un 42 por ciento. Más notablemente, una encuesta aparte realizada por BMG Research le da al partido conservador una ventaja aún más delgada de solo seis puntos, con el Partido Conservador bajando dos puntos a 39 y el Partido Laborista aumentando cinco puntos a 33. Este es el territorio de un parlamento sin mayorías.

Las cosas nunca han sido tan volátiles. «Hay mucho más por debajo de la línea de flotación de la que probablemente sea la elección británica más importante desde la segunda guerra mundial», afirma el Financial Times.

Una indicación de esto fueron las 300.000 solicitudes el día de la fecha límite para el registro de votantes, la más alta registrada nunca. El número total de nuevos registros fue significativamente mayor que los 2,3 millones que se inscribieron durante el mismo período en 2017. Con una mayoría que probablemente sea de jóvenes, esto ciertamente juega a favor del Partido Laborista.

Es importante destacar que todavía se puede avanzar mucho en lo que resta de campaña. Después de todo, una semana es mucho tiempo en política, según la famosa frase del Primer Ministro laborista Harold Wilson.

Alarma en el establishment

Después de una vacilación inicial, el establishment se ha decidido apoyar a Boris Johnson. Si bien tienen reservas sobre él (su falta de integridad, su oportunismo, su ambición egoísta, sus mentiras), temen aún más a un gobierno laborista de izquierda.

Sin embargo, la clase dominante no confía en Johnson. Están alarmados ante la idea de que un gobierno conservador mayoritario se dirija a un posible Brexit sin acuerdo para fines del próximo año. Eso sería una catástrofe.

Idealmente, esperaban que un aumento de los Liberal-Demócratas le diera a Johnson solo una delgada mayoría parlamentaria, con un grupo considerable de Liberal-Demócratas que pudiera frenar a los conservadores. Pero con la caída del apoyo a los liberales, esa esperanza se ha ido por la ventana.

Alianza impía

El establishment está involucrado en una campaña despiadada y nauseabunda para desacreditar a Jeremy Corbyn. El Gran Rabino Ortodoxo, Efraim Mirvis, atacó a los laboristas con una afirmación asombrosa y falsa de que «la abrumadora mayoría de los judíos británicos están paralizados por la ansiedad» ante la perspectiva de una victoria laborista.

Mirvis fue respaldado por el Arzobispo de Canterbury (un ex ejecutivo petrolero), líderes hindúes británicos y el Consejo Musulmán del Reino Unido: una alianza impía dispuesta a vender su ideología conservadora. Todos son defensores entusiastas del statu quo, es decir, del capitalismo y del Partido Conservador.

Reino Unido no ha visto algo así desde la notoria campaña de terror rojo de la falsa carta de Zinoviev en las elecciones generales de 1924, que condujo a la derrota del gobierno laborista.

La clase dominante está extremadamente ansiosa por el manifiesto de izquierda del Partido Laborista, que desafía su sistema manipulado, sus privilegios y su riqueza. Corbyn advirtió que su ataque contra los evasores de impuestos, los contaminadores y los terratenientes multimillonarios generaría una respuesta histérica de esos sectores. Y así ha sido de verdad.

El establishment multimillonario se ha unido en esta histeria anti-Corbyn a los agentes de las grandes empresas dentro del Partido Laborista: los tipos como Tony Blair y los derechistas dentro del PLP (Grupo Parlamentario Laborista), así como a todos esos renegados que abandonaron el partido.

Los trabajadores deberían darle la espalda a esta conspiración podrida. Estos altos defensores del capitalismo no tienen nada que ofrecer, excepto más austeridad, ataques y dificultades. Mienten entre dientes para proteger su sistema de ganancias.

Cuestiones de clase

Dada la incertidumbre política, los días venideros serán cruciales. El partido laborista está ganando terreno. Las encuestas de opinión están subestimando deliberadamente el apoyo al Partido Laborista. Ciertamente podemos ganar estas elecciones.

En la campaña puerta a puerta (hablando con los votantes), el Brexit se ha convertido cada vez menos en un problema. Los problemas de clase han resurgido en su lugar. Con la caída de los Liberal-Demócratas, la situación se está polarizando cada vez más. La elección se ha reducido a una lucha directa entre los laboristas y los conservadores, entre el movimiento de Corbyn y el multimillonario Boris Johnson.

A medida que se acerca la línea de llegada, Johnson y su equipo están cada vez más aterrorizados por miedo a resbalar. El primer ministro incluso se vio obligado a huir a Salisbury esta semana, inventando una excusa para escapar de Londres y evitar el contacto con el tóxico Trump, quien estaba visitando el Reino Unido esta semana para una cumbre de la OTAN.

Los estrategas conservadores saben que cualquier asociación con el presidente de los EE.UU. sería la marca de Caín, particularmente debido a las recientes revelaciones sobre los intentos de los negociadores de Washington de obtener acceso al NHS (el sistema de salud pública) en nombre de las grandes empresas estadounidenses.

Mentiras

Está claro que Johnson está asustado: se niega a ser entrevistado o a presentarse a debates televisados; politizando desesperadamente el reciente ataque terrorista del London Bridge para ganar algunos puntos baratos; y recurriendo a un torrente de mentiras y difamaciones para arrojar polvo a los ojos de los votantes.

Como era de esperar, la prensa capitalista ha actuado como un portavoz confiable para los conservadores en esta elección, lanzando un aluvión interminable de ataques contra Corbyn y los laboristas. Y la BBC también ha desempeñado su papel, regurgitando las mentiras y poniéndoselo fácil a Johnson en todo momento. Pero no hay nada nuevo cuando se trata de ese comportamiento del establishment.

Si bien la calumnia y las distorsiones han tenido un cierto efecto, los actos laboristas, la campaña electoral de masas y el manifiesto radical han tendido a trascender esto. Las difamaciones de la clase dominante no han logrado romper los fuertes vínculos de clase entre los trabajadores y el Partido Laborista.

«Si la elección es entre tener Brexit con los conservadores y los laboristas, votaré a los laboristas», dijo Tommy Kennedy, un votante a favor de salir de la UE de Birkenhead. «Los conservadores siempre han destruido el norte de Inglaterra».

Este será el sentimiento en muchas ciudades del norte, independientemente del Brexit. Aquí es donde los conservadores pueden deshacerse. Están confiando en obtener apoyo en tales áreas, pero no es una conclusión inevitable. Sin ese apoyo, los conservadores tendrían dificultades para obtener la mayoría.

Incertidumbre

En esta elección es demasiado difícil predecir el resultado. Los estrategas del capital ciertamente tampoco tienen confianza. “Varios inversores que hablaron con Financial Times dijeron que, si bien una mayoría laborista parecía poco probable, no se podía descartar. Un gobierno o coalición laborista minoritario también es una posibilidad”, explicó el periódico de las grandes empresas.

Debemos intensificar la lucha por cada voto para asegurar un gobierno laborista de Corbyn. ¡Tenemos todo por lo que luchar!

«La incertidumbre no desaparece, sea cual sea el resultado», explicó Oliver Blackbourn, gestor de cartera de Janus Henderson. Estamos de acuerdo totalmente. Cualquiera sea el resultado, Reino Unido entrará en un período de inestabilidad y agitación aún mayores.

Si Johnson logra escapar, todo el infierno se desatará, especialmente en el frente industrial. Los trabajadores, y especialmente los jóvenes, saldrán a la calle. Una victoria del partido conservador provocará un período de radicalización intensa. Y con una depresión mundial que se avecina, ese gobierno no duraría mucho.

Un gobierno de Corbyn, por otro lado, levantará el ánimo de millones. Sin embargo, se enfrentará al sabotaje de las grandes empresas desde el primer momento. Cualquier amenaza o chantaje por parte de los capitalistas debe enfrentarse con firmeza.

Defenderemos al gobierno laborista. Pero también advertimos que se deben tomar medidas decisivas contra los multimillonarios. Nada se resolverá a menos que el capitalismo se termine de una vez por todas. Estos son los desafíos que nosotros, el movimiento laborista, debemos enfrentar.

¡Para comenzar, debemos sacar a Johnson del poder y asegurar una victoria laborista! ¡Boris fuera, victoria para Corbyn! ¡Lucha por un gobierno laborista socialista!