Privatizadas: aumenta el chantaje

0
85

El gobierno de Kirchner aseguró que el Correo no se volverá a privatizar. Pero, para no asustar a los defensores de la sacrosanta propiedad privada, el ministro de Trabajo Carlos Tomada aseguró que el caso de esta empresa es puntual, con un fuerte incumplimiento de los anteriores concesionarios. Por eso aclaró que no se ha de extender a otras empresas privatizadas que mantienen diferencias con el poder ejecutivo.

El Correo Sí, Aguas ¿por qué No?

El gobierno de Kirchner aseguró que el Correo no se volverá a privatizar. Pero, para no asustar a los defensores de la sacrosanta propiedad privada, el ministro de Trabajo Carlos Tomada aseguró que el caso de esta empresa es puntual, con un fuerte incumplimiento de los anteriores concesionarios. Por eso aclaró que no se ha de extender a otras empresas privatizadas que mantienen diferencias con el poder ejecutivo.
Recordemos que el Correo estaba en manos del grupo Macri. En noviembre de 2003 la actual administración le rescindió el contrato de concesión y se creó Corasa (Correo Oficial S.A.). En el último año los ingresos de la nueva empresa estatal han mejorado en un 12% respecto del último período de la anterior gestión, y alcanzó una ganancia bruta de $99 millones. Todo lo cual desmiente el viejo cuento de la derecha vernácula de que lo estatal es siempre deficitario y no eficiente. Pensamos que el Correo funcionaría aún mejor si estuviera bajo el control de los trabajadores y de los usuarios y no en manos de burócratas que responden al partido de turno y sus políticas de ajuste.
Recordemos que en enero de 2004 fue también reestatizado el control del Espacio Radioeléctrico. Estaba concesionado a la empresa Thales de Francia. Aquí se registró un 18% de aumento de la recaudación respecto a la gestión de la empresa privada

Aguas Argentinas en la mira

Hacia fines de enero, el ministro De Vido amenazó a Aguas Argentinas con rescindirle el contrato en caso de no hacer las inversiones previstas. La empresa es controlada por el grupo Suez de Francia y presiona al gobierno por aumento de tarifas. Dicho grupo reactivó su demanda ante el CIADI, el tribunal internacional del Banco Mundial, por el conflicto tarifario, así como hizo lo propio Telefónica con una demanda contra la Argentina por 2.800 millones de dólares.
El ministro Lavagna ofreció un aumento de tarifas del 16%, pero la empresa reclama el 60%. Pese a todo, las negociaciones continuarán y en el centro de las pujas están las inversiones de unos $400 millones anuales. Discuten la forma jurídica en que el Estado podría aportar los fondos. De nuevo se busca el modo de que entre todos le aseguremos una buena rentabilidad a estos siniestros empresarios. Sólo preocupados en un buen margen de utilidades a cualquier costo, aunque el servicio que brinden sea pésimo y pongan en riesgo el estado de la salubridad pública.
En estos días se supo que el Estado pagó una deuda de Aguas al Banco Interamericano de Desarrollo de $32 millones. Como desde julio de 2002 viene haciéndose cargo de los vencimientos con el BID, el gobierno ya lleva pagados a unos 65 millones de dólares ó $200 millones que debieron ser abonados por la compañía. Esto se suma a todos los incumplimientos realizados por la empresa.

Por una política al servicio de los trabajadores

Creemos que todos estos enfrentamientos entre funcionarios y empresarios no pasan de ser un sainete, donde como siempre perdemos las mayorías populares. El gran capital presiona y siempre termina ganando. Por eso, desde El Militante, decimos que la verdadera salida es la estatización de todas estas empresas bajo control obrero y del pueblo en su conjunto, simultáneamente con la expropiación de todos los grandes medios de producción. Es necesaria la planificación económica para distribuir los recursos entre todos y equitativamente. De esta manera pondremos proa hacia una nueva sociedad, sin las miserias a que nos tiene acostumbrado este sistema. Creemos, como dijo el gran poeta español León Felipe, que "o el mundo se organiza sobre bases de justicia y dignidad humanas, donde no caben los mercaderes, o no se organiza de ninguna manera".