El plenario del SUTNA en el camping de El Jagüel

“La burocracia sindical es el principal instrumento de la opresión del Estado burgués. Hay que arrancar el poder de manos de la burguesía, por lo tanto su principal agente, la burocracia sindical, debe ser derrocado” (L.Trotsky, Los errores de principio del sindicalismo). 

“No basta con ofrecerles a las masas otro lugar al que dirigirse. Hay que ir a buscarlas donde están y guiarlas.” (L.Trotsky, Los sindicatos en Gran Bretaña). 

Compañeros y compañeras de la Corriente Socialista Militante, sección argentina de la Corriente Marxista Internacional participamos el sábado 20 de enero del plenario convocado por el sindicato del neumático (SUTNA) en el camping de El Jaguel (Convocatoria del SUTNA a un plenario abierto contra el ajuste de Milei) junto a cientos de delegados del sindicalismo combativo y del movimiento piquetero, en la antesala de las enormes movilizaciones del 24 de enero que tuvieron lugar en las principales ciudades del país a pesar de la política de la dirigencia de la CGT que boicoteo el Paro. ( Balance del paro del 24 de enero y Paro y movilización masiva contra Milei: ¡la clase trabajadora debe ponerse al frente de la lucha!

Además de llevar nuestros libros y revistas de teoría marxista repartimos 700 volantes (¿Cómo puede la clase trabajadora detener la maquinaria macabra de Milei?) e intervenimos en el plenario planteando la necesidad de dotar al movimiento contra Milei de una perspectiva de poder obrero (Ver: Corriente Socialista Militante en el Plenario del SUTNA). 

Este plenario se convocó posteriormente a la reunión realizada en Ademys por más de un centenar de dirigentes y militantes de organizaciones políticas y sindicales donde se discutió acerca de organizar una columna independiente y quien debía encabezarla. 

Uno de los ejes que recorrió a la gran mayoría de las intervenciones fue la dura situación que se vive en los barrios y en los lugares de trabajo con la profundización de la crisis capitalista y los nuevos ajustes de Milei, así como también el rol de las conducciones burocráticas que no movieron un dedo para garantizar el paro.  

Por el contrario, la organizaciones sindicales y políticas de ocupados y desocupados, reunidas en torno al Plenario del SUTNA, impulsaron asambleas para convertir el paro del 24 en un paro activo, es decir que seamos los trabajadores y trabajadoras quienes tomemos la tarea de luchar por extender la huelga y la movilización. Este debe ser el camino. 

Muchos de los compañeros y compañeras que intervinieron plantearon la necesidad de exigirle a la dirigencia de la CGT un paro de 36 horas a la CGT.  Si queremos conseguir un paro de 36 horas no alcanza con “exigírselo” a la burocracia, sino que debemos hacer un llamado a los sindicatos y seccionales opositoras, comisiones internas, cuerpos de delegados, activistas y sectores descontentos con las direcciones de la CGT y las CTAs, luchadores y trabajadores antiburocráticos a estimular e impulsar el surgimiento de instancias de coordinación tanto en las barrios, a través de las asambleas populares, como también en las fábricas y empresas en la perspectiva de avanzar hacia métodos de organización y lucha superiores como coordinadoras interfabriles, para extender desde abajo la lucha por una huelga general política que tire abajo el Plan Motosierra en su totalidad. La lucha sindical solo puede triunfar como lucha política.

Se trata en realidad de explicar el carácter reaccionario de los burócratas que maniobran buscando encolumnar a la clase trabajadora en su política de negociaciones con el gobierno y el resto de la oposición patronal para garantizar sus privilegios y ganancias.

También se habló de defender la lucha por un partido de la clase obrera. En este sentido acordamos con la necesidad de la clase obrera argentina de contar con un Partido de Trabajadores con una política clasista, pero agregamos que este debe ser construido en la perspectiva del poder obrero. El desafío no solo es construir un partido de la clase obrera, sino dotarlo de una perspectiva internacionalista que se plantee la necesidad de tomar el poder y construir una nueva legalidad. Tras 40 años de democracia burguesa va quedando cada vez más claro que mientras exista el capitalismo no habrá una democracia plena, sino una democracia limitada por los intereses de una minoría de ricos y poderosos que siempre tiran el peso de las crisis económicas sobre nuestros hombros. Por eso es necesario poner en pie un Estado Obrero, los trabajadores y trabajadoras tenemos que tener un gobierno propio.  

Además, se discutió de llevar adelante la lucha por un aumento de emergencia, salario mínimo de 500 mil pesos, no a la reposición del impuesto al salario, abajo el DNU, la Ley Ómnibus y el paquete de Milei, etc. Pero de lo que se trata es de ligar la lucha por nuestras demandas más inmediatas con la lucha por el poder, ya que en el terreno del capitalismo no es posible ningún mejoramiento duradero de la situación. Milei es quien momentáneamente encabeza esta ofensiva brutal contra la clase obrera, pero en última instancia la clase dominante cuenta con elementos de recambio, entre todos los partidos del régimen, para continuar la ofensiva por otros medios.  

Debemos participar en toda lucha que implique a la clase obrera, independientemente de su dirección y de las reivindicaciones que agiten. Es necesario saber separar correctamente a la clase de su dirección burocratizada y participar activamente ahí donde se encuentren las masas para disputar la hegemonía, en declive, de los burócratas. Mediante la táctica del frente único, de golpear juntos, pero marchar separados, es que podemos exponer las maniobras, cobardía y traiciones de los dirigentes, que responden a frentes y alianzas policlasistas, fortaleciendo la desconfianza en los aparatos burocráticos. Es en esta lógica que tiene sentido la discusión acerca participar como una “columna independiente” y no en la lógica de una disputa por arriba acerca de quién va a encabezar la columna.  

El uso de los dos plenarios por parte del aparato del FIT-U para insistir en si la columna independiente sería encabezada por el Polo Obrero y el SUTNA, controlado por el PO, o si sería liderada por una cabecera común favoreciendo al PTS, el MST e Izquierda Socialista es un ejercicio de sectarismo que no nos acercará ni un paso más a separar a las masas de la burocracia. Los plenarios y asambleas, como el impulsado por el SUTNA, deben aparecer ante los ojos de miles de trabajadores como una oposición democrática, antiburocrática y clasista a las actuales direcciones sindicales. Para esto es necesario que las discusiones sean abordadas de manera fraterna, a través de la democracia obrera, poniendo por delante los intereses generales de la clase trabajadora, dejando de lado la utilización insana de estos espacios para dirimir reyertas de aparato en clave sectaria.  

Entre las propuestas se planteó de avanzar en febrero en el llamado a un gran encuentro nacional de trabajadores ocupados, desocupados junto a trabajadores en lucha, para continuar avanzando en la coordinación del movimiento obrero. Bregamos porque este espacio sea una herramienta útil, de organización y acción, para los sectores más conscientes del movimiento obrero, lejos de la utilización mezquina de los aparatos de izquierda. 

Volante repartido en el plenario de El Jaguel el 20 enero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí