México: el Movimiento Popular de Guerrero marca el camino a seguir

0
147

La lucha de los maestros guerrerenses que se han unificado con las policías comunitarias, con campesinos, indígenas, sindicalistas, estudiantes normalistas, etc. y formado el Movimiento Popular de Guerrero (MPG) es una muestra de las profundas fuerzas transformadoras que se mueven debajo de la sociedad mexicana. La descomposición del sistema, que se traduce en pobreza, violencia, explotación y muerte para las masas, está llevando a la inminente necesidad de la unidad de los trabajadores de Guerrero y del país.

Hemos visto movilizaciones históricas en Guerrero y no solo por su magnitud. Hemos sido testigos de la liberación de presos políticos, tomas de instalaciones, de carreteras tan importantes como la Autopista del Sol, enfrentamientos con las fuerzas armadas, marchas armadas, destrucción de oficinas públicas, etc. El Estado quiere tachar al movimiento de violento cuando ellos, al servicio de los caciques locales durante toda la historia, han aplicado una violencia salvaje contra los campesinos y proletarios. Los medios burgueses critican el caos generado por el Movimiento Popular de Guerrero, pero el verdadero caos lo ha generado el sistema capitalista que defienden.

Guerrero es un Estado con una particular historia de represión, lleno de caciques privilegiados y masas empobrecidas que superan la media nacional, se estima que el 65% de los 3.380.000 de pobladores se encuentra en ese estado. Esa desigualdad mantenida históricamente con fuertes métodos represivos ha llevado a dar una respuesta de las masas de enormes magnitudes.

En palabras de Francisco Bravo, dirigente de la CNTE en el DF, “Cuando se conjuntan el hambre, la pobreza, la marginación, la violencia, la injusticia, al final quedan puntos coincidentes donde se cruzan nuestras demandas. Claro que puede haber una situación de esta naturaleza. En Guerrero ya avanzó el asunto porque el factor educativo es sólo uno de los muchos que hay”.

Y añade:

“Pero Guerrero es solamente un polo. Muchos otros pueden estallar. Ya somos bastantes en el país como para borrarnos de un solo plumazo. Eso habla de que hasta ahorita hemos priorizado el diálogo. Si ellos (los gobernantes) no se dan cuenta de que se trata de abrir un espacio importante para el diálogo, sin simulaciones, si nos siguen dando largas, lo que se va a generalizar en el país es la protesta” (Proceso 1902).

La CETEG

La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) nació en el año 1989 como la expresión local de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). En los últimos años ha desarrollado movilizaciones importantes como en el 2007 contra la reforma a la Ley del ISSSTE o el año pasado contra la inseguridad generada por la Guerra de Felipe Calderón.

La CETEG no cuenta con la representación sindical legal, porque el burocratismo charro, que hasta hace poco estaba encabezado por Elba Esther Gordillo, siempre ha maniobrado, con la ayuda del Estado,para mantener el control del aparato del SNTE. De tal forma que la CETEG mantiene un Comité Ejecutivo Estatal Democrático alterno al legal pero ilegitimo. Esta es una medida correcta porque al no abandonar al sindicato han permitido ir ganando a las bases a la corriente democrática. Pese a no contar la CETEG con el reconocimiento legal, la organización del magisterio democrático y su lucha los ha llevado a poder negociar y conseguir mejoras para los agremiados y ahora el mismo gobernador y el parlamento local los han tenido que reconocer y negociar con ellos.

Esta lucha es una oportunidad para que se reconozca legalmente a los dirigentes democráticos y se eche de una vez por todas al comité sindical espurio, para poder formar un nuevo bastión permanente de la lucha magisterial como lo son Michoacán y Oaxaca donde el ala democrática tiene el control real y legal de sus secciones sindicales.

El sindicato de maestros tiene dos caras, la burocrática que busca mantener el control de la base magisterial y ser un instrumento más del propio Estado mexicano para perpetuar el sistema, por ejemplo utilizándolo como un importante aparato electoral para la derecha; la otra cara,el ala democrática con tradiciones insurgentes de lucha. El magisterio democrático es uno de los sectores más combativos y avanzados del sindicalismo mexicano y uno de los planes del actual gobierno es acabar con él.

La lucha contra la reforma Educativa

El derecho a que todo mexicano tuviera acceso a la educación, principalmente los hijos de campesinos y obreros a quienes les estaba negada, se consiguió con sangre y fuego, fue en esencia una de las conquistas de la Revolución Mexicana iniciada en 1910. Esta fue una medida sumamente progresista, sin embargo años de burocratismo y de falta de apoyo real a la educación pública han llevado al país a un rezago educativo profundo.

Los profesores del país, y en particular quienes se organizan por sus derechos y la defensa de la educación pública, son tratados como criminales y se encuentran sometidos en una campaña permanente de desprestigio y calumnias por parte de los medios masivos de comunicación.

Al finalizar el sexenio pasado apareció repentinamente una Asociación Civil llamada Mexicanos Primero formada por conocidos empresarios, quien impulsó un “documental” producido por Carlos Lorett de Mola, uno de los comentaristas estrella de Televisa. Dando golpes a una figura odiada como Elba Esther Gordillo, De panzazo, en realidad tenía otro objetivo en la mira, el magisterio democrático y los maestros en su conjunto a quienes se les culpa de los grandes rezagos y males que hay en la educación.

Peña Nieto llegando con un enorme desprestigio y relativa debilidad, impulsó el pacto por México entre el gobierno Federal, el PRI, el PAN y el PRD para llevar adelante todo un plan de reformas contra las masas que desde años no han podido aprobar. Seguidamente se encarcela a Elba Esther Gordillo como un golpe publicitario que le permita ganar legitimidad y así avanzar con la aprobación del primer paso del Pacto por México: la Reforma Educativa.

Mexicanos Primero disfrazada de organización ciudadana es en realidad un grupo de presión de los capitalistas mexicanos, quienes junto con la OCDE, son quienes han dictado la línea de la reforma educativa, es decir que es una reforma realizada por la burguesía en defensa de sus intereses.

Después de una campaña donde se culpa a los maestros de los problemas de la educación del país, ahora se dice que se tienen que evaluar y quienes se oponen a esta reforma es porque se oponen a ser evaluados y por tanto rechazan la tan necesaria calidad educativa. En realidad la evaluación es una medida política para despedir a los profesores disidentes y avanzar en el desmantelamiento del sindicato.

Esta reforma educativa es la continuación de la reforma laboral que abre el camino a eliminar toda una serie de conquistas sindicales. También abre el paso a la privatización de la educación en el sentido que el Estado se desentiende de su deber del financiamiento de las escuelas y abre el paso para legalizar las cuotas económicas o en especie de los padres de familia, sobre quien recaerá el financiamiento de las escuelas, algo que es ofensivo para los pobres padres de familia de entidades como Oaxaca, Chiapas, Guerrero y otras zonas del país con altos niveles de pobreza.

El 21 de diciembre, 3 semanas después de haber tomado posesión Peña Nieto, la reforma fue aprobada con 360 votos a favor, 51 en contra y 20 abstenciones. Era necesario que los congresos de 17 de las 32 entidades federativas del país aprobaran esta reforma Educativa. Con una rapidez sin precedentes fue aprobada uno a uno por los estados, pero la resistencia magisterial hizo que no se lograra la unanimidad siendo rechazada en estados como Michoacán, Oaxaca y Morelos.

La lucha magisterial en Guerrero

La reforma se impulsó de una forma tan rápida que no dio tiempo a que el movimiento en rechazo se desarrollara antes de su aprobación. Hemos visto en varios Estados movilizaciones importantes y algunos paros de labores. En Guerrero los maestros decidieron hacer un plantón en Chilpancingo, la capital estatal.

A diferencia de lo que se dice, los profesores no se niegan a ser evaluados o a que mejore la educación del país, de hecho en varios estados los maestros han desarrollado propuestas muy acabadas para mejorar la educación. En Guerrero la lucha de la CETEG ha conseguido algunos avances como la creación del Instituto Estatal de Evaluación y el Centro de Investigación Educativa que ahora se pretenden revertir con la nueva reforma. La CETEG planteaba no solo el rechazo a la reforma educativa federal sino la aprobación de una reforma estatal desarrollada por los maestros mismos.

Las principales demandas de la CETEG son garantizar la gratuidad de la educación, la evaluación democrática, el respeto a los derechos laborales y otorgar plazas a los egresados normalistas.

El Movimiento Popular de Guerrero

La negativa del Estado a resolver las demandas magisteriales llevaron a la CETEG a buscar apoyo entre la población guerrerense, encontrando un terreno fértil. Al problema de la pobreza, siendo Guerrero junto a Estados como Oaxaca y Chiapas de los más pobres del país, hay que añadir la violencia que se incrementó exponencialmente con la Guerra impulsada por Felipe Calderón. 67 de los 81 municipios (82.7%) de la entidad sufren de la violencia del crimen organizado. Los maestros en el pasado no estuvieron excluidos de este problema, el crimen organizado intentó cobrarles cuotas e incluso secuestraron a profesores donde los mentores de la CETEG tuvieron que pagar sus rescates, aunque algunos no regresaron a casa y fueron asesinados. Los maestros realizaron diversas manifestaciones el sexenio pasado contra la guerra y la violencia.

Asesinatos violentos, cabezas tiradas en el paradisiaco puerto de Acapulco, violaciones a turistas, extorciones a negocios y a los campesinos, muertes en las comunidades, han sido cosas que se han vuelto cotidianas. Primero en la costa chica y después en otras zonas del Estado se fueron creando policías comunitarias como la única medida viable para hacer frente al caos. Estas se suman a policías comunitarias constituidas en 1995, que operan hasta la fecha.

Cuando la dirigencia de la CETEG fue a visitar a las comunidades para hablar con la población pidiendo ayuda se fue estableciendo de manera natural un lazo de unidad. Eliseo Villar, comandante de la policía comunitaria de San Luis Acatlán dijo a la revista Proceso: “Se tiene que apoyar al magisterio, así se decidió en una reunión de todos los comisarios. De hecho la participación de la policía comunitaria es totalmente por acuerdo de las comunidades y de las autoridades, así que detrás de cada policía está toda la comunidad” (Proceso 1902).

El 5 de abril 3 mil maestros fueron desalojados violentamente de la Autopista del Sol por 2 mil Policías Federales. El látigo de la contrarrevolución hizo que avanzara la lucha revolucionaria, la respuesta fue una escalada del movimiento con manifestaciones aún mayores donde finalmente se concretó la unidad del movimiento conformándose el Movimiento Popular de Guerrero (MPG) que además de contar con la CETEG y Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC) que tiene presencia en 12 municipios, se encuentran el Frente Único Estatal de Representantes Sindicales Autónomos con 12 sindicatos, los estudiantes normalistas, padres de familia, el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Parota y defensores de Derechos Humanos.

El 8 de abril el pueblo de Guerrero marchó con las armas en la mano por Chilpancingo exigiendo la liberación de los presos políticos, las fuerzas represivas del Estado no pudieron impedir esta movilización y al final fue liberado Nahúm Santos Bartolo, comandante de las Policías Comunitarias. Hemos visto manifestaciones con más de 100 mil asistentes como la del 10 de abril en el aniversario de la muerte de Zapata o el 18 de abril donde 120 mil manifestantes (incluyendo contingentes solidarios de otros Estados) marcharon y tomaron el congreso local.

La lucha violenta

En el momento de escribir estas líneas el movimiento es lo suficientemente fuerte como para ser aplastado por las fuerzas represivas del Estado, pero en sí mismo no es tan poderoso, por ahora, para hacer retroceder al régimen en su ofensiva.

El congreso guerrerense con mayoría perredista finalmente rechazó las demandas de la CEGET, dio la espalda a la lucha del pueblo y aprobó la reforma educativa de Peña Nieto. Después de un combativo y masivo mitin en la plaza central de Chilpancingo vimos una reacción de rabia donde en una marcha a su paso se destruyó el mobiliario y se incendiaron los locales del PAN, MC, PRD (por segunda vez) y el PRI. Como respuesta se han enviado a más de 300 elementos de la Policía Federal que seguramente reprimirán en las siguientes protestas y se han girado órdenes de aprensión contra los dirigentes de la CEGET, en un claro intento de que estos traten de moderar la lucha.

El propio gobernador,Ángel Aguirre, ha declarado que pudo haber infiltrados en las protestas que buscan muertos para radicalizar la lucha, lo que sin decirlo explícitamente hacía referencia a grupos guerrilleros.

El ya citado Eliseo Villar de las Policías Comunitarias explica desde el lado de las masas el sentir: “El gobierno ya golpeó al magisterio y la gente está muy molesta, está dispuesta a pasar a un movimiento violento, como son levantamientos armados por donde sea. Si vemos las causas por las que surgió el movimiento, vemos que se le está afectando directamente a toda la ciudadanía, a los obreros, campesinos, indígenas, a todos. Es un interés común que en cualquier momento en que se dé la violencia van a brotar más expresiones violentas, levantamientos en contra del gobierno” (Proceso 1902).

Los recientes acontecimientos corroboran sus palabras. Es común escuchar en las marchas la consigna “Guerrero, Estado guerrillero”. Incluso sectores de la burguesía reconocen la situación tan delicada. Pioquinto Damian Huato, empresario local y antiguo Secretario de Educación Pública estatal señaló: “Guerrero es una hojarasca, basta con una chispa y viene el incendio. No olvidemos que por el autoritarismo nacieron guerrilleros como Lucio Cabañas y Genaro Vázquez. Creo que el gobierno se debería integrar del lado de los maestros, para que integren sus propuestas en la ley secundaria” (La Jornada, 10/04/13).

Pero no lo hicieron, no podían demostrar debilidad en una reforma clave como la educativa que pudiera ser ejemplo para otras luchas a nivel nacional.

El tema de la violencia es causado por esta sociedad desigual capitalista, la violencia del pueblo no se compara en nada con lo que han sufrido las comunidades con el crimen organizado ni con la represión histórica del Estado. Paco Taibo II acaba de republicar su cuento: “El mundo en los ojos de un ciego”, que no está muy lejos de la realidad. Es un homenaje a los 446 hombres y 2 mujeres perredistas asesinados durante el sexenio de Salinas de los que los dirigentes comunitarios de Guerrero suman una buena cantidad. Hay un abismo de distancia entre el pueblo que luchó en 1988-89 y los actuales dirigentes perredistas acomodados en sus confortables curules con sus ofensivos sueldos.

No podemos tener una actitud moral con respecto a la violencia, tenemos que preguntarnos ¿Quién ejerce la violencia, bajo qué intereses de clase y a quién beneficia? Y nuestras simpatías estarán con quienes aspiran a acabar con este violento y desigual sistema de explotación llamado capitalismo y nos opondremos tajantemente a la violencia estatal que hoy afila sus garras para reprimir a los trabajadores guerrerenses.

Pero dicho sea esto tenemos que preguntarnos ¿Cuáles son los mejores métodos para llevar la lucha a su triunfo? Debemos rehuir a acciones violentas ultraizquierdistas de un pequeño grupo de héroes aislados del movimiento que pretenden sustituir el papel de las masas. No hay atajos para la lucha de clases. La destrucción de las oficinas públicas y partidarias sin duda que tendrán simpatías entre amplios sectores que están hartos del actual régimen y de los partidos que están tan alejados de los problemas de los trabajadores y jóvenes de a pie, pero para los sectores de los trabajadores que pueden tener dudas puede ser un buen pretexto para que los medios burgueses de comunicación intensifiquen la campaña de desprestigio e intenten alejarlos de la lucha o incluso tratar de dividir a los propios compañeros que ya están movilizados. También dan argumentos para la represión.

La vara con la que debemos medir nuestras acciones es si estas nos ayudan a alcanzar nuestros objetivos o nos alejan de ellos. Cabe preguntar si esto ayuda a la unidad del movimiento de trabajadores o no. Más efectivo que la destrucción de los locales de los odiados partidos políticos es el impulsar una huelga estatal del conjunto de la clase obrera, lo que implica ganar la simpatía y el apoyo activo de los sectores de los trabajadores que aún no entran a luchar.

Por un frente único de los explotados a nivel nacional

La unificación del movimiento en Guerrero es un enorme paso al frente y nos marca el camino a seguir a nivel nacional. Los trabajadores debemos golpear todos juntos a nuestros enemigos comunes: la clase capitalista, que es la impulsora de las reformas contra los trabajadores, y su brazo ejecutor, el Estado. Sindicatos como el SME se han manifestado con el magisterio y el movimiento en Guerrero está siendo un impulso para el movimiento magisterial en otros estados, donde la CNTE se está aliando en entidades como Michoacán y Oaxaca con diversas organizaciones de trabajadores y estudiantes.

Es necesaria la unidad del movimiento obrero y la juventud revolucionaria, y si bien se están dando pasos importantes todavía falta mucho por avanzar. Es importante ganar a los trabajadores de la salud, estatales y en especial los relacionados con el sector Turismo que sigue siendo la rama clave de la economía. Siguiendo el ejemplo de la CETEG se deben crear corrientes democráticas en los sindicatos charros y luchar por ganar a la mayoría de la base para la lucha. Se debe trabajar en impulsar una huelga estatal de los trabajadores que sea un impulso para una huelga nacional del conjunto del movimiento obrero.

El Morena en el Estado de Guerrero se ha manifestado a favor de la lucha de la CETEG y se ha movilizado junto con ellos, esto se ha dado por iniciativa local sin que la dirección nacional realice un plan claro que ayude a la unificación, a pesar que ese es el sentir de la base. Pese a que el Morena se declara un partido-movimiento la realidad es que en la búsqueda por constituirse en partido se orientan erróneamente los planes de trabajo y casi todas las fuerzas a acciones como la afiliación (sin muy buenos resultados por cierto). Es urgente cambiar de táctica priorizando la lucha y la unidad con el resto de los trabajadores del país. Desde las bases, diferentes comités se organizarán para apoyar la lucha de Guerrero, pero lo que se necesita es que la dirección del Morena sin titubeos organice ya un plan nacional de apoyo con el objetivo de llegar a una huelga general.

Esta crítica que se hace a la dirección del Morena podría aplicarse en esencia a muchos dirigentes sindicales, que incluso están en una parálisis mayor. El gobierno de los capitalistas ya aprobó la reforma laboral, también la educativa, quieren elevarnos los impuestos a los trabajadores en productos tan básicos como los alimentos o las medicinas, intentan entregar el petróleo a los capitalistas para el beneficio de unos cuantos. Es urgente avanzar en un frente único del Movimiento Popular de Guerrero, el magisterio a nivel nacional, los estudiantes normalistas y no normalistas, los sindicatos, el Morena, los desempleados y demás compañeros. Necesitamos generar un movimiento lo suficientemente fuerte no sólo para revertir los ataques sino para ir a la ofensiva contra quienes nos quieren arrebatar todas nuestras conquistas históricas.

Extendamos la lucha de Guerrero

Los métodos de lucha del movimiento obrero y campesino cuestionan la propia viabilidad y funcionamiento del Estado de la oligarquía. Se escuchan voces en el movimiento en Guerrero de desconocimiento de los poderes estatales. El armamento del pueblo ha sido más efectivo que el aparato estatal para resguardar la seguridad y la vida de la población.

En el 2006 en Oaxaca el movimiento iniciado con los maestros se transformó en un soviet, donde el movimiento de las masas organizadas en la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) fue tan fuerte que generó una dualidad de poderes entre el Estado de los capitalistas y el naciente poder de los trabajadores. Ulises Ruiz, entonces gobernador, no podía ni pararse en la capital Oaxaqueña y la propia seguridad de esta ciudad estaba a cargo de policías magisteriales y de la población que mantenían el orden. La APPO llego a tener bajo su control estaciones de radio y hasta una televisora, a través de las cuales difundían los mensajes y organizaban la lucha.

La ventaja de Oaxaca en el 2006 es que había un movimiento de masas nacional y una correlación de fuerzas más favorable, pero la única forma en que podía haber triunfado el naciente poder de los trabajadores era extendiéndose a nivel nacional, esto fue lo que al final determinó la derrota. Debemos aprender de esa experiencia.

El Estado es un aparato represivo compuesto por funcionarios y hombres armados que tiene el objetivo de defender los intereses de la clase dominante. Por regla general tienen el monopolio de la violencia. Las policías comunitarias y las protestas del pueblo armado están cuestionando este poder y eso no lo pueden tolerar. Ellos buscaran aplastar estas experiencias que embrionariamente expresan el naciente poder de los trabajadores, nosotros debemos generalizar y extender estas experiencias a nivel nacional.

Con la imposición de Peña Nieto en la presidencia el movimiento de masas a nivel nacional se dispersó y cayó en un relativo reflujo, pero con los ataques sin precedentes solo están echando fuego a una hoguera que inevitablemente se incendiará. Para que este movimiento no sufra una derrota como la de la APPO es necesario extender la lucha, formando Movimientos Populares en cada Estado, realizando un frente único de los trabajadores.

Debemos extender experiencias como la CETEG y en general el magisterio democrático al resto de los sindicatos y basados en un frente único impulsar todos, la realización de una huelga general en contra de la represión, en contra de la violencia y de las reformas de los capitalistas.

El Morena surgió de toda una experiencia de luchas de los trabajadores (desafuero, fraude electoral, defensa del petróleo, etc.), su separación como organización aparte obedece a que se quiere construir un partido distinto que verdaderamente aspire a una transformación profunda del país y no repita prácticas burocráticas y conciliadoras que están claramente marcadas en el PRD.

E{ Morena no sólo se debe pronunciar a favor de la lucha del Movimiento Popular de Guerrero, por una vida libre de violencia y explotación. También debe impulsar esta lucha con todos los sectores y a todos los niveles. Tiene que desarrollar conjuntamente con los sindicatos un plan de acción encaminado a realizar una huelga general contra la reforma educativa; la imposición del IVA a alimentos, medicinas y libros; contra los ataques a los sindicatos y derechos laborales; contra la privatización de Pemex y por la renacionalización de las industrias privatizadas, bajo control democrático de la clase obrera.

El Morena no puede quedarse callado, mirando hacia adentro y dejando la vinculación con la lucha obrera a la iniciativa de su base que sí ve y vive la necesidad de esta.Sólo retomando las raíces de lucha que dieron origen a Morena se podrá consolidar y crecer como partido verdaderamente de las masas. Vemos que el pueblo está dispuesto a dar una lucha heroica, pero aislada ninguna lucha tiene futuro. Hoy más que nunca necesitamos de un frente único.

Los marxistas consideramos que el objetivo último es acabar de una vez por todas con el causante de todos estos males que sufrimos, que es el sistema capitalista. La lucha por el socialismo no está alejada de nuestras luchas cotidianas. Los trabajadores sacarán la conclusión de acabar con el actual sistema bajo una serie de experiencias, en las luchas del día a día, y lo que vivimos en Guerrero es una escuela de lucha revolucionaria donde el proletariado y el campesinado están sacando enormes conclusiones y nos están poniendo el digno ejemplo al conjunto de la clase obrera a nivel nacional.