Brasil: Una lista para intentar de intimidar la lucha contra el gobierno de Bolsonaro

El representante estatal Douglas García (PSL), gran aliado de Bolsonaro y sus hijos, está publicando en su Twitter solicitudes de denuncia de antifascistas. En uno de los mensajes, el 1 de junio, escribió:

“Si conoces el nombre completo de un autodenominado ‘antifascista’ y tienes pruebas de que es lo que dice ser, les pido que adjunten la prueba con su nombre completo y envíenla a mi correo electrónico: douglasgarcia@al.sp.gov. br «

Y continúa amenazando:

«Si creen que pueden hacerme retroceder y callar sobre todo esto, caballeros, el efecto fue exactamente el opuesto. ¡Los grupos de exterminio a los conservadores deben ser criminalizados y exterminados judicialmente! ¡No me cansaré hasta que ponga a cada ANTIFA (también conocido como fascista) en la cárcel!»

Hoy, 4 de junio, sigue preguntando por los nombres:

«Sigo recibiendo informes con perfiles que son parte del grupo terrorista “Antifa”- Se pueden enviar por correo electrónico o por cualquier de mis redes sociales: Twitter. Facebook o Instagram. Mantendré el expediente siempre actualizado y lo entregaré a la autoridad competente para su investigación».

Douglas García, elegido en 2018, es el vicepresidente del Movimiento Conservador de derecha en São Paulo. Involucrado en una investigación del Ministerio Público de São Paulo, por el uso de la estructura de la Asamblea Legislativa de São Paulo para promover ataques a los opositores y difundir noticias falsas (Fake news)

Hoy, está circulando por las redes un archivo de 999 páginas con los nombres completos y datos personales de más de 1.000 personas que se supone son activistas antifascistas y direcciones de lugares de reunión antifascistas han circulado por las redes sociales y los grupos WhatsApp. Esto es ciertamente un crimen. Los datos personales se han recogido sin permiso y ponen en peligro la integridad física y la vida misma de las personas enumeradas, convirtiéndolas en objetivos potenciales de los grupos fascistas.

Añádase a esto el proyecto de Ley presentado por el representante Daniel Silveira (PSL-SP), que busca clasificar a los grupos considerados «antifascistas» como terroristas para encuadrarlos en la Ley Antiterrorista.

Todo esto es un claro intento de intimidar a activistas, militantes y organizaciones de izquierda en un momento en que las manifestaciones contra el gobierno de Bolsonaro están creciendo, lo que también plantea la lucha contra el racismo y la violencia policial. Si las manifestaciones populares en Brasil son impulsadas por la ola insurreccional en los EE. UU, Las acciones de los bolsonaristas contra los antifascistas intentan seguir a su amo, Donald Trump, quien también quiere responsabilizar a los antifascistas por las protestas y considerarlos terroristas allí en los EE. UU.

Las acciones de los Bolsonaristas revelan la desesperación de un grupo que está siendo descartado por la burguesía, está siendo investigados y tratan de mantener una base de apoyo radicalizando el discurso y las acciones.

Esta sórdida encuesta de datos ilegales promovida por Douglas García, así como el PL de Daniel Silveira, debe ser ampliamente rechazada por el movimiento obrero y popular. Llamamos a todas las organizaciones, partidos de izquierda, activistas de movimientos populares, trabajadores y sindicatos a actuar en un solo frente para impedir el avance de estas amenazas y bloquear su camino para que no se conviertan en acciones concretas contra quienes luchan contra el gobierno del Bolsonaro y las demandas de los sectores oprimidos y explotados de la sociedad.

El ataque a uno es un ataque a todos, y sólo nosotros podemos garantizar nuestra defensa. Para que quede claro: si algún militante de alguna organización, colectivo o movimiento es amenazado o atacado por grupos fascistas, todas las organizaciones obreras y movimientos sociales deben unirse para cortar el mal de raíz.

También reforzamos nuestra participación en los diferentes actos que han sido convocados por el país para el próximo domingo (7/5) contra el gobierno de Bolsonaro, adoptando las medidas de protección necesarias debido a la pandemia. Es la lucha de clases y de masas la que abrirá una salida a la crisis actual, y así es como responderemos a los intentos de intimidación y criminalización de los que luchan por un futuro en Brasil, en los Estados Unidos, en el mundo.