El unico crimen es la falta de trabajo

0
93

Para las empresas millones de pesos en subsidios; para los bancos compensaciones por los saqueos que cometieron; para los funcionarios, escandalosos aumentos de sueldos en varios miles de pesos porque ¡no les alcanza para vivir!; y para los desocupados 150 pesos vergonzantes, mientras que los trabajadores ocupados tienen que soportar todo tipo de humillaciones por 500, 400 ó 300 pesos en blanco o en negro.

Ahora que han terminado las elecciones en todo el país, y que el gobierno termina de acomodar su propio espacio de poder, podemos empezar a ver el verdadero rostro del gobierno de Kirchner.
Y éste no augura más que nuevas penurias para los trabajadores ocupados y desocupados.
La tan mentada “reactivación” no lo es más que para un sector de los grupos de poder, que hace punta en la sustitución de importaciones.
Los índices de desempleo están “dibujados”, con la inclusión de los desocupados que cobran planes Jefas y Jefes de hogar; se han perdido tantos empleos como los que se han sumado, el trabajo en negro se multiplica, ahora blanqueado bajo condiciones temporales y paupérrrimas.
Como si fuera poco se sigue subsidiando a las empresas privatizadas, obviando las ganancias millonarias que supieron extraer en otros tiempos y que muy lejos están de tener hoy día “pérdidas”. Para las empresas millones de pesos en subsidios; para los bancos compensaciones por los saqueos que cometieron; para los funcionarios, escandalosos aumentos de sueldos en varios miles de pesos porque ¡no les alcanza para vivir!; y para los desocupados 150 pesos vergonzantes, mientras que los trabajadores ocupados tienen que soportar todo tipo de humillaciones por 500, 400 ó 300 pesos en blanco o en negro.
Es un hecho, además, que se seguirá pagando la deuda externa, que se negocian nuevos aumentos de tarifas, que no subirán sueldos, y que Kirchner está dispuesto a diluir o acabar con la protesta social.
El gobierno pretende negociar distribuyendo la miseria, con subsidios que alientan pequeñas y aisladas “islas” de microproducción autorreciclable, criminalizando a aquellos grupos y organizaciones de trabajadores desocupados u ocupados que se resisten a pactar mansamente a cambio de migajas.
No desconocemos que Kirchner se ha hecho fuerte en la política de dividir y reinar, que ha derrochado populismo y demagogia sea en discursos o acciones, que genera pulseadas para medir la correlación de fuerzas actual, y especialmente que juega con las contradicciones, límites y divisiones del amplio campo popular organizado.
Pero pese a las debilidades, las organizaciones siguen peleando de pie, y han demostrado sanos y rápidos reflejos.
Y por eso, es que la lucha continúa y continuará, y el gobierno ha empezado a ponerle punto final a su “luna de miel” postelectoral.
No debemos permitirle avanzar ni un poco en cualquier intento por criminalizar la justa lucha social y política, ni que continúe la represión, persecución y cárcel para los luchadores populares.
Pero para enfrentarlo con éxito, es necesario superar las divisiones, evitar las mezquindades respetando las diferencias, llevar adelante la más férrea unidad de acción, generando no sólo las acciones, sino también instancias organizativas comunes, entrelazando la lucha de los desocupados, con la lucha de los trabajadores ocupados contra la explotación patronal y la parasitaria burocracia sindical.

¡BASTA DE REPRESIÓN A LAS ORGANIZACIONES POPULARES!
¡LIBERTAD Y DESPROCESAMIENTO A TODOS LOS LUCHADORES POPULARES!
¡REPARTO DE LAS HORAS DE TRABAJO, SIN DESPIDOS NI REBAJAS SALARIALES!
¡EXPROPIACIÓN, CON CONTROL DE LOS TRABAJADORES,
DE TODA EMPRESA CERRADA O QUEBRADA!
¡SUBSIDIO DE $500 PARA TODO DESOCUPADO!