México: La reacción ataca pero el movimiento debe responder

0
173

En este artículo se señalan los últimos acontecimientos como la represión en Oaxaca y los enfrentamientos en el Congreso, así como la necesidad de convertir esta lucha en un movimiento de carácter masivo y nacional En este artículo se señalan los últimos acontecimientos como la represión en Oaxaca y los enfrentamientos en el Congreso, así como la necesidad de convertir esta lucha en un movimiento de carácter masivo y nacional

México: la reacción vuelve a atacar:

Los acontecimientos se están sucediendo vertiginosamente. En un lapso relativamente breve de tiempo, cuestión de meses, los trabajadores de México hemos vivido lo que no presenciábamos en años.

La burguesía implementó todos los medios posibles para evitar que López Obrador ganara la elección del 2 de julio, como no pudo evitar que tuviera la mayoría de los votos, realizó un fraude descomunal, acto seguido las masas se movilizaron por millones obligando a la dirección del PRD, especialmente a ALMO a enfrentar una lucha en la que se vio forzado a radicalizar su discurso y a cuestionar a las instituciones.

Ante la sorpresa de propios y extraños la fuerza de las movilizaciones no ha declinado.

De forma paralela el Partido Revolucionario Institucional sufrió un colapso que lo llevó a defender a capa y espada sus últimos bastiones regionales, los cuales defiende como si fueran feudos de su propiedad.

El caso más patético fue el de Ulises Ruiz, de Oaxaca, el cual ordenó reprimir al movimiento magisterial, lo que provocó un estallido social que involucró a la mayoría de las organizaciones sociales regionales y llevó a la formación de un organismo de doble poder, la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca.

La ofensiva de las masas, con todas las limitaciones de sus dirigentes,-especialmente debidas a la falta de una estrategia revolucionaria para tomar el poder-, llevó a la burguesía a una situación de incertidumbre. En estas circunstancias los estrategas burgueses optaron por una estrategia de desgaste profundizando la campaña de linchamiento en los medios de comunicación, intentando negociar con aquellos elementos de la oposición proclives a la claudicación y efectuando una represión selectiva.

La campaña de linchamiento en los medios no rindió los frutos esperados, en el caso del movimiento de la CND, esta logró construir una gran cohesión a partir del plantón de 45 días en el Zócalo y la avenida reforma. Como señalamos en otras ocasiones, nunca en la historia del movimiento de los explotados en México se había abierto un foro de debate tan grande y tan masivo

En lo que se refiere a la APPO, la forma de contrarrestar la campaña de la burguesía fue,-entre otras cosas-, creando sus propias radios independientes, de entre las cuales destaca la radio de la Universidad Autónoma Benito Juárez.

Con respecto a los intentos por comprar a los elementos más proclives a la claudicación del lado del PRD sin duda sus gobernadores Cárdenas, García y Torre Blanca destacan no obstante ellos no tiene ninguna ingerencia en el movimiento contra la imposición y poco sería lo que tendrían que negociar.

El movimiento continua radicalizándose, llevando a los propios diputados del PRD a verse en la necesidad de escenificar actos de insubordinación a las instituciones como la toma de la tribuna del congreso el 1 de septiembre.

En la parte de la represión la CND ha salido un tanto mejor librada al negarse al enfrentamiento con las fuerzas de la PFP en diversas ocasiones, no obstante no se ha salvado de enfrentar la detención y tortura de decenas de activistas en las elecciones de Tabasco, las cuales fueron la demostración más clara del contubernio entre el PAN y el PRI.

En lo que se refiere al movimiento oaxaqueño las acciones represivas han ido en aumento día con día. Sobre todo desde que, Felipe Calderón optó por aplastar el movimiento con el arribo de la Policía Federal Preventiva.

Desde que esta llegó el 28 de octubre, se ha desatado una especie de batalla permanente por la ciudad con momentos álgidos como el del día 2 cuando la PFP tuvo que replegarse ante la decisión de las masas oaxaqueñas de no dejarlos avanzar a tomar las instalaciones de la Ciudad Universitaria.

Lamentablemente la decisión del Estado mexicano es aplastar al movimiento, pasando de la represión selectiva a la represión abierta; desde el 25 de noviembre Oaxaca vive el estado de sitió, las fuerzas militares, disfrazadas de policías patrullan las calles deteniendo a cualquier sospechoso. El objetivo principal de la acción es detener a los principales dirigentes de la APPO, apara así disolver al movimiento.

Se trata de la ola de detenciones y torturas más intensa desde el final de la guerra sucia contra la guerrilla a finales de los setentas. Los detenidos son incomunicados, torturados y luego enviados a un penal de alta seguridad Nayarit, a cientos de kilómetros de Oaxaca. Se ha ordenado la quema de distintos edificios de gobierno para inculpar al movimiento, al más puro estilo hitleriano, también en esa tónica se ha desatado una campaña de destrucción de las casas de los activistas más conocidos y el secuestro de sus familiares, como fue el caso del hermano de Flavio Sosa, el medio día del 28 de noviembre.

La idea del ejército es "solucionar" el problema de Oaxaca antes de la toma de posesión de Calderón, no obstante la situación no será tan fácil, por ello no se puede descartar que después de esta ofensiva represiva se busque llegar a algún acuerdo con la dirigencia de la APPO, tratando de hacerles ver que su única opción es rendirse.

En el caso del movimiento de la CND este 28 de noviembre también se vivieron momentos de tensión cuando los diputados de Acción Nacional ocuparon ellos mismos la tribuna del congreso, suponiendo que los diputados del PRD lo harían, de tal modo que hasta el momento de escribir estas líneas los diputados del PRD y el PAN continuaban encerrados dentro del recinto legislativo. Seguramente la idea del PAN al ocupar la tribuna es negociar con el PRD desde una supuesta posición de fuerza. En realidad el hecho de que ambos se estén disputando la tribuna es en realidad más contraproducente para los panistas, los cuales han demostrado no ser ni tan respetuosos de las instituciones ni tan pacíficos como dicen ser, incluso han empleado gases lacrimógenos para enfrentarse a los perredistas. El caso es que en esas circunstancias sería difícil emplear el recinto legislativo para la toma de posesión de Calderón.

En nuestra opinión el problema de Oaxaca es también el del movimiento contra la imposición y viceversa, no es posible plantear en estos momentos una solución separada para ambos conflictos. Lamentablemente en ambos casos se esta cayendo en una táctica incorrecta que puede ser muy peligrosa con el movimiento. En el caso de Oaxaca se ha dejado de lado el trabajo con las masas y se esta entrando en el terreno del enfrentamiento entre activistas de la APPO con los militares de la PFP. En ese terreno ello son más fuertes, tienen armas, tanquetas etc., los activistas en cambio a pesar de su valentía se ven limitados a emplear medios muy rudimentarios para defenderse. La opción más viable para enfrentar a la policía es integrar al conjunto de la oblación a las acciones de resistencia y hostigamiento a la PFP. Se trata de regresar a las colonias y desde ahí organizarse, preparando entre otras cosas un paro general. Sabemos que ya han sido largos meses de lucha y hay un desgaste palpable en muchos de los activistas, por esto mismo de debe evitar que ellos carguen con el peso del enfrentamiento a la PFP.

Por supuesto que uno de los principales peligros de la acción en contra de la PFP es la intervención de los provocadores, no hay duda que grupos infiltrados están buscando la manera de fabricar enfrentamientos en circunstancias desventajosas para los activistas, también para enfrentar esos peligros no hay más que el involucramiento y organización de las masas a partir de las colonias populares de la ciudad y de la planeación centralizada de las acciones defensivas necesarias, ello supondría la reorganización de la APPO y la constitución de un Consejo de autodefensa, con el objeto de frenar los actos aislados o anárquicos que sólo faciliten la acción de los provocadores, los cuales por supuesto, una ves descubiertos, deben ser castigados ejemplarmente.

Por cierto, en estos momentos resulta más que claro que las supuestas organizaciones guerrilleras, son totalmente inútiles para las necesidades de la lucha de masas en estos momentos. Su única acción no fue en defensa de las masas agredidas en Oaxaca sino haciendo explotar algunas bombas en la ciudad de México. La impotencia de esos supuestos grupos armados es tan sólo una muestra de la bancarrota de sus métodos.

En el frente de la ciudad de México, protagonizado por la CND no es que cuestionemos la acción de los diputados, pero es innegable que por si misma no impedirá la toma de posesión de Calderón, la cual se puede llevar acabo incluso en un recinto alterno dentro del mismo edificio del congreso. Aquí reiteramos que se requiere de una acción que no corra el resigo de implicar un enfrentamiento con los 10 000 militares que mantiene sitiado el congreso y el auditorio nacional. Se requiere una acción que imposibilite a Calderón tomar posesión, pero que al mismo tiempo le demuestre a este reaccionario represor que le será imposible gobernar, por ello hacemos tanto énfasis en la huelga general que puede implicar el bloqueo de todas las avenidas principales de la ciudad de México. Sólo la paralización completa de la ciudad generará una situación tal que Calderón tendrá que firmar su renuncia o vérselas con el pueblo en lucha.

Los compañeros de la Tendencia Marxista Militante, en la ciudad de Oaxaca y en la Ciudad de México luchan por una estrategia proletaria para enfrentar la imposición y la represión, al mismo tiempo que señalamos que sólo con los métodos de masas será posible un triunfo que nos permita dar pasos firmes al triunfo de la revolución mexicana del siglo XXI.