La lucha de los estatales de Santa Cruz

0
106

Tras los 37 días de huelga de los obreros de la pesca en Chubut, a fines de mayo, consiguiendo un triunfo histórico con el incremento de la hora de trabajo en un 80% y la garantía de percibir un salario mínimo de casi 1.300 pesos, ahora se lanzaron con todo a la lucha en la Patagonia los trabajadores municipales y provinciales de Santa Cruz. Tras los 37 días de huelga de los obreros de la pesca en Chubut, a fines de mayo, consiguiendo un triunfo histórico con el incremento de la hora de trabajo en un 80% y la garantía de percibir un salario mínimo de casi 1.300 pesos, ahora se lanzaron con todo a la lucha en la Patagonia los trabajadores municipales y provinciales de Santa Cruz.

Los trabajadores, nucleados en los gremios ATE y SOEM, exigen una recomposición salarial de 200 pesos al básico. Hay que tener en cuenta que los precios de la canasta familiar en Comodoro Rivadavia están entre un 40 y un 50 por ciento por encima de los resto del país, y no hay aumento de salarios desde hace más de una década, y el 70% de los haberes salariales están "en negro". Esta es una lucha sin precedentes en la provincia de Santa Cruz por su duración, cerca de dos meses, por su masividad (participando amplios sectores de la población en solidaridad) y por sus métodos: la huelga, las marchas y los cortes de ruta. La casi totalidad de las localidades del norte y el centro de Santa Cruz son parte del paro y los múltiples cortes de ruta que estallaron en la provincia.

Hasta el momento, el gobierno de Sergio Acevedo, mano derecha de Kirchner en la provincia, se ha mantenido intransigente ante los reclamos de los trabajadores y amenaza con desalojar los piquetes utilizando la Gendarmería Nacional.

El ejemplo de Santa Cruz, como el de Neuquén o de la provincia de Buenos Aires, pone sobre la mesa la necesidad de dar una pelea unida a nivel nacional por los reclamos de todos los trabajadores públicos.