Solá contra la verdad

0
110

El gobernador dice que el acuerdo se debió al hastío de los maestros por hacer huelga, a la presión de los padres y a su responsabilidad como gobernador. TODO LO CONTRARIO ES VERDAD.

Los docentes bahienses continúan la lucha

Dos asambleas en la seccional de SUTEBA – Bahía Blanca, rechazaron por unanimidad la propuesta del gobierno de Solá, por considerarla insuficiente y porque no dice una palabra del avance de la reforma educativa que sigue precarizando y desguazando a la escuela pública. Además, rechazamos el método de resolver la aceptación o la negativa a la propuesta, por la vía de una encuesta, como planteara el Frente Gremial. Este método impide la deliberación colectiva y la toma de decisiones por asamblea como está estipulado en el estatuto del Suteba.

Con ese mandato fuimos al Congreso del Suteba del 12 de agosto, y votamos contra la oferta del gobierno, junto a la seccional Esteban Echeverría. Otras 5 seccionales opositoras que llevaban mandato de rechazo ya se habían retirado del congreso, junto a congresales de la oposición de otras seccionales que habían denunciado irregularidades y falta de transparencia en los resultados de la consulta del Frente Gremial. Pese a ello la mayoría del congreso aprobó la propuesta con el mandato de las encuestas. Es la primera vez que esto ocurre en un congreso del Suteba

El gobernador dice que el acuerdo se debió al hastío de los maestros por hacer huelga, a la presión de los padres y a su responsabilidad como gobernador. TODO LO CONTRARIO ES VERDAD.

Hastío significa disgusto. El único disgusto que tenemos los trabajadores de la educación es contra la política de un gobierno, que condena a la mayoría a vivir con salarios indignos y a los jubilados a la indigencia, que ha conducido un proceso de precarización, vaciamiento y atomización de la escuela pública. Disgusto contra una política que trae más de lo mismo con el avance de la reforma, que ya destruyó la escuela técnica, media y agraria. El disgusto se transforma en bronca e indignación, y se tradujo en medidas de fuerza que llevaron adelante el 90% de los docentes. Esa masividad sólo es posible conseguirla, cuando hay un sentimiento genuino de que algo hay que hacer, que así no se puede seguir.

Los padres, más allá de algunos reclamos puntuales, nos han acompañado en decenas de pedidos. Cuando impedimos juntos que se cerraran o fusionaran cursos, cuando reclamamos juntos por inversiones que hagan de la escuela un lugar digno y seguro, cuando conseguimos que se desdoblen cursos con 40 alumnos o cuando exigimos que se paguen las becas y que haya condiciones que hagan posible las tareas de enseñanza – aprendizaje, para que la calidad educativa no sea solo un buen discurso.

En cuanto a la responsabilidad como gobernador, recordamos que 15 días atrás, decía que los reclamos de los docentes ponían en peligro las cuentas públicas. Fue la lucha del conjunto de los docentes de la provincia, más la proximidad de las elecciones lo que lo obligó a hacer una propuesta. Esa propuesta del gobierno, buscó dividir a los docentes, dándole a algunos algo, a otros poco y a los de poca antigüedad nada. En esa propuesta la provincia de aquí a fin de año, invierte, según sus propios dichos, 250 millones. El superávit de Buenos Aires en el primer semestre fue de 1200 millones ¿A quien sigue privilegiando el gobierno de Solá?.

Los docentes de Bahía creemos que estas cuestiones debían debatirse y resolverse en asambleas en toda la provincia. Porque no se pueden encontrar respuesta a estos problemas poniendo una cruz en una encuesta. Nosotros votamos y resolvimos en asamblea, que había condiciones para extender la lucha con todos los docentes de la provincia y en conjunto con el resto de los estatales. Seguimos confiando en la asamblea como método y en el sindicato como herramienta capaz de aglutinar al conjunto .Vamos a debatir todas estas cuestiones en ese ámbito como corresponde.