La cancelación de la concesión ferroviaria a TBA es insuficiente

0
155

Por la reestatización del sistema ferroviario nacional, bajo control de sus trabajadores

La Corriente Socialista Militante apoya la decisión tomada por el gobierno nacional, el pasado 25 de mayo, de cancelar a la empresa TBA la concesión de los ramales ferroviarios Línea Sarmiento y Línea Mitre, por “incumplimiento de las inversiones y haber alcanzado un costo de 7 millones de pesos en 250 multas, desde la adjudicación”.

Esta decisión responde a una demanda popular muy sentida, particularmente luego del accidente de la estación ONCE el pasado 22 de febrero donde fallecieron 51 personas, casi todos trabajadores. Pero manifestamos nuestra disconformidad con la entrega del manejo del servicio que prestaba TBA a las otras dos empresas privadas concesionarias: Metrovías (Línea Urquiza, Subte y Premetro) y Ferrovías (Línea Belgrano Norte), por medio de la UGOFE (Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia), formada por ambas empresas y que ya gestiona las Líneas Roca y Belgrano Sur. Reafirmamos nuestra posición de que el sistema ferroviario debe ser reestatizado bajo el control de sus trabajadores.

Los problemas del servicio prestado por TBA (accidentes regulares, cancelación imprevista de servicios, material obsoleto, etc.) no tienen su origen solamente en una pésima gestión de los Cirigliano, los dueños de TBA; sino en el manejo privado de un servicio público esencial como es el transporte ferroviario de pasajeros.

El transporte ferroviario debe guiarse por el interés del usuario y por prestar la máxima calidad y seguridad del servicio, y no por el interés de dejar una ganancia a un empresario privado a costa de sacrificar inversiones, mejoras y seguridad de los pasajeros para acrecentar dichas ganancias, como ha venido sucediendo desde hace más de 20 años.

En este sentido, los problemas habidos, y que sigue habiendo, en la Línea Sarmiento son prácticamente los mismos que los que existen en las demás líneas ferroviarias y en el subte. Toda la inversión en la mejora y adecentamiento del servicio, todos los incrementos salariales de sus trabajadores, son aportados por el Estado nacional es decir, por el pueblo argentino; mientras que los cientos de millones de pesos mensuales en subsidios del Estado van directamente a los bolsillos de los Cirigliano, de los Roggio (Metrovías) y de los Romero (Ferrovías). Todos los datos a disposición del público revelan que el verdadero negocio de estos empresarios es lucrar con los subsidios estatales, muchos de los cuales desvían a inversiones en otros negocios ajenos al sistema ferroviario.

Como planteamos en ocasión del accidente de ONCE, y señalamos también en relación a la reestatización parcial de YPF, daría la impresión de que el interés del gobierno nacional por sostener a toda costa la participación de empresarios privados en el manejo de recursos y servicios públicos responde a su miedo a romper sus vínculos con una burguesía nacional que sólo se ha caracterizado por la corrupción y el parasitismo a costa del dinero público y de los bienes de la nación.

Pero va en el interés de la inmensa mayoría del pueblo argentino –y particularmente, de los trabajadores y de sus familias, que constituimos la aplastante mayoría de la población y somos su principales usuarios– el dotarse de un sistema de transporte, como el ferroviario, moderno, avanzado, seguro y eficiente. Esto solo puede ser garantizado con la eliminación del afán de lucro de empresarios privados en el sistema ferroviario, y con la gestión estatal del mismo bajo el control de los trabajadores que proporcionan el servicio, ayudados con la participación de los usuarios a través de las organizaciones populares y ciudadanas. El gobierno debe atender esta demanda que es sostenida principalmente, y en primer lugar, por los millones de trabajadores y jóvenes que lo votaron y lo apoyan.

 

¡Cancelación inmediata de la concesión ferroviaria a Metrovías y Ferrovías. Ni un peso más en subsidios para los pulpos ferroviarios!

 

¡Por la reestatización integral del sistema ferroviario nacional bajo el control de los trabajadores!

 

¡Juicio ya a los Cirigliano y funcionarios implicados en la tragedia de la Estación de ONCE!

 

¡Que las organizaciones populares y sindicatos inicien una campaña nacional, sostenida en el tiempo, a favor de la reestatización del sistema ferroviario nacional!