La ofensiva ucraniana: evaluación preliminar

0
131

Los informes parciales y confusos de enfrentamientos en el frente de Donbass apuntan al comienzo de la tan anunciada contraofensiva ucraniana. Sobre la base de información incompleta, es imposible hacer un pronóstico definitivo. Por lo tanto, las siguientes líneas tienen un carácter totalmente condicional.

Destaco el hecho de que representan mis propios puntos de vista, ya que no he podido comparar notas con otros compañeros y estaré fuera de comunicación por un tiempo.

Según la viceministra de Defensa de Ucrania, Hanna Mailar, una ofensiva ucraniana “se está produciendo en varias direcciones”. Estas declaraciones están alimentando la especulación de que podemos estar presenciando el comienzo de una campaña de Kiev para recuperar el territorio ocupado por Rusia.

“No se trata solo de Bajmut. La ofensiva se está dando en varias direcciones. Estamos contentos con cada metro ganado. Hoy es un día exitoso para nuestras fuerzas”, dijo.

En las últimas semanas, el ejército ucraniano ha intensificado sus ataques contra depósitos de combustible y escondites de armas rusos, el tipo de ataques que suelen preceder a las principales ofensivas terrestres. Sin embargo, Kiev ha enfatizado que no anunciará cuándo podría haber comenzado una contraofensiva.

Debido a los intensos esfuerzos tanto de los ucranianos como de los rusos para manipular la opinión pública y engañar a sus adversarios con respecto a sus estrategias militares, debemos tomar los informes de ambos lados con pinzas. Sin embargo, a pesar de esto, es posible analizar cuidadosamente la información disponible y reunir suficiente material para formar una evaluación básica.

Los comentarios antes mencionados de Mailar se produjeron tras las afirmaciones del Ministerio de Defensa ruso de que había resistido un ataque “a gran escala” de Ucrania en la región oriental de Donetsk. En su comunicado, el ejército ruso afirmó haber matado a 250 ucranianos y haber destruido varios vehículos blindados utilizados en el asalto, aunque no dieron más detalles.

Es imposible verificar de forma independiente la afirmación, pero si es cierta, indicaría que la parte ucraniana está realizando operaciones de sondeo, diseñadas para probar la resistencia de las fuerzas rusas en ciertos puntos a lo largo de una línea de defensa que se extiende por más de un millar de millas.

La verdadera ofensiva, cuando llegue, puede no estar cerca del área descrita en los informes iniciales. Los ucranianos probarán varios puntos antes de lanzar un ataque serio. Deben prestar la máxima atención a esto, porque sus suministros de soldados y armamentos son estrictamente limitados y las pérdidas severas los socavarían fatalmente.

Esto es algo que tenemos que tener presente constantemente en las próximas semanas. En mayor medida que cualquier otra guerra, esta guerra se ha librado en el campo de la propaganda. Uno puede predecir de antemano que cualquier avance de los ucranianos, incluso la conquista de un pueblo insignificante, estará acompañado por una explosión ensordecedora de propaganda triunfalista. Pero no debemos dejarnos engañar por este ruido y, en cambio, debemos mantener nuestra atención fija en el equilibrio fundamental de fuerzas y las realidades del campo de batalla, que generalmente tienen poca o ninguna relación con las ‘batallas’ que se pierden y se ganan en el campo de batalla en la llamada guerra de la información.

Si hacemos un esfuerzo por ignorar la exageración y considerar los hechos, inmediatamente se hará evidente que los ucranianos no se encuentran en una situación favorable. Todo lo contrario. El Ministerio de Defensa de Ucrania no publica cifras de víctimas mortales, pero las pérdidas en ambos lados han sido muy grandes. La diferencia es que Rusia es un país mucho más grande que Ucrania y puede reemplazar sus pérdidas más fácilmente.

La creciente desesperación de Zelensky

En la sangrienta batalla por Bajmut, Ucrania perdió una gran cantidad de tropas experimentadas, mientras que las pérdidas rusas parecen haberse limitado principalmente al Grupo Wagner, que realizó la mayor parte de la lucha y ni siquiera forma parte del ejército ruso. Las principales fuerzas rusas están intactas y atrincheradas detrás de una línea de defensa fuertemente reforzada.

Recordemos la afirmación de Napoleón de que la defensa tiene una ventaja sobre el ataque de tres a uno. Los rusos han tenido mucho tiempo para prepararse para enfrentarse a una contraofensiva ucraniana. A pesar de las afirmaciones sin sentido de Occidente, no les faltan municiones. A diferencia de Ucrania, Rusia tiene una poderosa industria de guerra, que trabaja horas extras, produciendo armas, municiones y misiles.

Por el contrario, los ucranianos dependen por completo de los suministros de Occidente y se quejan constantemente de que les falta de casi todo. En los últimos meses, Zelensky ha mostrado crecientes signos de desesperación. Sus constantes viajes al extranjero tenían como objetivo garantizar que no haya reducción en el suministro de armas. En esto ha tenido éxito, al menos a corto plazo.

Sin embargo, el futuro no está claro. En público, EE. UU. y la OTAN siguen proclamando que están unidos y que seguirán respaldando a Ucrania “mientras sea necesario”. Pero en privado, las cosas son muy diferentes. Hay pruebas muy claras de que el apetito por esta guerra en Occidente está fallando. La inflación, directamente relacionada con la guerra, está golpeando a Occidente, mientras que las sanciones dirigidas a Rusia, si bien han causado algún daño, no han tenido un efecto comparable y ningún efecto en la maquinaria de guerra rusa.

Detrás de escena, los líderes occidentales están presionando a los ucranianos para que inicien negociaciones con Rusia. Pero ese sería el beso de la muerte para Zelensky. Inevitablemente significaría una pérdida de territorio, que dicen que está fuera de discusión. Por lo tanto, por ahora, las cosas deben resolverse en el campo de batalla. Pero Zelensky sabe que tarde o temprano tendrá que negociar.

La verdadera intención de la ofensiva es ganar un poco más de territorio, para que Ucrania pueda entrar en conversaciones de paz con mano más fuerte. Pero esa es una apuesta muy arriesgada, cuyas consecuencias bien pueden ser desastrosas para Ucrania.

La otra razón más apremiante para la ofensiva es un intento desesperado de demostrar a los partidarios occidentales de Zelensky que todos los miles de millones que han invertido en el esfuerzo de guerra de Ucrania no fueron en vano, que Ucrania aún puede luchar y ganar.

Está claro que Zelensky ha esforzado todos sus nervios y músculos para reunir la fuerza que le queda para esta ofensiva. Ha llamado a todos los soldados que envió a los EE. UU., Gran Bretaña y otros lugares con fines de entrenamiento, ya sea que ese entrenamiento se haya completado o no.

Desde el comienzo de la guerra, Ucrania ha perdido una gran cantidad de sus tropas más curtidas. Estas están siendo reemplazadas por reclutas sin experiencia que se ven envueltos en un conflicto sangriento para el que no están preparados. Las pérdidas han sido espantosas, pero no son nada comparadas con lo que se está preparando. Es cierto que muchos son valientes y están dispuestos a sacrificar sus vidas. Pero el entusiasmo y el coraje no son suficientes para ganar las guerras. Y los nuevos reclutas no son substitutos apropiados de los veteranos en ninguna guerra.

¿Cuál será el resultado? Como siempre, uno tiene que ser muy condicional. La ecuación sangrienta de la guerra tiene tantas variables que rara vez es posible una predicción precisa. Factores como la moral, la calidad de los oficiales en todos los niveles, los problemas logísticos, incluso el clima, todos juegan un papel. Sin embargo, es posible hacer un pronóstico muy tentativo, que deberá modificarse, corregirse o, si es necesario, rechazarse por completo. Los acontecimientos, los acontecimientos, y los acontecimientos serán los que decidirán.

Pelea real aún por comenzar

La situación actual se asemeja a las etapas iniciales de un combate de boxeo, donde los dos antagonistas están dando vueltas, intercambiando golpes para tratar de tener una idea clara de las fortalezas y debilidades del oponente. Podemos descartar con seguridad incidentes menores como los ataques aislados de drones en Moscú o la aventura de Belgorod. Estos fueron meros pinchazos, escenificados con fines propagandísticos o como distracción, que no tendrán ningún efecto en el curso de la guerra.

El ataque más reciente fue un asunto mucho más serio, pero, como dije, fue solo un ataque de sondeo y aún no una ofensiva en toda regla. Podemos esperar varios ataques más antes de que se desarrolle la ofensiva principal. Su carácter y ubicación exactos solo se conocerán después de que haya sucedido.

¿Poseen los ucranianos suficiente fuerza para infligir derrotas a los rusos? Indudablemente. Habiendo reunido todas las fuerzas disponibles, los ucranianos inicialmente pueden barrer todo lo que tienen delante, aunque a un costo muy alto en vidas.

Se habla una vez más de volver a tomar Bajmut (Prigozhin ya protesta por la pérdida de un pequeño pueblo cercano, que sus hombres habían capturado y entregado al ejército ruso). Eso es bastante posible, y será aclamado como una victoria trascendental. Pero no será tal cosa.

La importancia estratégica de Bajmut es francamente insignificante, y fue muy tonto por parte de Zelensky sobreestimarla con fines propagandísticos. A los rusos les convenía mantener ese infierno ardiendo porque actuaba como una picadora de carne para matar a los combatientes ucranianos, mientras que casi todos los combatientes del lado ruso eran del equipo de Wagner, que se llevó la mayoría de las bajas.

Predigo que los rusos en general tenderán a retroceder ante el avance ucraniano. Podemos esperar un verdadero carnaval de alegría en los medios occidentales. Pero deberían esperar un tiempo antes de convocar desfiles de victoria. Lejos del final de la guerra, la verdadera batalla aún no habrá comenzado.

Los rusos han tenido mucho tiempo para construir una línea de defensa fuertemente reforzada. El área anterior constituirá un terrible campo de exterminio, donde las tropas que se aproximen se encontrarán bajo un aluvión de fuego. Es aquí donde tendrán lugar las batallas decisivas. Y en mi opinión, es aquí donde las fuerzas ucranianas verán detenido su avance.

Es en este punto que se decidirá la guerra, de una forma u otra. Los rusos han construido una fuerza masiva, que podría aprovechar el momento para pasar a la ofensiva. Su éxito parece más probable, pero, como siempre en una guerra, nunca es seguro.

Desde el comienzo de esta guerra, ha habido muchas sorpresas. Por un lado, los ucranianos han demostrado una enorme resistencia y coraje, que nadie puede negar. Y la moral siempre juega un papel muy importante en la guerra. Sin embargo, como hemos dicho, la moral por sí sola nunca es suficiente para asegurar la victoria. Y no está del todo claro que la moral tanto de los civiles como de los militares pueda sobrevivir a una serie de reveses en el campo de batalla.

El lado ruso, como hemos visto, tiene muchas ventajas sobre los ucranianos. En la época soviética, esas ventajas habrían sido más que suficientes para asegurar la victoria. Pero la Rusia actual no es la Unión Soviética. El régimen de Putin es reaccionario y corrupto hasta la médula. Es la criatura de una oligarquía capitalista, al igual que el propio régimen de Zelensky.

En cualquier sociedad el ejército es el reflejo del régimen. Los errores significativos del ejército ruso en las primeras etapas de este conflicto no fueron accidentales. Las vacilaciones, torpezas y otros defectos contribuyeron al fracaso. Es cierto que el ejército ruso ha aprendido muchas lecciones. Pero no se puede excluir que se puedan cometer nuevos errores. Tampoco puede darse por sentada la moral de los soldados rusos que luchan en una guerra contra los hermanos eslavos.

Por todas estas razones, será necesario seguir el progreso de la guerra con la mayor atención. No hace falta decir que los marxistas no pueden apoyar a ningún lado. Es una elección entre dos oligarquías igualmente reaccionarias, detrás de una de las cuales se encuentra el imperialismo occidental. Ni la victoria de uno u otro significará nada progresista para la clase obrera.

Nuestra tarea es seguir el progreso de la guerra a medida que se desarrolla, proporcionar un análisis claro y extraer las lecciones necesarias para educar a los trabajadores y jóvenes avanzados en un espíritu internacionalista revolucionario intransigente.

Nuestra consigna es la de Spinoza, que Trotsky citaba a menudo: “Ni llorar, ni reír, sino comprender”.


Londres, 6 de junio de 2023