El colapso de los liberales en Quebec: La burguesía abandona su partido tradicional

0
253

Nota editorial: Quebec es una provincia de Canadá que se distingue por su población mayoritariamente francoparlante y por sus intentos – frustrados hasta el momento – de constituir un estado nacional independiente de las demás provincias. Por las lecciones que nos puede aportar el proceso político en Quebec reproducimos a continuación el siguiente análisis de los compañeros de La Riposte Socialiste.


El Partido Liberal de Quebec (PLQ) está en crisis. Después del peor resultado electoral de su historia en octubre de 2022 y la dimisión de su líder, Dominique Anglade, el partido sufrió una aplastante derrota en las elecciones parciales en la provincia de Saint-Henri-Sainte-Anne el pasado 14 de marzo. Un bastión liberal desde su creación, en esta contienda el partido ganó solo el 29 por ciento de los votos frente al 45 por ciento de Québec Solidaire (QS). ¿Cómo llegó a este punto el Partido Liberal, que una vez fue el principal vehículo político de la clase dominante de Quebec?

La caída de este viejo partido, fundado en 1867 y que mantuvo el poder durante un total de 87 años, es otra demostración del creciente rechazo del establishment capitalista y sus representantes tradicionales.

El reinado del PLQ

Para comprender la crisis actual, hay que mirar la historia de este partido en las últimas décadas.

Desde la década de 1960 hasta la de 1970, el Partido Liberal se convirtió en el partido por excelencia de la creciente burguesía de Quebec. La clase dominante podía contar con éste para defender sus intereses y poner a los sindicatos en su lugar. Con el auge del Parti Québécois (PQ) y su proyecto de soberanía, el Partido Liberal se vendió a sí mismo como el partido de la estabilidad. El principal punto de venta del partido era que no era el PQ y que se oponía a la independencia de Quebec. Eventualmente, en las décadas de 1980 y 1990, el PQ se desacreditó a sí mismo al implementar medidas drásticas de austeridad. En cada ocasión, el PLQ los utilizó para recuperar el poder, y esencialmente promulgó las mismas políticas. Durante más de 40 años, estos dos partidos intercambiaron el poder de esta manera.

La estrella del Partido Liberal comenzó a palidecer en las décadas de 2000 y 2010. Tras la crisis de 2008, el PLQ proclamó la necesidad de una “revolución cultural” en Quebec, es decir, medidas drásticas de austeridad que atacaran al estado de bienestar de Quebec.

El gobierno de Jean Charest de la época propuso el infame aumento del 75% de la matrícula universitaria. Esta medida condujo a la mayor huelga estudiantil en la historia del país en la primavera de 2012, lo que llevó a una humillante derrota liberal, con el propio Charest perdiendo su escaño. La represión y la violencia del gobierno contra el movimiento estudiantil dejaron su huella en una generación de jóvenes quebequenses, que les ha hecho odiar a los liberales.

Fue también durante este período que se reveló la corrupción masiva del partido. Las audiencias de la comisión Charbonneau en 2011 revelaron el alcance de la colusión entre el PLQ y las empresas de construcción. Los ricos capitalistas de Quebec llenaban las arcas del partido y los liberales se lo agradecían con un trato preferencial. La corrupción y la austeridad socavaron la reputación del partido.

Después de un breve gobierno del PQ entre 2012 y 2014, los liberales regresaron al poder y volvieron a la carga con medidas masivas de austeridad. Al día siguiente de su elección, el ministro de Finanzas dijo: “Vamos a revisar, programa por programa, para ver si todavía es relevante mantener esto, o eliminarlos por completo”. Y eso es lo que hicieron. Todos los servicios públicos se han visto afectados. La reforma Barrette, entre otras cosas, ha dañado gravemente el sistema de atención médica. Las medidas de austeridad del PLQ convirtieron al partido gobernante de 2014 a 2018 en el gobierno más odiado de la historia reciente de Quebec, y con razón. El partido vive hoy las consecuencias de toda esta época de ataques contra la clase obrera.

El PQ se lleva al PLQ en su caída

Paralelamente a las acciones del PLQ en el poder, el panorama de la oposición estaba cambiando. Durante este período, las luchas de clase (Frente Común de 2004 y 2010, la huelga estudiantil de 2012, entre otros) relegaron los debates sobre la cuestión nacional a un segundo plano. Con la pérdida de interés en la cuestión de la independencia y el debate federalismo-soberanía, el PQ comenzó a perder terreno frente a Québec Solidaire a la izquierda, y a la Coalición Avenir Québec (CAQ) a la derecha. Los liberales perdieron así su adversario tradicional.

Explicamos en aquel momento que la caída del PQ y el aumento de QS y la CAQ expresaban la polarización a la izquierda y la derecha en Quebec y el rechazo al establishment. Ahora, este rechazo al establishment ha alcanzado al propio Partido Liberal.

Es la CAQ la que más se ha beneficiado del retroceso del Parti Québécois. El primer ministro de la CAQ, François Legault, rechazó abiertamente el debate federalismo-soberanía, al tiempo que presentaba a la CAQ como un partido nacionalista que defendería los intereses de los quebequenses. La CAQ explotó (y todavía explota) los temas de “identidad”, presentándose como gran defensor de la nación de Quebec.

Mientras le robaba terreno nacionalista al PQ, Legault se presentó como un hombre de confianza para dirigir la economía. Por lo tanto, el PLQ fue despojado de su título de partido de “la economía”, es decir, el partido de los patronos, por la CAQ. Con el PQ en caída libre y la CAQ subiendo como el nuevo partido de los negocios, casi no hay razón para que existan los liberales.

Esto se puede ver en la financiación del partido. En su apogeo, el Partido Liberal recaudaba más de 9 millones de dólares al año y era, por mucho, el partido más rico. ¡Pero a partir de agosto de 2022, el PLQ fue el último en financiación detrás de QS, el Partido Conservador, el PQ y la CAQ con solo $310.688 recaudados! La burguesía ha abandonado claramente su vehículo tradicional.

En última instancia, el colapso del Partido Liberal de Quebec refleja la crisis del sistema capitalista en su conjunto. El colapso del partido histórico de la clase dominante no es exclusivo de Quebec. En muchos países, los partidos tradicionales que han sido culpables de implantar medidas de austeridad desde 2008 se han desacreditado y han sido castigados por el electorado. La ira silenciada en todas partes por el status quo está llevando a más y más personas a probar nuevos partidos.

Acabar con el Partido Liberal

El PLQ, aunque debilitado, no está muerto. Curiosamente, el partido sigue siendo la oposición oficial, con 19 diputados concentrados principalmente en distritos con alta concentración de angloparlantes. Históricamente, el partido ha logrado mantener una base entre los angloparlantes y otras minorías al afirmar que los defienden contra los nacionalistas y los soberanistas. Muchas de las minorías que no se identifican con el nacionalismo identitario de la CAQ y el PQ todavía votan, probablemente sin mucho entusiasmo, por el PLQ.

El colapso del PLQ ofrece una oportunidad para unir a la clase obrera de Quebec más allá de cualquier división lingüística. Después de su victoria en Saint-Henri-Sainte-Anne, Québec Solidaire fue acusado por el PQ de ocultar su nacionalismo, al no hablar de independencia, tener folletos solo en inglés, etc. Estas ridículas acusaciones demuestran una dinámica constante en la que los nacionalistas de derecha presionan a QS para que demuestre su nacionalismo. Desafortunadamente, QS a menudo cae en su trampa. El voto de los diputados de QS a favor del proyecto de ley 96 de la CAQ, y su llamamiento a la dimisión de Amira Elghawaby como representante especial del gobierno federal para combatir la islamofobia, son ejemplos de ello. Así, a los ojos de los trabajadores de habla inglesa y de las minorías oprimidas, QS a veces da la impresión de estar en el mismo campo que el PQ y la CAQ. En cambio, Québec Solidaire debería denunciar abierta e inequívocamente cada manifestación de nacionalismo basado en la identidad.

Los trabajadores de todos los orígenes, incluso aquellos que han votado por los liberales durante generaciones, se ven afectados por la crisis del capitalismo. Si Québec Solidaire adoptara un discurso de clase que rechace los intentos de división a lo largo de líneas lingüísticas, religiosas y nacionales, podría arrebatarle al PLQ los últimos restos de su base electoral. Para esto, tendría que adoptar un programa socialista, el único programa capaz de ofrecer una solución a los problemas de toda la clase obrera de Quebec. Esta es la manera de acabar con el Partido Liberal de Quebec.