Éxito de la presentación del libro «Razón y Revolución» en la Feria del Libro de La Habana

0
124

Más de 75 personas llenaban el salón de actos Fernando Ortiz en la XV Feria Internacional del Libro de La Habana para asistir a la presentación de la primera edición cubana de Razón y Revolución, más no pudieron asistir porque la sala estaba totalmente llena y con gente de pie. El libro ha sido publicado por la editorial Ciencias Sociales y se han impreso 2.000 ejemplares para venderlos en la feria del libro. Más de 75 personas llenaban el salón de actos Fernando Ortiz en la XV Feria Internacional del Libro de La Habana para asistir a la presentación de la primera edición cubana de Razón y Revolución, más no pudieron asistir porque la sala estaba totalmente llena y con gente de pie. El libro ha sido publicado por la editorial Ciencias Sociales y se han impreso 2.000 ejemplares para venderlos en la feria del libro.

Irma Hernández presentó el acto y fue una persona crucial para conseguir la publicación del libro en Cuba como parte de la editorial Ciencias Sociales. Después de agradecer a la editorial española, -Fundación Federico Engels- y a los autores del libro -Alan Woods y Ted Grant- la cesión de todos los derechos de autor y traducción de este libro que estará disponible para el público cubano, presentó al embajador de Venezuela en Cuba, Adán Chávez, que presentó el libro.

Comenzó diciendo: “para mí es un gran honor y compromiso con Alan y los compañeros de la Fundación Federico Engels, presentar aquí este libro”. Adán Chávez es un revolucionario comprometido pero también es físico de profesión, como él mismo explicó. Dijo a la audiencia como Razón y Revolución se ha convertido en uno de esos libros conocidos en Venezuela como “los libros de Chávez”, los libros que el presidente Chávez menciona y recomienda en sus discursos y programas de televisión. “En este libro, los compañeros Alan y Ted, demuestran cómo el materialismo dialéctico es un método que es muy relevante hoy para conocer lo que ha ocurrido, ocurre y ocurrirá y lo recomiendo enérgicamente”.

Después alabó el capítulo del libro dedicado a la física del que dijo: “Es realmente fabuloso y demuestra cómo para comprender el desarrollo de la ciencia y las leyes de la naturaleza, uno debe tener una forma de pensamiento no lineal, aplicar una comprensión no dogmática y un método no determinista, que en última instancia es lo que es el materialismo dialéctico”. Añadió que esto se podía extender a todos los terrenos de la ciencia. “Cada día que pasa, la necesidad de aplicar el materialismo dialéctico, en todos los campos científicos, es más que evidente”.

Adán Chávez también dijo que “de la misma manera que aquellos que pensaban que la mecánica newtoniana lo explicaba todo estaban equivocados, también se puede demostrar utilizando un método científico, que también estaban equivocados esos que después de la caída de la Unión Soviética hablaban del fin del socialismo, el fin del comunismo y el final de la historia”.

Después de la intervención de Adán que recibió un apoyo entusiasta de la audiencia, Alan Woods, uno de los autores del libro, explicó como el libro era un modesto intento de actualizar La dialéctica de la naturaleza de Engels, para rebatir a todos aquellos que decían que la hipótesis de Engels era ciencia obsoleta o que se había convertido en una reliquia. Dio varios ejemplos (el equilibrio puntuado en la evolución, la energía de Gibas en la química y las erupciones volcánicas) para demostrar que la naturaleza funciona de una manera dialéctica, alejada de la concepción newtoniana del movimiento procedente de fuerzas externas.

Dijo que cuando comenzó este intento estaba convencido de que la dialéctica era corroborada por la ciencia moderna pero nunca pensó que esta se pudiera expresar en una fórmula matemática, como era el caso de la ley de la ubicuidad. La ubicuidad, explicó, “es un desarrollo de la teoría del caos y se puede aplicar a una amplia gama de fenómenos, desde los crack bursátiles, a los incendios forestales y desde las avalanchas a los paros cardiacos”.
Alan Woods también señaló otro punto importante, que la crisis de la ciencia en el fondo era una manifestación de la crisis general de la sociedad, la cultura y la política, que derivaba de la crisis del capitalismo. “En la primera década del siglo XXI, con el nivel actual de desarrollo de la ciencia y la tecnología, no hay justificación para que ocho millones de personas cada año mueran a causa del hambre”. Además añadió que: “no es suficiente con señalar los síntomas, como se ha hecho en otras reuniones aquí esta semana, es necesario identificar la causa y ofrecer una cura… Uno sería un médico muy malo si dijera los síntomas a un paciente y después empezase a lamentarse y llorar por ellos, como hacen los reformistas y los pacifistas”. “La causa final de estos problemas es la crisis del sistema capitalista y la solución es la lucha por el socialismo”.

Esta lucha revolucionaria, continuó, está más avanzada en América Latina, pero es parte del mismo proceso de huelgas generales e intensificación de la lucha de clases que se está desarrollando en Europa. Lo que hace falta es la “construcción de una dirección revolucionaria” y para esta tarea debemos utilizar las ideas del marxismo, que “hoy son más relevantes que nunca”. “No hay necesidad de reinventar la rueda, como muchos intelectuales y académicos intentan hacer. La rueda ya se ha inventado y funciona, entonces por qué el intento de inventar una triangular o cuadrada que no funcionará”. Una vez más, la audiencia respondió a las palabras de Alan con una ovación y el ambiente era de verdadero entusiasmo.

Un representante de la Fundación Federico Engels explicó lo satisfecho que estaba por poder presentar Razón y Revolución en Cuba y que ponían los autores y los derechos a disposición de Ciencias Sociales para la futura publicación de otros títulos. También recomendó otros dos libros recientes de la Fundación: La revolución bolivariana, un análisis marxista, también de Alan Woods; y una colección de artículos de Celia Hart titulada: Apuntes revolucionarios. Celia Hart, que también es física y que presentó el libro Razón y Revolución en la feria del libro del año pasado, antes de la publicación de la edición cubana, también se encontraba entre la audiencia.

Había un representante de la Editorial Científico Técnica, la editora gemela de Ciencias Sociales, que también es físico y explicó la necesidad de un libro de este tipo. Dijo que había un vacío de libros marxistas que tratasen de la ciencia y como los intentos hechos en la URSS tras la muerte de Lenin, habían quedado manchados con la naturaleza burocrática y contaminante del estalinismo, y cómo lejos de ofrecer una guía algunos se habían convertido en un obstáculo para el desarrollo de la una perspectiva filosófica progresista de la ciencia.

También estaban presentes Adalberto y Juan León Ferrer, dos veteranos revolucionarios cubanos y militantes trotskistas que habían participado activamente en la guerra revolucionaria y trabajado estrechamente con el Ché Guevara en el Ministerio de Industria.

Sin duda fue una de las reuniones con mayor contenido político de la feria del libro y la audiencia estaba emocionada.

Corresponsal de la Corriente Socialista El Militante

A continuación reproducimos sendos artículos aparecidos en la Agencia de Noticias de Cuba, Prensa Latina, y en la página oficial de la XV Feria Internacional del Libro de La Habana, sobre este acto de presentación de la primera edición cubana del libro «Razón y Revolución».

LANZAN EN CUBA UN LIBRO PREFERIDO DE HUGO CHÁVEZ

La Habana, 8 feb (Prensa Latina). Razón y Revolución, de los británicos Alan Woods y Ted Grant, y que tiene la condición adicional de ser uno de los libros preferidos del presidente Hugo Chávez, fue presentado hoy aquí.
La Sala Fernando Ortiz, del parque Morro-Cabañas, sede de la XV Feria Internacional del LIbro que transcurre en esta ciudad, fue pequeña para la cantidad de personas que acudieron al lanzamiento, honrado por Alan Woods, uno de sus autores.
También se encontraba y tuvo a su cargo las palabras inaugurales, el embajador de Venezuela en Cuba y destacado profesor universitario, Adán Chávez, quien destacó a los concurrentes: «están ante uno de los libro preferidos por el presidente Chávez».
Razón y Revolución, editado por Ciencias Sociales con la autorización de la Fundación Federico Engels y traducción del catalán Jordi Martorell, está dedicado en su parte más significativa a explorar la relación entre marxismo y teoría del caos.
Se dice que la teoría del caos es el hecho más significativo del desarrollo científico en la última década del siglo XX.
Los investigadores encuentran similitud entre esta teoría y las leyes del materialismo dialéctico, elaboradas por Marx y Engels hace más de 150 años algo que resulta muy llamativo.
Pero por otra parte ya iniciado el siglo XXI la ciencia y la filosofía se encuentran en una encrucijada, pues en los campos de la física teórica y la cosmología existe una creciente tendencia al misticismo.
Por ejemplo, la teoría dominante sobre el origen del universo, el big bang, se está utilizando para intentar demostrar la existencia de un creador.
Complican este cuadro el hecho de que teorías de la genética son enarboladas por políticos reaccionarios en un intento por demostrar que negros y mujeres son inferiores o la pobreza está determinada por los genes.
Todo esto viabiliza las políticas de recortes sociales.
El libro en su parte más significativa estuvo redactado en 1994 y en opinión de Alan Woods y Ted Grant la crisis actual de la cultura refleja el callejón sin salida al que ha llegado el capitalismo mundial.
Según las mismas fuentes la única manera de salir de la crisis es mediante una radical transformación de la sociedad y la implantación de un auténtico sistema socialista basado en la planificación racional de las fuerzas productivas y la democracia.

http://www.prensalatina.com.mx/article.asp?ID=%7BF9D2D871-1900-4928-A7A2-D926266EF7C3%7D&language=ES

DIALÉCTICA, CIENCIA Y REVOLUCIÓN EN LA CABAÑA

(Rogelio M. Díaz Moreno)

El libro Razón y Revolución. Filosofía marxista y ciencia moderna, de los autores Alan Woods y Ted Grant, fue lanzado hoy, en la sala Fernando Ortiz, en el marco de la presente Feria del Libro de La Habana. Publicado originalmente por la fundación Federico Engels, esta institución ha cedido generosamente los derechos de autor, traducción y edición al pueblo cubano. Ha despertado un gran interés en círculos académicos de todas partes del mundo, lo que se revela en las traducciones que se le han realizado a seis idiomas, y otras dos, en preparación. No obstante, los autores expresan su preferencia por el público compuesto por el movimiento obrero, juvenil y revolucionario del mundo.
La dedicatoria de este libro es particularmente sugestiva, respecto al terreno que en el mismo se podrá recorrer. La persona homenajeada en estas páginas iniciales es un importante físico escandinavo, Premio Nobel en 1970, Hannes Alfven. Alfven unió a su fructífera carrera en los campos de la física del plasma y la cosmología, un intenso activismo en pro de la interpretación materialista de los avances científicos más recientes, en contra del misticismo y el idealismo en la concepción de la naturaleza; por el desarme de las potencias militares y por una mayor racionalidad de las políticas energéticas globales.
El excelentísimo señor, y compañero, Adán Chávez, Embajador de Venezuela en Cuba, tuvo a su cargo las palabras de presentación del libro. Se confesó responsable de la tardanza de unos minutos en el inicio de la actividad, aclarando la paradoja de que ello le hizo sentir cierto placer, pues la demora se debió también, en alguna medida, a la grandiosa concentración de público que hemos podido apreciar aquí en La Cabaña.
A continuación relató cómo este libro pasó a formar parte del grupo de los llamados “libros de Chávez” como los conoce el hermano pueblo venezolano, por haber sido comentados y recomendados en alguna de sus intervenciones por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Comentó la satisfacción que le produjo la lectura del libro, del que valoró especialmente el capítulo “Revolución en la Física”, por coincidir con su formación académica original. Igual de fascinantes encontró las demás secciones del texto, en las que se efectúa un recorrido por las diversas ramas del saber, y de las que detalló interesantes hallazgos que confirmaron su apreciación del texto.
En todo momento, Razón… permite apreciar la estrecha correspondencia entre la naturaleza física, química, biológica y en cualquier esfera del mundo, y las concepciones del materialismo dialéctico. La ciencia moderna, destacó Chávez, diverge cada vez más de la lógica formal y la interpretación determinística de la realidad, por lo que es necesario un pensamiento integral, dialéctico, imaginativo, pero sin ceder al misticismo o al idealismo. De esta manera, arribó al paralelo que es posible establecer entre los que, erróneamente, proclamaron que el mundo era comprensible en su totalidad con la física de Newton y la geometría de Euclides, y los que consideraron, a principios de los 90, llegado el fin de la Historia.
Alan Woods inició su intervención llamando la atención sobre los grandes avances que en la actualidad hacen posible la planificación de un viaje tripulado a Marte, iniciativa que llamó a apoyar fervientemente “siempre que la persona enviada fuera George W. Bush”. Después de despertar la carcajada en la audiencia con esta broma, reflexionó sobre cómo los problemas de la humanidad actual, que provocan un genocidio continuo y silencioso comparable al Holocausto de los judíos, tienen solución objetiva y real. Para alcanzar este fin es preciso dedicarse de lleno a la tarea de comprender e interpretar la realidad con las herramientas más efectivas que son las del marxismo y el materialismo dialéctico.
Para reforzar su argumento, Woods planteó un reto al público: encontrar un libro de literatura burguesa de hace 150 años, que tuviera una mínima fracción de la vigencia y el valor que, para la actualidad, portan otras obras con la misma antigüedad, entiendánse las escritas por los clásicos Carlos Marx y Federico Engels. Siguió planteando paradojas, como el caso del país más adelantado en ciencia, tecnología y poder económico y de todo tipo, donde florecen (y no solo en la cabeza obtusa de su presidente) todo tipo de prejuicios, supersticiones y tonterías seudocientíficas. Esta tendencia es aún más peligrosa, alertó, pues se están manipulando la genética y otras ciencias para justificar el sometimiento de minorías y naciones enteras. Estas son, afirmó, manifestaciones decadentes que en todos los campos, de la cultura, las artes, etc., revelan la interminable crisis del capitalismo.
Se manifestó Woods como un revolucionario optimista, llamando a no abandonar las ideas brillantes, profundas y hermosas del socialismo; a asumir los esfuerzos necesarios para desentrañar la teoría y aplicar en la práctica, los mecanismos y movimientos necesarios para desterrar el sistema de la injusticia y la opresión, y alcanzar la victoria definitiva.
Jordi Martorell, de la Fundación Federico Engels, señaló el honor de ver publicado en Cuba este libro, y anunció la venta, también en esta Feria, de otros dos libros relacionados con la temática social y revolucionaria, uno del propio Woods, y el otro, compuesto por artículos de la ensayista cubana Celia Hart.
En el posterior intercambio con el público, se señaló la importancia de este libro y de cómo llena un importante vacío en la publicación de obras de interpretación, desde un punto de vista materialista y dialéctico, de cada hito científico. La preocupación de Vladimir I. Lenin por estos aspectos se mostró como ejemplo a seguir, y en donde único no coincidieron los espectadores con Alan Woods, fue en apuntar que el planeta Marte no merecía que se le mandara el visitante que el norteamericano propuso.

http://www.cubaliteraria.com/evento/filh/2006/cobertura/articulo.php?Id=2346&s_dia=8