Movilización de la CTA “para que la crisis no la paguemos los trabajadores”

0
99

Que la crisis la paguen los patrones. Ni despidos ni techos salariales. Vinculemos la lucha sindical con la lucha política

La Corriente Socialista El Militante apoyó la jornada nacional de movilización convocada por la CTA el viernes 7 de agosto. Nos pareció muy justo el reclamo central de esta convocatoria: "Que la crisis no la paguemos los trabajadores", así como las demandas planteadas: Paritarias libres, prohibición de los despidos, asignación universal por hijo, el 82% móvil para los jubilados, reconstrucción del Sistema de Salud y que no se sancione la imputabilidad de los menores de 16 años. Además, apoyamos la exigencia de libertad y democracia sindical, contra los atropellos de la patronal y la burocracia sindical contra los trabajadores y delegados sindicales luchadores, y  el reconocimiento de la personería gremial a la CTA.

A esto debemos agregar la exigencia de que el Estado deje de subsidiar a los empresarios, y la nacionalización, bajo control obrero, de las empresas que cierren o despidan personal.

Una planificación democrática y justa de la economía para satisfacer las necesidades sociales de la mayoría trabajadora exige además la nacionalización, bajo control obrero, de la Banca, los monopolios y latifundios que rinden ganancias exorbitantes a un puñado de ricachones parásitos.

Por otro lado, pensamos que la CTA debería haber emplazado públicamente a la CGT a sumarse a esta jornada de lucha. Al negarse públicamente a participar en la misma, la burocracia sindical de la CGT habría quedado en evidencia ante sus bases. Así ayudaríamos al desarrollo de corrientes sindicales de oposición en esta central y a generar una simpatía mayor en las bases de la CGT hacia la CTA y a las posiciones político-sindicales planteadas en esta jornada de lucha.

Al mismo tiempo. los militantes y activistas de la CTA debemos exigir a la dirección que pase de las palabras a los hechos en su accionar sindical cotidiano, que se respete integralmente la democracia sindical dentro de la propia central y se amplíe la participación de las bases en la toma democrática de decisiones y en la elaboración de nuestro pliego de reclamos, a nivel sectorial y nacional.

El alineamiento patronal del gobierno y la oposición de derecha, nos obliga a completar nuestros planteos sindicales con la lucha política, proclamada en las asambleas de la Constituyente Social auspiciada por la CTA, y dar el paso hacia la construcción de un movimiento político con eje en la clase trabajadora.

El planteo de conformar un Movimiento Político, Social y Cultural es acertado y creemos que debería adoptar la forma de un Partido de Trabajadores, con un programa socialista, que incorpore a expresiones políticas de izquierda ya existentes, como Proyecto Sur, y a los demás sectores populares.