Los marxistas en el sexto congreso del PRC

0
297

En marzo de 2005 el Partito della Rifondazione Comunista (Partido de la Refundación Comunista, PRC) llevará a cabo a su sexto congreso nacional. El precongreso comenzará en Enero de 2005, por lo que habrá un período intenso de tres meses de reuniones de grupos de base y congresos provinciales del partido.

Italia

En marzo de 2005 el Partito della Rifondazione Comunista (Partido de la Refundación Comunista, PRC) llevará a cabo a su sexto congreso nacional. El precongreso comenzará en Enero de 2005, por lo que habrá un período intenso de tres meses de reuniones de grupos de base y congresos provinciales del partido.

Durante los últimos 18 meses, el secretario del PRC, Bertinotti, ha dado un agudo giro a la derecha. Esto quedó claro cuando en octubre el PRC firmó un acuerdo oficial con los cuatro partidos de la coalición “Árbol de Olivo” y con el anterior presidente de la Comisión de las Comunidades Europeas, Romano Prodi. Este acuerdo declara que una coalición de nueve partidos denominada “Gran Alianza Democrática” se presentará las próximas elecciones generales respaldando a Prodi como su candidato a Primer Ministro. Todos estos nueve partidos formarán un gobierno de coalición si Berlusconi es derrotado en las elecciones generales, que deben realizarse en 2006.

Este agudo giro a la derecha de Bertinotti significa que el PRC estará amarrado a un gobierno de colaboración de clases, una coalición donde los partidos de izquierda serán utilizados por la clase dominante para implementar las peores políticas de privatizaciones, flexibilización laboral, ataques contra el estado de bienestar, y demás.

Para ser aceptado en esta alianza, Bertinotti ya ha abandonado la posición que mantenía respecto a Irak. Ha abandonado la demanda central del retiro inmediato e incondicional de las tropas italianas de ese país.

Este giro representa una amenaza para el futuro mismo del PRC. La implicación en una coalición de este tipo inevitablemente provocará una profunda crisis dentro del partido, una pérdida de apoyo y un descrédito general del partido, el cual sería identificado con las políticas pro burguesas de este tipo de gobiernos de coalición.

No sería la primera vez que el partido considere brindarle apoyo a una colación de esta naturaleza. Durante los años 90, el PRC estuvo implicado en una mayoría parlamentaria en apoyo al entonces gobierno de Prodi (1996-98). En ese entonces estaba en la posición de apoyar al gobierno con sus parlamentarios, sin realmente tener ningún ministro. Pagó un elevado precio por el apoyo que prestó a Prodi. Después de haber apoyado una larga serie de ataques contra los derechos de los trabajadores, la dirección del PRC quedó bajo la presión de sus bases y fue forzada a abandonar la coalición.

La decisión para retirar el apoyo del partido al gobierno de Prodi provocó una escisión con el ala derecha del partido que se apartaba y formaba su propia pequeña fuerza. De toda esta experiencia el partido salió seriamente debilitado. Eso explica en gran parte el por qué el PRC no pudo hacer ningún avance real en los siguientes años.

A pesar de la profunda crisis dentro de las organizaciones reformistas y de la ola de movilizaciones de masas que ha barrido a toda Italia en los últimos tres años, el PRC no ha podido aumentar su base de apoyo. Su pasado pesa en su presente. La cuestión de la colaboración de clases y la perspectiva de un gobierno de coalición serán por lo tanto los puntos principales en el debate del congreso.

Sin embargo, también serán discutidos otros puntos importantes. El giro a la derecha de Bertinotti ha sido preparado y defendido durante un período por una campaña general de revisionismo ideológico. Bajo la falsa cubierta de ser una crítica de los errores y horrores del comunismo del siglo XX, en realidad representa desechar completamente cualquier elemento de Marxismo y Leninismo así como el abandono de un punto de vista de clase. Abre el partido a las ideas del pacifismo pequeño burgués, a la “ética cristiana del socialismo” y a todas esas ideas superficiales que son tan populares entre los denominados intelectuales “radicales” del movimiento anti-globalización.

Ha habido un fuerte debate dentro de los cuerpos principales a medida que el partido se preparaba para el período precongresal. De este debate han surgido cuatro documentos de oposición diferentes y que serán presentados contra las “Tesis” de Bertinotti en el congreso. Éste es el resultado de resquebrajamiento tanto de la vieja mayoría como de los bloques de la minoría. En los dos congresos anteriores (1999 y 2002) había solamente dos documentos, el de la Mayoría alrededor de Bertinotti, y el de la izquierda del partido. De hecho, el ala izquierda del partido era denominada comúnmente como la “Segunda Resolución”.

En el Comité Nacional del partido, la resolución de Bertinotti recibió un apoyo del 59%. La segunda resolución en términos de acogida en el Comité Nacional fue la presentada por los camaradas organizados alrededor del periódico “L’Ernesto”, bajo el título “Essere comunista” (Ser Comunistas). En general son vistos como una facción “neo estalinista”. Apoyan posiciones que en la arena internacional son defendidas por partidos tales como el PCRF (Rusia) o el KKE griego. Por ejemplo, hablan de la necesidad de un “bloque” de países (Rusia, China, etc.) para enfrentarse al imperialismo de los EEUU.

La facción “Ernesto” hasta hace poco era parte de la mayoría del partido que apoyaba a Bertinotti. Pero fueron forzados por Bertinotti a pasarse a la oposición y ahora están criticando muchas de las revisiones ideológicas llevadas adelante por Bertinotti. También son críticos del apremio con el que se va hacia un acuerdo con la coalición de Centro-Izquierda y favorecerían más bien una especie de acuerdo parcial, es decir, apoyo para un gobierno de Centro-Izquierdo desde afuera sin formar parte del gobierno, siguiendo la misma línea del “apoyo externo” dado por el PC hindú al Gobierno del partido del Congreso.

Otro grupo que se separó de Bertinotti fueron los “Mandelistas”[2] (también conocidos por su afiliación internacional al Secretariado Unificado), quienes consiguieron un apoyo del 5.7% en el Comité Nacional. Previamente estuvieron en alianza con Bertinotti. De hecho, eran parte de la facción mayoritaria que ha tenido la dirección del PRC desde 1998. Sólo muy recientemente es que rompen con Bertinotti. Se están aferrando a la línea del último congreso del partido y defienden un acercamiento sin críticas al movimiento anti globalización, proponiendo la idea de construir un supuesto “Nuevo Movimiento de los Trabajadores”. Han abandonado cualquier referencia al Trotskismo y “en principio” no están en contra de alianzas con partidos burgueses.

Mientras la vieja mayoría del PRC se ha atomizado en sus componentes, el ala de izquierda también está atravesando una seria crisis. En los últimos años, nosotros -los partidarios del periódico marxista FalceMartello– hemos librado una batalla sin cuartel para superar las limitaciones sectarias del ala izquierda del PRC. En particular, nos hemos opuesto a muchas de las ideas propuestas por la principal fuerza dentro del ala izquierda oficial del partido, la “Associazione Marxista Rivoluzionaria – Progetto Comunista” (Asociación Marxista Revolucionaria – Proyecto Comunista), una escisión de la vieja organización de los Mandelistas, quienes ahora están vinculados al Partido Obrero argentino. Se ha dado un largo debate en torno a cuestiones tales como el concepto marxista del Frente Único, la naturaleza de clase del partido DS (conocido antes como el PDS) que ellos consideran un partido burgués, la táctica en los sindicatos, etc. A pesar de nuestros esfuerzos, este grupo no sólo no corrigió ninguno de sus errores, sino que mostraron ser incapaces de aceptar nuestra crítica política. En 2001 reaccionaron de una manera burocrática con la “expulsión” de nuestros camaradas del ala izquierda del PRC.

Después de aquel episodio experimentaron toda una serie de conflictos, fracturas y de personas que simplemente rompían con ellos, lo que redujo su representación en el Comité Nacional del PRC de 15 a 9 miembros (el 7,3% del total). Después de su negativa final de abrir algún debate democrático serio para ver si había alguna base política para una lucha común contra la implicación del PRC en políticas vergonzosas de colaboración de clases, llegamos a la conclusión que con ellos no hay futuro para una oposición de izquierdas en el PRC. Por ello vimos que era necesario presentar nuestra propia posición independiente, de modo que cualquier miembro del PRC que participe en el congreso pueda ver las diferencias políticas y formarse su propia opinión en un debate político abierto.

Es por ello que también propusimos nuestra propia resolución en la última reunión del Comité Nacional, bajo el título “Rompere con Prodi, preparare l’alternativa operaia” (Romper con Prodi, preparar la alternativa de los trabajadores). En el pasado, cualquier tendencia que deseaba proponer un documento alternativo al congreso del partido tenía que tener el apoyo de cierto número mínimo de miembros del Comité Nacional. Nuestro documento fue firmado solamente por dos miembros del Comité Nacional. Pero esta vez las reglas del congreso eran que si una tendencia podría recoger las firmas de por lo menos de 500 miembros del partido, entonces el documento podía convertirse en un documento oficial del congreso, con el derecho de ser discutido y votado en todas las conferencias de los grupos de base. Así, hicimos campaña dentro del partido y nuestros camaradas se avocaron inmediatamente a recoger el número requerido de firmas. La campaña fue realizada de forma brillante y en menos de 20 días recogimos 790 firmas en 51 diferentes organizaciones provinciales del partido.

Para nosotros esto es un gran éxito. Significa que podremos presentar nuestras posiciones en todas las organizaciones del partido, a todos los niveles. Aunque seguimos siendo pocos, estamos seguros que nuestra postura será escuchada cuidadosamente por los mejores y más activos miembros del PRC e incluso fuera del mismo partido. Los medios ya han reportado estos acontecimientos, lo que demuestra que somos una tendencia establecida y reconocida dentro del partido.

Cuando el congreso haya terminado, estamos confiados en que no sólo veremos un resultado positivo para nuestra resolución en términos del creciente apoyo dentro de las filas del partido, sino -y esto es lo más importante- que también podremos planear a futuro para avanzar y dar pasos más grandes en nuestro trabajo de conectar las genuinas ideas del Marxismo con el movimiento de masas de la clase obrera italiana.

Durante diciembre lanzaremos nuestra campaña precongresal y presentaremos públicamente nuestro documento al congreso. Entre los oradores de campaña estará también Alan Woods, editor del sitio web In Defence of Marxism (En defensa del Marxismo), quien dará sus saludos internacionales a la campaña, la que esperamos sea todo un éxito.

Notas

El camarada Claudio Bellotti, autor de este artículo, es miembro de la Ejecutiva Nacional del PRC, así como del Comité de Redacción de la revista marxista italiana FalceMartello.

Mandelistas: Seguidores de las teorías de Ernest Mandel, dirigente de la IV Internacional nacido en Frankfurt, Alemania. Sus métodos y erróneos análisis teóricos contribuyeron a la degeneración de la IV Internacional.

1 de diciembre de 2004