Tras cinco días de huelga los trabajadores de la Línea 60 consiguieron sus demandas

0
95

Después de intensas negociaciones llevadas a cabo entre los delegados, la Secretaría de Transporte, el Ministerio de Trabajo, la UTA, la CGT y la CTA, los choferes resolvieron levantar el paro y la empresa se comprometió a depositar hoy “una suma de dinero a cuenta de la mala liquidación, y el miércoles realizará el depósito de los salarios adeudados a los delegados”.

Luego de cinco días consecutivos de paro se llegó a un acuerdo para restablecer el servicio desde las 0 del sábado. Los choferes levantaron la medida de fuerza que cumplían en demanda del pago de deudas salariales por parte de la empresa. El servicio quedó normalizado desde la hora 0 en la cabecera de Constitución, y desde las 0.30 en Escobar.

Después de intensas negociaciones llevadas a cabo entre los delegados, la Secretaría de Transporte, el Ministerio de Trabajo, la UTA, la CGT y la CTA, los choferes resolvieron levantar el paro, en una asamblea que celebraron en la cabecera de Maschwitz. Según expresaron los delegados a la prensa, se acordó “intervenir la oficina de Recursos Humanos y de Personal de la empresa por 90 días para que contadores del Ministerio de Trabajo y de la Secretaría de Transporte realicen cuentas” para determinar los montos salariales pendientes.

Asimismo, la empresa se comprometió a depositar hoy “una suma de dinero a cuenta de la mala liquidación y el miércoles realizará el depósito de los salarios adeudados a los delegados”.

La intervención en el conflicto de la CGT y el sector de la CTA que conduce Hugo Yasky fue decisiva, ya que ambas entidades les “garantizaron” a los trabajadores cobrar el dinero que les adeuda la empresa por una presunta incorrecta liquidación de haberes.

El acuerdo promovido, además, incluirá una auditoría del gobierno en la empresa Monsa para determinar con exactitud la deuda que mantiene con los trabajadores, además de contemplar el beneficio de “estacionamiento” para los vehículos particulares de los choferes en predios de la compañía.

De esta manera, los choferes regresaron a sus respectivos lugares de trabajo tras la decisión adoptada por la mayoría.

En el quinto día de paro, los trabajadores habían endurecido su posición con marchas y bloqueos de tránsito en la autopista Panamericana, a la altura de la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz, en Escobar; el puente Pueyrredón, mano a capital; y frente a la estación de trenes del barrio porteño de Constitución.

El cuerpo de delegados destacó que “un montón de compañeros de muchos sindicatos y de centrales generales participaron activamente para solucionar el conflicto” y agradecieron el “esfuerzo de todos” para alcanzar un consenso.

El conflicto entre los choferes y los directivos de la línea 60 había comenzado en abril, cuando la empresa se negó a pagar diferencias salariales y reconocer a los delegados electos en los comicios por los trabajadores.