Mérida (Venezuela): Comunidad organizada en defensa de nuestra salud y viviendas

0
272

El barrio Las Calaveras del estado Mérida es un pequeño sector de unas 700 personas, se encuentra hacia las vías del páramo como a 15 minutos de la ciudad de Mérida. Los habitantes de nuestra comunidad nos hemos venido reuniendo, en nuestro Consejo Comunal, para resolver nosotros mismos nuestros problemas.

El barrio Las Calaveras del estado Mérida es un pequeño sector de unas 700 personas, se encuentra hacia las vías del páramo como a 15 minutos de la ciudad de Mérida. Los habitantes de nuestra comunidad nos hemos venido reuniendo, en nuestro Consejo Comunal, para resolver nosotros mismos nuestros problemas.

Los Consejos Comunales

Son organismos de democracia directa, donde la población escoge sus representantes de manera directa y estos están obligados a rendirles cuenta a la comunidad, en asamblea. Las decisiones son tomadas en asamblea. Es un arma de lucha formidable, porque involucra a toda la comunidad.

En la asamblea ocurrida el domingo 31 de octubre, donde participaron alrededor de 60 personas, casi todas las familias tenían por lo menos un representante, se han discutido todo una serie de problemas que nos afectan directamente, como son:

  1. Agua potable. Después de una serie de lluvias nuestro sistema de distribución del vital líquido ha sido seriamente afectado. El agua llega a las casas con tierra, y la hace imposible de consumir.

  2. Alumbrado publico es pésimo.

  3. Familias que permanecen en situación de alto riesgo. En este sector en épocas de lluvia, se producen deslizamientos de tierra, los últimos fueron hace menos de un mes y cobro la vida de dos niños de 1 y 3 años de edad. Al quedar su casa tapiada al producirse un deslizamiento. Las familias que tienen sus casas en situación de alto riesgo han acudido a los organismos correspondientes para ser reubicados, pero no han tenido respuesta. Lo que los obliga regresar a sus casas que se encuentran en estas graves condiciones.

  4. Contaminación ambiental por parte de la empresa “Asfalto Andes”. Esta empresa es una procesadora de asfalto y picadora de piedra, pero por la falta de inversión no le han hecho mantenimiento a las plantas lo que produce grandes expulsiones de polvo. Este punto merece una principal atención, es una empresa que se ha enriquecido explotando el ambiente, explotando a sus trabajadores, (sus trabajadores no tienen seguridad laboral, son contratados por temporadas y vueltos a despedir). En el sector hay niños que han comenzado a sufrir de problemas respiratorios. Un gran número de personas asmáticas. ¡Seguro con toda esta desinversión los empresarios han de tener buenas ganancias!

En la reunión se pudo sentir un ambiente combativo por parte de la comunidad, “si nosotros no resolvemos nuestros problemas nadie lo hará”, “ya es suficiente de tanta burla “,” cuando me enfermo, por los desechos de esta empresa, nadie me paga las medicinas”.

¿Quién nos frena?

Se ha discutido mucho de lo que se debe hacer, se ha ido una y otra vez al Ministerio del Ambiente para frenar los desperdicios de esta empresa, se ha ido una y otra vez a CORPOELEC a resolver el problema del alumbrado público, se ha ido a aguas de Mérida para resolver el problema del agua potable. Las pocas veces que hemos sido atendidos, tenemos siempre la misma respuesta: “le falta este permiso”, “dentro de poco mandaremos a supervisar”, “la comisión está en camino”. Un eterno papeleo que no resuelve nada, y solo sirve para encubrir la negligencia de algunos funcionarios públicos que no les interesa en lo más mínimo los problemas de las comunidades.

No podemos dejarnos frenar por las trabas del estado, nuestra salud, nuestras viviendas y nuestra vida dependen de esto.

¡Solo queremos una vida digna!

¡La comunidad unida lo lograremos!

¡Unidos somos fuertes!