Brasil: los 100 primeros días del Gobierno Lula-Alckmin

0
231

Hoy (10 de abril) se cumplen 100 días del nuevo gobierno. La victoria de Lula en las urnas en 2022 fue una victoria de la lucha de los jóvenes y los trabajadores, que se movilizaron para derrotar al odiado gobierno de Bolsonaro y sus políticas reaccionarias. Pero la lucha continúa, y ya lo explicamos durante la campaña. Además de que el bolsonarismo sigue vivo – aunque debilitado – un gobierno de unión nacional con la burguesía, el gobierno Lula-Alckmin, está sometido a los intereses fundamentales de la clase dominante y del imperialismo.

El gobierno que se alía con los capitalistas, que tiene entre sus ministros representantes de la derecha e incluso de la extrema derecha, es incapaz de atender las reivindicaciones centrales de las masas explotadas y oprimidas por el capital. Discursos incendiarios, “representatividad” en la toma de posesión y en los ministerios, acaban siendo sólo una apariencia más amable para, en el fondo, continuar la defensa del sistema capitalista y de los intereses generales de la burguesía.

La política económica del Gobierno

Los compromisos del actual gobierno son evidentes en su política económica que, en realidad, difiere poco de las de Bolsonaro y Temer. Recientemente, Fernando Haddad y Simone Tebet presentaron el “nuevo marco fiscal”, que no es más que un nuevo techo para el gasto público en lugar del techo aprobado por el gobierno de Temer y mantenido por Bolsonaro.

Es un nuevo límite, un freno al gasto público, que pretende garantizar al mercado que el gobierno cumplirá con el superávit fiscal para el pago de intereses y amortización de la deuda pública con sus acreedores, principalmente bancos y especuladores internacionales, es decir, el capital financiero. Si en los discursos Lula recrimina a los bancos y al mercado, en la práctica se somete a sus intereses fundamentales. Por eso, el mercado reaccionó positivamente al anuncio del “marco fiscal”, con una subida de las bolsas y una caída del dólar.

El nuevo techo limita el crecimiento del gasto público hasta el 70% del crecimiento de los ingresos del año anterior. Por ejemplo, si los ingresos aumentan un 2%, el aumento del gasto puede ser de hasta el 1,4% (es decir, el 70% del 2%), además de la inflación. Pero este aumento del gasto también tendrá un suelo y un techo, entre el 0,6% y el 2,5%.

El periódico financiero UOL economía destacó: “Si el nuevo marco fiscal ya hubiera estado en vigor desde 2011, el gobierno federal habría tenido un ahorro de R $ 775,3 mil millones en el período – o R $ 64,6 mil millones al año. Los cálculos fueron realizados por los economistas Felipe Salto y Josué Pellegrini, de la correduría Warren Rena. Las simulaciones indican que, en la práctica, los gastos medios anuales habrían sido inferiores a los efectivamente observados, a precios de 2022”.

Garantizar el pago de la deuda ilegítima, instrumento de dominación imperialista, ese es el centro. Vale recordar además de que los gobiernos anteriores de Lula y Dilma pagaron religiosamente los intereses y amortizaciones de la deuda, Dilma vetó en 2016 una Auditoría de la Deuda que incluso había sido aprobada por el propio Congreso Nacional el año anterior. El pago de intereses y amortización de la deuda pública consumió el 46,30% del presupuesto federal ejecutado en 2022, o sea, 1,879 billones de reales. En comparación, el gasto en salud fue del 3,37% del presupuesto ejecutado el año pasado, y en educación, del 2,70%.

Además, Brasil tiene más de 300.000 millones de dólares de reservas internacionales invertidos en bonos de la deuda estadounidense, pero estos bonos rinden intereses por debajo de la inflación. En otras palabras, el gobierno brasileño financia el imperialismo estadounidense “perdiendo” dinero.

Los recientes conflictos entre el gobierno de Lula y el Banco Central sobre la tasa de interés (Selic), lejos de ser una posición para defender los intereses de los trabajadores, es parte de un diseño para promover la economía capitalista. El Banco Central y su presidente, Campos Neto, defienden la elevada tasa de interés y su mantenimiento en el 13,75% supuestamente para combatir la inflación.

El gobierno, por su parte, argumenta que es necesario reducir el tipo de interés para aumentar la producción y el consumo y, en teoría, hacer crecer la economía. Pero esto no tiene como objetivo beneficiar a la clase trabajadora. En un discurso a empresarios en febrero, Lula dijo que el sector empresarial necesita aprender a reclamar, necesita aprender a quejarse de los altos tipos de interés. Y dirigiéndose a Josué Gomes, presidente de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp), añadió: “Es necesario, Josué, que sepas que si la clase empresarial no se manifiesta, si la gente piensa que estás contento con el 13,5%, sinceramente, no van a bajar los tipos de interés“. Al protagonizar esta “batalla pírrica”, perdida de antemano, Lula busca desviar la atención de los trabajadores y evitar las batallas que se anticipan en las negociaciones salariales.

Por parte de los revolucionarios, no se trata de exigir una reducción o un aumento de los tipos de interés, eso es administración de los negocios de la burguesía. Nuestra lucha es por empleos y salarios dignos para todos los trabajadores, con reajuste mensual de los salarios de acuerdo con la inflación. Y el no pago de la fraudulenta deuda pública, destinando todo el dinero de la deuda a sanidad, educación, vivienda, etc.

¿Por qué no se revocan los ataques?

La negativa del gobierno a derogar el Reforma de la Enseñanza Media (NEM) es una clara demostración de sus compromisos. La suspensión del cronograma de implantación del NEM, anunciada por el Ministro de Educación, Camilo Santana, muestra que el gobierno está sintiendo la presión de la movilización. Pero la suspensión por 90 días, mientras se realiza la Consulta Pública, no significa un retroceso real.

El hecho es que tanto Lula como Camilo Santana se han pronunciado varias veces en contra de la derogación, defendiendo sólo “ajustes” en el nuevo modelo. No es de extrañar. Aunque la Reforma de la Enseñanza Media fue aprobada por Temer y ha comenzado a ser implementada por Bolsonaro, el embrión del proyecto fue formulado durante el gobierno de Dilma, al igual que, por cierto, la Reforma Laboral y la Reforma de la Seguridad Social aprobadas en los gobiernos de Temer y Bolsonaro.

Dilma, entonces candidata a la reelección, defendió una reforma del bachillerato durante su campaña en 2014, afirmando en una entrevista: El joven en el bachillerato no puede tener 12 asignaturas, incluyendo Filosofía y Sociología en las 12 asignaturas. No tengo nada en contra de la Filosofía y la Sociología, pero un plan de estudios con 12 asignaturas no atrae a los jóvenes. Así que primero hay que reformar el plan de estudios.”

El Nuevo Bachillerato, además de reducir el contenido general de las asignaturas tradicionales para los alumnos, forma parte de un desmantelamiento de la enseñanza pública que pretende reducir el gasto público en educación, preparando el terreno para el despido de funcionarios y la expansión de la privatización, con la entrada de grandes conglomerados educativos en “asociación” con el Estado, en particular con la oferta de enseñanza a distancia.

El compromiso del gobierno con el capital le impide pronunciarse por la derogación del NEM. Así como por la derogación de la Reforma Laboral y la Reforma de la Seguridad Social. Nuestra lucha es por la derogación total e inmediata de todos estos ataques, ayudando a los sectores más avanzados de la clase obrera y la juventud a hacer la experiencia con el nuevo gobierno y sacar las conclusiones oportunas, a organizarse para continuar la lucha sin dejarse llevar por el discurso prefabricado de la ultraderechista oposición bolsonarista a este gobierno.

Avances en la conciencia, las luchas que nos esperan

Hoy Lula y el PT no tienen ni la autoridad ni el control sobre la clase obrera que tenían en el pasado. Las decepciones con los gobiernos anteriores de Lula y Dilma rompieron los lazos que el PT tenía con las masas proletarias. La candidatura de Lula en 2022 era simplemente el instrumento disponible para derrotar a Bolsonaro, sin ilusiones profundas de lo que sería su gobierno, aunque por supuesto había esperanza de que vendrían días mejores.

El avance de la crisis económica internacional en el país, con un gobierno empeñado en perpetuar el sistema actual, sólo puede provocar una caída de las condiciones de vida de las masas, lo que a su vez repercutirá en la popularidad del gobierno. Una situación que podría beneficiar a la oposición de derecha y extrema derecha que, a pesar de su derrota en las urnas y su fractura, ha aprendido que puede movilizar a una cierta base de la sociedad.

Sin embargo, la derecha hipócrita y la extrema derecha no pueden presentar ninguna salida real para las masas. Cuatro años de gobierno de Bolsonaro lo han dejado claro. La lucha por satisfacer necesidades concretas es el combustible de la lucha de clases que, a su vez, es el motor de la historia.

Hemos visto la voluntad de las bases, en particular de la juventud, de luchar por la derogación del NEM , a pesar de las maniobras y bloqueos de las direcciones de los sindicatos y de los organismos estudiantiles. Los que despiertan a esta lucha contra el NEM dan un paso a la izquierda en la oposición al gobierno, no a la derecha.

La acción concreta del gobierno Lula-Alckmin ha hecho que cada vez más sectores se den cuenta, poco a poco, de la necesidad de movilización y organización independiente para revocar los ataques anteriores, impedir nuevos y avanzar en las conquistas.

Una nueva hornada de trabajadores y jóvenes se está formando, aprendiendo de la experiencia práctica. Estos activistas participaron en la lucha para derrotar a Bolsonaro y ahora están dando sus primeros pasos en la lucha por reivindicaciones bajo el gobierno de unidad nacional. También están viendo los ejemplos que vienen de otros países, como las movilizaciones contra la reforma de las pensiones y el gobierno de Macron en Francia.

Los revolucionarios deben conectarse con estas capas, luchando hombro a hombro, explicando la necesidad del programa revolucionario y de la organización revolucionaria. En 2022, la búsqueda que más creció en Google Brasil, en la categoría “qué es…”, fue “¿qué es el comunismo?” Hay interés en las ideas comunistas, hay una base que se siente victoriosa por haber derrotado a Bolsonaro, que no se conformará con cambios “cosméticos”, que buscará cambios reales y no se callará ante los ataques. Una explosión de lucha de clases se prepara para el próximo período, a medida que la crisis capitalista se profundiza. Este es el terreno propicio para el avance del crecimiento de la Izquierda Marxista, la sección brasileña de la Corriente Marxista Internacional. ¡A la lucha!