Movimiento obrero: Balance de las negociaciones paritarias 2011

0
775

En lo que va del año  podemos afirmar que en general se han cerrado las negociaciones paritarias. Debemos señalar que las mismas tomaron solamente el punto salarial, dejando de lado lo que realmente deberíamos discutir en una real negociación paritaria, el conjunto de puntos que los trabajadores tenemos como demandas: carrera laboral, salario, condiciones de trabajo, salud e higiene en el trabajo, obra social, etc.

En lo que va del año  podemos afirmar que en general se han cerrado las negociaciones paritarias.

Debemos señalar que las mismas tomaron solamente el punto salarial, dejando de lado lo que realmente deberíamos discutir en una real negociación paritaria, el conjunto de puntos que los trabajadores tenemos como demandas: carrera laboral, salario, condiciones de trabajo, salud e higiene en el trabajo, obra social, etc.

Ya advertimos en materiales pasados que el dirigente camionero, Hugo Moyano, y la presidenta Cristina Fernández, pusieron una suerte de techo, al acordar el 24%, pagado en tres cuotas, en un claro mensaje a los trabajadores de no rebasar el aumento acordado.

De todas maneras la canasta básica empujó al conjunto de la clase a una mejor negociación con las patronales.
 
Los aumentos van desde un 24% a más del 35%, como así también la modificación de los ingresos mínimos en varios sectores.
Metalúrgicos y construcción lograron incrementos del 28%, bancarios un 29%, comercio el 30%, alimentación el 31%, etc.
En general los trabajadores del sector estatal lograron acuerdos alrededor del 24%, manteniendo en muchos casos, a los trabajadores de sector en estado de movilización y lucha, al no aceptar la pauta fijada.
También es verdad que estos promedios de aumento salarial son engañosos, porque no se reciben de una vez, sino en cuotas; de manera que la suba anual queda por debajo de esas cifras. Así, el 31% firmado en Alimentación (cuya primera cuota se pagó en mayo del 2011 y la última se pagará en enero del 2012) supone en realidad una suba anual del 26,3% hasta abril de 2012, que es cuando vence el acuerdo. Además, en algunas paritarias las subas acordadas son sobre el básico y no sobre el conjunto del salario percibido que incluye otros ítems como el presentismo, antigüedad, premios, etc.   
Evidentemente las negociaciones estuvieron acompañadas por paros en muchos casos, para lograr las pautas salariales.
Sabemos que pronto estas subas salariales serán canceladas por nuevos incrementos en los precios. De ahí que a fines de año volverá a plantearse la pelea en muchas empresas y gremios la necesidad de aumentos de emergencia.
En esta situación, las listas, corrientes sindicales y gremios de carácter antiburocrático y no sectario deberían avanzar hacia un frente común, comenzando con reuniones regionales en preparación de una asamblea o conferencia nacional donde debatir sobe un conjunto de puntos como: Introducción de la cláusula gatillo que plantee incrementos salariales automáticos con la inflación, efectivización de todos los trabajadores, subas sobre el 100% de los haberes y no del básico, delegados de seguridad e higiene, jornada laboral máxima de 40 horas semanales, delegados paritarios elegidos y revocables en asamblea, entre otros. Una campaña de agitación audaz por estos puntos podrían incrementar sensiblemente los puntos de apoyo de gremialismo antiburocrático en el seno del movimiento obrero.