¿Puede el capitalismo «colapsar»?

0
504

Esta pregunta no es nueva: ya en la década de 1920, algunos líderes comunistas hablaban de una «crisis final del sistema capitalista». Pero otros, incluyendo a Lenin y Trotsky, rechazaron esta idea. Explicaron que no habría una «crisis final» del capitalismo: este sistema siempre se recuperará de sus crisis – hasta que sea derrocado por una movilización revolucionaria de las masas explotadas.

El capitalismo no caerá como un fruto maduro. No cederá espontáneamente a otro sistema socioeconómico. Durante las crisis más profundas, a los grandes capitalistas les va bien. La mayoría de ellos siguen enriqueciéndose. Es cierto que la crisis está empeorando las condiciones de vida de miles de millones de personas, pero desde el punto de vista de la burguesía internacional, el sistema «funciona» porque garantiza sus riquezas y privilegios. Incluso cuando el PIB se derrumba, como en la década de 1930, las relaciones de producción capitalista permanecen. Sólo pueden ser barridos por una revolución socialista.

«Collapseología»

En los últimos años se han formulado nuevas teorías sobre el «colapso» del capitalismo. Parten de la crisis ecológica. En un contexto de agotamiento de los recursos naturales, la economía mundial estaría condenada a un «colapso», es decir, a una caída vertiginosa de sus fuerzas productivas. Según Yves Cochet, la población mundial se reduciría a dos o tres mil millones de personas. Para tranquilizarnos, dice: «Todavía podemos minimizar el número de muertes. En lugar de tener 4.000 millones en 30 años, podemos tener 3.500 millones, haciendo que las biorregiones sean resistentes. » [1]

El núcleo del argumento de los «colapsólogos» es la absoluta inevitabilidad, según ellos, del desastre. ¿La lucha de clases? «Demasiado tarde», nos dicen. ¿Revolución socialista? «Demasiado tarde». Planificación democrática y racional de la economía global? «Demasiado tarde»: la humanidad ya no tiene control sobre su destino. Lo único que queda es «prepararse para lo inevitable», y esto es » mentalmente «.

La discusión de las bases científicas de este fatalismo -que a veces coquetea con el misticismo- va más allá de los límites de este artículo. Pero las bases sociales -las bases de clase- de esta corriente ideológica son claras. Se trata de prejuicios típicamente pequeñoburgueses: profundo escepticismo hacia la clase obrera; hostilidad hacia el colectivismo y el centralismo a gran escala (y por lo tanto hacia el socialismo); apego a la pequeña propiedad, a la pequeña producción, a las «biorregiones resilientes», etc. Detrás del fatalismo hay un deseo confuso de «dar vuelta la rueda de la historia», según la fórmula de Marx.

Los marxistas no minimizan la gravedad de la crisis ecológica. Sí, la civilización humana está en peligro. Pero es el caos inherente al capitalismo el responsable de ello. Una vez que este sistema sea derrocado a escala global, la humanidad tendrá los medios para satisfacer las necesidades de todos y proteger el medio ambiente. Y sí, al ritmo que van las cosas, cuanto antes mejor.