Brasil: ¡Justicia para João Alberto! ¡Castigo a Carrefour y a todos los responsables!

0
97

En el Día Nacional de la Conciencia Negra en Brasil, el país se despierta con la noticia de otro asesinato racista cometido contra un trabajador. Esta vez ocurrió en Porto Alegre, en una tienda de la cadena francesa de supermercados Carrefour. El 19 de noviembre, João Alberto Freitas, de 40 años, fue golpeado hasta la muerte por dos guardias de seguridad del supermercado.

Las imágenes transmitidas por el informe del noticiero del almuerzo del día 20 reconstituyen toda la agresión. En los registros del circuito de seguridad interna del supermercado vemos, en un primer momento, a João Alberto acompañado por un guardia de seguridad en la caja del supermercado; el inspector de la tienda se acerca y ambos intercambian algunas palabras. La víctima, el empleado de la tienda y dos guardias de seguridad son vistos dirigiéndose tranquilamente al área de estacionamiento, donde no hay cámaras de vigilancia.

Las siguientes imágenes son grabadas por un testigo que estuvo allí: João Alberto aparece siendo brutalmente golpeado mientras estaba inmovilizado por dos guardias de seguridad; el mismo inspector registra la escena con un teléfono móvil. Después de solicitar ayuda, al final de la sesión de ataque de cinco minutos, João Alberto queda inconsciente. El servicio médico de emergencia de SAMU es incapaz de revivirlo. El informe del perito médico aún no lo ha confirmado, pero la delegada de la Policía Civil que investiga el caso, Roberta Bertoldo, trabaja con la posibilidad de asfixia que habría generado un paro cardíaco en la víctima. Todos los testigos fueron inhibidos por los asaltantes y el empleado que acompañaba el ataque. Incluso la esposa de João Alberto había sido agredida en un intento de evitar el asesinato de su marido, dijo el padre de la víctima en una entrevista.

Momento en que João es golpeado.

Las imágenes son exactamente las mismas que salieron cuando asesinaron a George Floyd en los EE.UU. desencadenando el movimiento Black Lives Matter en todo el mundo en la primera mitad de este año.

Tanto el Gobierno del Estado de Rio Grande do Sul como la red de Carrefour han dicho que harán responsables a los individuos involucrados. Los dos agresores fueron identificados y arrestados en el acto del asesinato; uno de ellos es un policía militar y el otro es un guardia de seguridad contratado por una compañía tercera.  Esta empresa, a la que Carrefour le ha rescindido el contrato, ha declarado que está al corriente de los hechos y que aún no tiene una posición al respecto.

El viernes por la mañana los concejales electos el domingo pasado, protestaron frente al supermercado donde tuvo lugar el asesinato y que se encuentra cerrado. Esta tarde ya tenemos noticias de protestas en otras unidades de la cadena en otras ciudades.

Sobre el caso, además de lo que se notificó, un informe G1 señala que la motivación de la agresión habría sido una amenaza de agresión que João Alberto habría hecho a un empleado; según la esposa de la víctima habría hecho un gesto no especificado al empleado.

Sin embargo, la delegada responsable no ha aclarado este hecho porque todavía está investigando el incidente previo al asesinato. Hasta ahora lo que tenemos son imágenes de un hombre negro siendo abordado en un supermercado, sacado en silencio de la tienda y golpeado hasta la muerte por dos guardias de seguridad. La misma historia de G1 relata una serie de reportajes con el mismo guion: personas negras siendo abordadas en ambientes comerciales acusadas de crímenes que no cometieron. En el caso de João Alberto esta práctica racista le quitó la vida. La víctima deja un hijo y una esposa con la que estuvo casado durante nueve años.

Ante esta noticia, el Vicepresidente de la República, Hamilton Mourão, dijo que lamentaba el hecho. Pero en un apuro trata de negar la realidad: según el militar  no fue un crimen racista, porque según él no hay racismo en Brasil. Mourão dijo que lo que existe en Brasil es la desigualdad; que el racismo es una realidad sólo en los EE.UU. que supuestamente están importando a Brasil.

Ante esta noticia, el Vicepresidente de la República, Hamilton Mourão, dijo que lamentaba el hecho. Pero en un esfuerzo niega la realidad: según los militares no fue un crimen racista, porque según Hamilton Mourão, no hay racismo en Brasil, dijo que lo que existe en Brasil es desigualdad; que el racismo es una realidad sólo en los EE.UU. que supuestamente están trayendo a Brasil.

Cualquiera que tenga acceso a algún medio de información en los últimos ocho meses podrá ver en las imágenes de la paliza de João Alberto las mismas escenas del asesinato de George Floyd.

Para que no haya dudas, hay que decir que el asesinato de João Alberto es un crimen racista. Esos asesinos sólo se encargaron de matarlo a golpes por ser João un trabajador negro. En las redes sociales y en la prensa suelen aparecer registros de hombres blancos que se enfrentan con arrogancia a las autoridades policiales; y en estos casos, a lo sumo, son disuadidos con una «advertencia» de estos mismos guardias, que no cuestionan su supuesta superioridad. Así ocurrió en el reciente caso de una pareja que argumentó ser «ingenieros formados» para no cumplir con la orden de un guardia; o del juez que reclamó su posición para romper una multa frente al guardia que le había notificado por circular sin máscara. 

Sin embargo, basta con que el hombre sea un trabajador negro para que estos guardias armados, emulando el racismo de la policía militar, reivindiquen el derecho a perseguirlo y ejecutarlo delante de todos, a golpe de puñetazos y patadas. ¿O la violencia policial golpea por igual a un trabajador negro y a un pequeño burgués negro?

En vista de ello, la opinión de la Izquierda Marxista y el Movimiento Socialista Negro es que no podemos luchar contra el capitalismo sin luchar contra el racismo, ya que ambos están mutuamente integrados. Así, en el momento de la crisis del capitalismo, las contradicciones de clase se agudizan aún más y así se revela también el racismo en todos sus rostros:

«Hoy en día el capitalismo está experimentando una de sus crisis más profundas. Y como es típico en estos momentos, las clases dominantes necesitan explotar aún más a la clase trabajadora. Con eso, es inherente que las opresiones también aumentan, así como la represión. Por eso estamos viendo el aumento del machismo, el racismo, la homofobia y toda la basura moral e ideológica sacándola cada vez más a la luz del día.”

(…) La policía actúa como el brazo armado del Estado; amenaza, humilla, tortura, arresta y mata. Todo esto en las vías públicas, a la luz del día, ya sea en los EE.UU. o en Brasil. Mientras que el hombre negro ya está en el jurado como culpable, la policía siempre es inocente de sus crímenes. Basta con alegar resistencia a la autoridad para que cualquier crimen sea perdonado por el Estado

Así, en la crisis del capitalismo, el poder judicial y la policía actúan de la mano. La represión gana un nuevo nivel, porque las clases dominantes saben que deben dejar a la clase obrera y a la juventud con miedo, o una gran insurrección puede ocurrir.

En este escenario, invitamos a todos a unirse a esta lucha del Movimiento Socialista Negro.

Combatir el racismo hoy en día requiere luchar por el fin de la Policía Militar, por la anulación de las acciones racistas por parte del poder judicial y por el Fuera Bolsonaro, el mayor comandante de esta persecución de los negros, la juventud y la clase obrera».