Tras el paro nacional, profundizar la lucha por el salario, el empleo y contra la represión

0
91

La jornada de lucha de hoy debe ser el primer paso para responder a la degradación de nuestros salarios y empleos, incluyendo la demanda de la depuración del aparato represivo. Y para rechazar el pacto social acordado entre el gobierno, la patronal y la dirección de la CGT que pretende imponer un techo de aumento salarial del 15%.

9 de Abril: Jornada Nacional de Lucha

La Corriente Socialista El Militante repudia enérgicamente la represión contra los trabajadores docentes de Neuquén y el asesinato de Juan Carlos Fuentealba. Exigimos la dimisión de Sobisch y todo su gobierno, la remoción de toda la cúpula policial de la provincia de Neuquén, y la condena ejemplar para el Sargento Poblete, mercenario asesino a sueldo de los intereses empresarios y de los gobiernos patronales.
Apoyamos el paro nacional decretado por la CTA y la CTERA. Creemos que esta medida está a la altura de las circunstancias. Y aunque celebramos que los dirigentes de la CGT adhieran a la medida de lucha, nos parece insuficiente la convocatoria de un paro de 1 hora, dada la gravedad de los hechos.
Los dirigentes de la Ctera y la CTA deben reflexionar sobre lo sucedido. Su negativa a unificar los reclamos provinciales, y el haber abandonado a su suerte cada lucha por separado, desembocó en la agudización del conflicto neuquino, en el asesinato del profesor Fuentealba, en la represión a los docentes de Salta y en la militarización de las escuelas de Santa Cruz.
Por eso no acordamos con que el único objetivo de la jornada de hoy sea protestar contra la represión y el asesinato del compañero. Su muerte fue producto de la represión contra la lucha por mejores salarios y por el blanqueo de todas las sumas en negro. Así que el reclamo salarial es central en esta lucha y no puede ocultarse, quitándole sentido al sacrificio de los trabajadores. El compañero Fuentealba dio la vida por este reclamo.
La jornada de lucha de hoy debe ser el primer paso para responder a la degradación de nuestros salarios y empleos, incluyendo la demanda de la depuración del aparato represivo. Y para rechazar el pacto social acordado entre el gobierno, la patronal y la dirección de la CGT que pretende imponer un techo de aumento salarial del 15%.

Fuera Sobisch y demás políticos reaccionarios de los gobiernos provinciales y nacional.
No al empleo en negro y precario. Salario básico mínimo de $1.200 y salarios equivalentes a la canasta familiar ($2.400). Jubilación con el 82% móvil.
Por dirigentes sindicales que asuman las tareas para las que fueron elegidos. Unificación nacional de la lucha docente.
Compañero Carlos Fuentealba, ¡Presente!

Corriente Socialista El Militante