¡Libertad inmediata de Sebastián Romero! ¡No a la judicialización de la protesta!

Desde la Corriente Socialista Militante, sección argentina de la Corriente Marxista Internacional exigimos la inmediata liberación de Sebastián Romero detenido hoy, 30 de mayo, en Uruguay. Su persecución, llevada adelante por el juez Sergio Torres, y posterior detención es un atentado a los más elementales derechos democráticos poniendo en evidencia una vez más la existencia de presos políticos y un proceso de acoso judicial a militantes políticos como Cesar Arakaki, Daniel Ruiz, Milagro Sala o Luis D’Elía.

Desde hace 29 meses Sebastián Romero, militante del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU), es perseguido judicialmente y declarado prófugo. Acusado de intimidación publica, daños y resistencia a la autoridad luego de haber sido grabado tirando fuegos de artificio de venta libre junto a cientos de miles de personas en las movilizaciones de diciembre de 2017 contra la reforma jubilatoria impulsada por Mauricio Macri y Cambiemos en el Congreso. Dicha reforma fue ampliamente repudiada en las calles por la confiscación que representaba sobre las jubilaciones, a lo que el Gobierno macrista respondió con una feroz represión que duro horas e implico una autentica cacería contra los manifestantes.

La demonización a la que fue sometido el compañero Romero en los medios hegemónicos y su posterior pedido de captura busca amedrentar a quienes se organizan y luchan contra los ajustes de los gobiernos. Los delitos flagrantes de empresarios y políticos son moneda corriente y quedan impunes en nuestra cara, pero cuando se trata de golpear a la juventud trabajadora y militante el peso de la ley cae con fuerza ¡Esa es la justicia capitalista!

En este marco el poder judicial tuvo detenido, durante más de un año, en una cárcel de máxima seguridad a Daniel Ruiz, trabajador petrolero y compañero de Sebastián Romero en el PSTU como manera de extorsionar y presionar por la captura de Romero.

Son Patricia Bullrich, Mauricio Macri y todos los funcionarios que llevaron adelante la represión y el saqueo de CAMBIEMOS los que deberían estar presos y no Sebastián Romero.

El capitalismo argentino en crisis impone su lógica de ajuste, la crisis mundial del capitalismo está despertando la rebelión en la región y el mundo. En Chile desde hace unas semanas vemos revueltas de hambre que comenzaron en el sur de Santiago y se han ido extendiendo, en Ecuador hay un aumento de las movilizaciones en varias ciudades del país, miles salieron a la calle esta semana para protestar contra las leyes de flexibilización laboral y el ajuste. En Bolivia se vienen realizando marchas, bloqueos y movilizaciones exigiendo la renuncia de la dictadora Jeanine Áñez ante el hambre que sacude al país.

Irak, Irán, El Líbano y Argelia están atravesados por la efervescencia social y oleadas de protestas ante la crisis sanitaria y económica.

Como vemos la profundidad de la crisis capitalista que sacude el mundo, donde pandemia y crisis económica avanzan entrelazadas, está sacudiéndolo todo y Argentina, como parte del capitalismo mundial, no será ajena a este proceso. La importancia de la organización política y la militancia por parte de la juventud, los trabajadores y trabajadoras es fundamental en este proceso para poner un freno al retroceso de nuestras condiciones de vida y avanzar en la resolución de la crisis sanitaria, económica y social.

Es por eso por lo que debemos defender firmemente los derechos democráticos que nos permitan organizarnos, movilizarnos, reunirnos y accionar políticamente para evitar que empresarios, banqueros y terratenientes nos impongan una economía de subsistencia de la mano de los partidos del régimen.

¡Libertad para Sebastián Romero y cierre de las causas contra todos los compañeros perseguidos por organizarse!

¡Libertad a todos los presos políticos!

¡Por las libertades democráticas!

¡No a la judicialización de la protesta!

¡Viva la militancia obrera y popular!