Sobre las amenazas de Espert a Del Caño y Bregman en la coyuntura actual

0
190

Por séptima vez, José Luis Espert, diputado nacional de La Libertad Avanza, ha sido denunciado ante la justicia debido a sus amenazas –esta última vez contra los compañeros del PTS, Del Caño y Bregman-, que son clara una invitación a la agresión directa contra la izquierda y el movimiento obrero, en un contexto de envalentonamiento de la ultraderecha y los sectores abiertamente pro fascistas en la sociedad argentina.

José Luis Espert es, por decir lo menos, un personaje nefasto, quien defiende abiertamente el uso de la represión contra la clase trabajadora y la juventud, incluso con un lenguaje fascista, como vía para amedrentar y poder aplicar el ajuste capitalista con violencia y represión.

La amenaza contra Del Caño y Bregman no es la primera en su clase que profiere el infame Espert. Ya en febrero de 2023 había amenazado con la misma frase de “cárcel o bala” a Eduardo Belliboni, referente del Polo Obrero, a Juan Grabois y los militantes que llevaron adelante la ocupación en Lago Escondido, a la dirigencia del Sutna en el marco de las luchas contra el ajuste, y a la comunidad mapuche cuando han enfrentado el robo de sus tierras ancestrales.

Las anteriores seis denuncias contra Espert no han prosperado, y es bastante probable, como él mismo se jacta de decir, que esta última tampoco prospere. Esto último es una muestra evidente de cómo la justicia burguesa es parte del mismo aparato represivo del Estado. Hoy por hoy, la criminalización y judicialización contra luchadores sociales y obreros sigue avanzando en el país, y mientras el llamado protocolo Bullrich, acaba de ser ratificado por un juez de instrucción, las denuncias contra las amenazas de Espert y similares no proceden.

Ayer, de cara a la marcha del 20, convocada por el movimiento obrero y popular y el arco de organizaciones políticas de la izquierda que por la tarde quebró en los hechos el protocolo “anti piquetes” del Gobierno, durante una entrevista en el programa Somos Buenos del canal Todo Noticias, Espert ratificó sin ningún remordimiento su posición respecto a las amenazas que ha proferido: para él, como para la “ministra de represión” Bullrich, Milei y el conjunto del Ejecutivo, cualquier persona que obstaculice el derecho al tránsito, so pretexto de llevar a cabo una protesta, está violando la ley, y por ende debe ser, dependiendo de las circunstancias, procesado administrativa o penalmente.

Al final, tal y como dijo Espert, el objetivo es encarcelar a los dirigentes de los piquetes y movilizaciones de ser necesario, para así maniatar y contener al resto del movimiento. Quieren derrotar al movimiento obrero y popular para pasarles por encima con el plan de ajuste. Esto es una indiscutible declaración de guerra política y social.

Junto al ajuste mileista/macrista salvaje que se quiere imponer sobre la clase obrera, la clase dominante y sus políticos quieren profundizar la política represiva para golpear a las organizaciones sociales y obreras, a fin de poder aplicar el ajuste con éxito.

Los últimos eventos políticos en el país se están sucediendo a gran velocidad, y demuestran la inviabilidad de reformar el Estado capitalista. La democracia burguesa es en realidad, sólo un envoltorio funcional a la dictadura del capital; las distintas facciones de la clase se apoyan en ella cuando la necesitan –por ejemplo, para llegar al gobierno a través de elecciones, como acaba de hacerlo la dupla Milei/Macri– y violentan o incluso destruyen su institucionalidad también cuando  lo necesitan –como ocurre ahora con el protocolo Bullrich, que pretende eliminar de un golpe el derecho fundamental de la clase trabajadora, derecho fundamental sin el cual no pueden existir los demás derechos económicos, sociales y políticos, aún y precisamente en el contexto de la democracia burguesa: el derecho a protestar por los derechos violentados–.

Ante esa realidad, la complicidad de la justicia burguesa demuestra, como hemos señalado arriba, la imposibilidad de reformar el Estado capitalista. Este debe ser sustituido radicalmente por un Poder Obrero. Pero este poder jamás caerá del cielo. Es necesario allanar el camino para construirlo, sobre la base de asambleas democráticas en cada centro de trabajo, universidad y barrio, que nos permitan discutir y desarrollar de un plan colectivo de lucha con la perspectiva de convocar a un Congreso Obrero. Con esta herramienta política podemos lograr derrotar el ajuste, convocando a la huelga general para defender nuestras condiciones de vida y trabajo.

Personajes grotescos como Espert, Milei o Villarruel, han llegado a convertirse en gobierno sobre la base del fracaso del reformismo, de la política de conciliación de clases.

El otorgamiento de concesiones a la clase obrera dentro del marco de la propiedad privada particularmente entre 2003-2011, sin abolir el poder económico de los capitalistas, preparó el camino para el ajuste que, en el contexto de crisis mundial del capitalismo, han aplicado tanto el macrismo entre 2015-2019, como el kichnerismo/massismo en 2019-2023. Preparando la entrada en la escena política de personajes pro fascistas como Espert, Milei o Villarruel, así como en 2015 se había pavimentado el camino a Macri.

No será entonces, una política reformista, que ya ha mostrado su bancarrota histórica, la que nos permita derrotarlos de forma definitiva, y en ese sentido tenemos que comprender los límites del trabajo parlamentario: hoy más que nunca urge construir el Partido Revolucionario en Argentina y el mundo y desarrollar las bases para un Congreso Obrero con perspectiva de poder. Los trabajadores y trabajadoras tenemos que tomar el poder y gobernar.

Desde la Corriente Socialista Militante (CMI-Argentina), expresamos nuestro rechazo total a todas las declaraciones pro fascistas de Espert, así como nuestra solidaridad en particular con Myriam Bregman Y Nicolás Del Caño por las recientes amenazas en su contra por parte de este facho que se dice liberal, pero es en realidad un conservador y reaccionario de la peor calaña.

¡Unidad de los trabajadores contra el ajuste y la represión!

¡Fuera Espert y todos los políticos capitalistas!