México: Resolución de Militante respecto a los presos políticos del actual régimen

0
132

Frente a la política represora del actual régimen, -particularmente de cara a los más de 300 presos políticos en las cárceles de México-, y de las necesidades de la unidad en la lucha de todas las organizaciones de los explotados Frente a la política represora del actual régimen, -particularmente de cara a los más de 300 presos políticos en las cárceles de México-, y de las necesidades de la unidad en la lucha de todas las organizaciones de los explotados, Militante expresa lo siguiente:

La elección presidencial del 2 de julio de este 2006 significó una derrota contundente para la derecha que hoy gobierna, no obstante y debido a los acuerdos concertados con grupos de poder económico y político dentro y fuera del país forzaron los resultados de tal modo que su candidato, Felipe Calderón, fue nombrado presidente y también por la vía de la fuerza logró tomar posesión a pesar del enorme descontento popular.

Para mantenerse a como diera lugar, el Partido Acción Nacional no ha dudado en tejer todo tipo de alianzas con las más corruptas mafias dentro del sistema político mexicano, como lo son las direcciones charras de los sindicatos y el mismo Partido Revolucionario Institucional.

Un subproducto del entramado de complicidades es la cuota de puestos que Calderón ha repartido a las huestes de la “profesora” Elba Esther Gordillo, así como el pacto para mantener en el cargo al asesino y torturador Ulises Ruiz, gobernador de Oaxaca.

Por su parte el pueblo trabajador ha mantenido una decidida resistencia a las imposiciones y atropellos, desde las pretensiones de imponer líderes charros como es el caso del sindicato minero, pasando por la lucha contra el fraude y la imposición, hasta la creación de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca. Incluso se llegó a aplicar la detención como venganza política, como fue el caso de los líderes de San Salvador Atenco.

En todos los casos la respuesta del gobierno ha sido la aplicación del linchamiento mediático como preludio a una campaña represiva, que aunque ha variado en intensidad, se ha mantenido como única respuesta a los reclamos de los trabajadores en lucha.

No podemos hacer una distinción de los métodos aplicados por Vicente Fox y los de Calderón, ya que incluso se mantienen los mismos personajes autores de la escalada represiva al frente de los mandos policíacos y de procuración de justicia.

Ante la falta de legitimidad y la fuerza de los movimientos de masas, el régimen ha optado por la represión como único medio para sostenerse, el secretario de Marina así lo expresó al presidente “estamos convencidos de que el ejercicio de la autoridad obtenida debe imponerse” (Revista Proceso 1572). Del mismo modo se expresó el subsecretario de gobernación Abraham González cuando señaló “Una de las prioridades del área a mi cargo es que el país tenga menor volumen o número de movimientos que alteren la paz social” (La Jornada 8/XII/06).

Esa es la misma razón por la que se transfirieron 10.000 elementos de las fuerzas armadas al la policía federal y por la cual se ha decido concentrar a 40.000 elementos con un solo mando, la gran mayoría de ellos de origen estrictamente castrense.

Según los reportes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos tan sólo en lo que corresponde al conflicto de Oaxaca hay 349 detenidos, 20 muertos y 370 heridos. A todo esto hay que sumar 2 muertos por la represión en Atenco y 3 por las agresiones policíacas en Lázaro Cárdenas, Michoacán. En las cuales hubo, además de ello, detenciones indiscriminadas e incluso violaciones a las detenidas.

La tortura se ha vuelto un método de práctica común en las detenciones de activistas sociales. Todo vale en contra de los presos políticos incluso la detención de familiares como forma de chantaje.

Ante esta situación denunciamos la represión que ejerce el gobierno en contra de los trabajadores en lucha como una prueba más de su carácter ilegitimo.

Llamamos a todas las organizaciones y personalidades del movimiento obrero, campesino y juvenil a sumarse a la exigencia de libertad inmediata y sin condicionamientos de todos los presos políticos.

Exigimos la aparición con vida de todos los desaparecidos

Señalamos como responsable de los asesinatos y agresiones al gobierno central, pero en particular a Ulises Ruiz y exigimos su salida de Oaxaca.

Llamamos a la unificación de las luchas de todos los explotados como único medio para prevenir la represión a la vez que se preparan acciones para responder a los ataques del estado en educación, trabajo, salud, etc.

Ni una lucha aislada más