La economía de EE.UU. hacia la colisión con el techo de deuda

0
39

La fecha límite para llegar a un acuerdo sobre el techo de deuda de EE. UU. está a solo unos días de vencer el plazo y el Capitolio está estancado. La suspensión de pagos estaba prevista inicialmente para el 1 de junio, si el Congreso no llegaba a un acuerdo, lo que podría resultar en un incumplimiento sin precedentes con influencias catastróficas para toda la economía mundial.

Que se permita esta peligrosa situación, como si del juego de la gallina se tratara, es una prueba más de la grave crisis del capitalismo estadounidense, cuya posición ya se ha visto dañada como resultado.

Jugando a los dados con el techo de deuda

Los debates sobre el techo de deuda suelen llegar hasta el último momento, ya que los demócratas y los republicanos intentan sacarse concesiones unos a otros. Pero la situación actual del capitalismo estadounidense es particularmente precaria.

La clase dominante de EE. UU. se ha visto obligada a gastar enormes sumas de dinero en el último período, particularmente durante la pandemia de COVID-19, donde el pulmón de hierro del apoyo estatal fue lo único que mantuvo viva la economía. Como consecuencia, la deuda se ha disparado tanto en términos absolutos como relativos.

Según el Departamento del Tesoro de EE. UU. , la deuda pública total asciende a 31,42 billones de dólares, y en enero se aprobó el nuevo límite de 31,4 billones de dólares acordado por los legisladores un mes antes. La deuda actualmente supera el 100 por ciento del PIB anual del país, algo que no se veía desde el final de la Segunda Guerra Mundial .

Mientras tanto, la crisis inflacionaria provocada por todo este gasto, y exacerbada por las consecuencias de la Guerra de Ucrania, ha obligado a la Reserva Federal a subir las tasas de interés en un intento por enfriar la economía. Esto contribuyó a la desaparición de dos bancos medianos (SVB y Signature) a principios de este año.

La Fed ya ha socavado la confianza en sí misma al declarar que la inflación sería “transitoria” en 2021, desencadenando posteriormente una serie de 10 aumentos de tasas consecutivos y nagándose a descartar otro en junio. Tuvo que intervenir para detener el contagio del SVB y el colapso de Signature, que fue simplemente un temblor en comparación con el todopoderoso terremoto que desencadenaría un incumplimiento.

Por lo tanto, la clase dominante está atrapada entre la espada y la pared de necesitar gastar más (y cubrir sus gastos existentes), pero también limitar el gasto para reducir la inflación.

Mientras tanto, la Fed está sopesando una serie de opciones desagradables, como comprar bonos del Tesoro (un método de emergencia empleado recientemente por el Banco de Inglaterra) o permitir que los bancos comprometan títulos en mora como garantía contra nuevos préstamos.

En otras palabras, este estancamiento del techo de deuda difícilmente podría haber llegado en peor momento. Como dijo el presidente de la Fed de Chicago, Austan Goolsbee, en un discurso el mes pasado:

“Los momentos de estrés financiero son particularmente malos para golpearte en la cara al tomar medidas que podrían desencadenar una crisis financiera por sí solas, como, por ejemplo, incumplir el pago de los [bonos] del Tesoro de EE. UU. en una pelea por el límite de la deuda”.

Punto muerto

Los representantes de los dos principales partidos burgueses siguen enfrentados. El presidente Joe Biden (cuyo índice de aprobación ronda el 40 por ciento ) ha declarado que no aceptará un aumento del techo de deuda que venga con condiciones.

Mientras tanto, el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, exige que Biden instituya profundos recortes de gastos y elimine nuevos impuestos a las corporaciones y personas con altos ingresos para recaudar dinero para el presupuesto de 2024, a cambio de votos republicanos.

En respuesta, Biden ha amenazado con invocar la Enmienda 14 de la Constitución de los EE. UU., lo que le permite ignorar por completo el techo de deuda si los republicanos no ceden terreno, aunque las implicaciones legales y constitucionales de esta medida la convierten en una opción nuclear.

Hemos visto tales charadas antes. Aunque los líderes de ambos partidos están felices de explotar la teatralidad del debate sobre el techo de deuda, en última instancia, la clase capitalista estadounidense en su conjunto no tiene interés en que el gobierno federal no cumpla con sus deudas.

Por extensión, tampoco los demócratas ni los republicanos en Washington. Por lo tanto, siempre han llegado a un compromiso, a expensas de los trabajadores. De hecho, parte del propósito de estos debates es imponer recortes impopulares.

Sin embargo, estas disputas periódicas sobre el techo de deuda se están volviendo cada vez más enconadas, acercándose cada vez más al borde, lo que refleja las divisiones cada vez más profundas dentro de la clase dominante de los EE. UU.

Ya ha habido consecuencias para la reputación del capitalismo estadounidense, que a su vez tiene grandes implicaciones para toda la economía global. El dólar es la moneda de reserva mundial de facto y los bonos del Tesoro de EE. UU. son un activo clave para los inversores, administradores de fondos y ahorradores corrientes en Estados Unidos e internacionalmente. Es una amenaza para todos que acecha las peores pesadillas de los mercados mundiales.

¿Qué significaría un valor predeterminado?

En cualquier juego de la gallina siempre está implícito el riesgo de colisión, aumentado en este caso por la senilidad miope del capitalismo estadounidense y sus representantes políticos. El periodista del New York Time’Roberto Hockett, describe el impacto incalculable de cruzar el umbral de la fecha límite sin una resolución:

“[Eso] desharía lo que Hamilton y sus sucesores buscaron asegurar: una calificación crediticia nacional más allá de cualquier cavilación o reproche. Veríamos tambalear, si no peor, la banca y los mercados financieros estadounidenses, así como los mercados de capitales del mundo”.

Los efectos exactos de un incumplimiento son difíciles de medir, pero algunas cosas se pueden predecir de manera confiable.

El dólar se desplomaría y los costos de endeudamiento se dispararían. La atención médica y los fondos de pensiones patrocinados por el Estado estarían en juego. Los pagos de la seguridad social se retrasarían. Los costos de importación aumentarían y la inflación que los acompañaría haría que el actual aumento de precios posterior a la pandemia pareciera un juego de niños. Según Hockett, “podría parecerse más al de Argentina o Rusia hace 20 años que al del presente o incluso a la década de 1970”.

También habría una ola de quiebras y cierres de negocios, mientras que los costos del servicio de la deuda aumentarían, aumentando aún más el déficit estatal. En total, Moody’s Analytics estima que se perderían 7,8 millones de puestos de trabajo y una pérdida de 10 billones de dólares en el patrimonio familiar en caso de incumplimiento.

Incluso si se llega a un acuerdo en el último momento, otra rebaja seria podría detonar una bomba dentro de los frágiles cimientos fiscales del capitalismo / Imagen: Pixabay

Además, Estados Unidos se enfrentaría a una “incapacidad para mantener… bases militares y otros activos en el extranjero” (según Hockett), lo que obstaculizaría el alcance de la principal potencia mundial imperialista.

Especialmente dado el lamentable estado del crecimiento económico de EE. UU., como dijo el mes pasado el exsecretario del Tesoro, Jacob Lew, en una reunión del Consejo de Relaciones Exteriores: “si incumpliéramos, las probabilidades de una recesión son casi seguras”.

Y como vimos en 2007-8, una recesión de la economía capitalista más grande se replicaría en todo el mundo. Si bien la mayor parte de la deuda estadounidense se mantiene internamente, el 24 por ciento, o alrededor de $7,4 billones, es propiedad de países extranjeros . Grandes sectores de la economía mundial dependen de estas inversiones, que se supone que son ‘tan buenas como el oro’.

Una suspensión de pagos convertiría a estos bonos en un vector inmediato para la recesión global, lo que socavaría aún más el papel del dólar como moneda de confianza para el comercio mundial.

En total, citando a la secretaria del Tesoro de los EE. UU., Janet Yellen: “El incumplimiento de la obligación del gobierno causaría un daño irreparable a la economía de los EE. UU., los medios de subsistencia de todos los estadounidenses y la estabilidad financiera mundial”.

La mera amenaza de tal escenario es impensable. E incluso si se llega a un acuerdo en los próximos días, ya se ha hecho un daño grave al prestigio de la principal potencia imperialista del mundo, cuyos imprudentes representantes están jugando efectivamente con el futuro de todo el sistema capitalista.

En el enfrentamiento del techo de deuda de 2011, S&P rebajó su calificación crediticia de EE. UU. de AAA a AA+, a pesar de que en realidad aprobó un aumento del techo de deuda en los momentos finales antes de la fecha límite, ya que todo el asunto simbólico significaba que los bonos del Tesoro de EE. UU. eran vistos como una inversión de más riesgo. Esto hizo inmediatamente convulsionar a los mercados bursátiles mundiales.

El panorama económico general es mucho más inestable hoy que en 2011, con una inflación desbocada, deudas precariamente acumuladas y proteccionismo en aumento. Por lo tanto, incluso si se llega a un acuerdo en el último momento, otra rebaja grave podría detonar una bomba dentro de los frágiles cimientos fiscales del capitalismo.

¡No es nuestra deuda! ¡Que paguen las grandes empresas!

El peligro existencial de un incumplimiento hace que este escenario sea muy poco probable. En los últimos días, Biden y McCarthy aparentemente han mantenido conversaciones “productivas”, mientras intensifican la retórica y enfatizan que no se ha llegado a un acuerdo.

Sin embargo, el efecto principal de todo este episodio es erosionar aún más la confianza en la economía estadounidense, tanto en el país como en el extranjero, que se supone que es el eje del sistema capitalista global. Esto, en un momento en que el mundo ya está acosado por una profunda inestabilidad e incertidumbre.

¡Los representantes políticos del capitalismo estadounidense, por su parte, se deslizan hacia el borde de un precipicio con los ojos bien abiertos! Es testimonio del relativo declive del imperialismo estadounidense como principal potencia mundial, y de la creciente irracionalidad del capitalismo en su conjunto, que se permita que esta danza periódica con el desastre llegue a tal coyuntura.

Son síntomas de un sistema económico y social al que se le ha permitido sobrevivir mucho más allá de su vida natural. Debe ser sacado de su miseria y reemplazado por un nuevo modelo económico racional, basado en la planificación socialista y el control obrero democrático.

Para empezar, la Corriente Marxista Internacional exige que se cancelen todas las deudas nacionales, expropiando la enorme riqueza de los multimillonarios para proteger las pensiones y los ahorros de la clase trabajadora y los pobres. No deberíamos vernos obligados a pagar las deudas de los grandes empresarios, que se han acumulado financiando la guerra, subsidiando a las grandes empresas y manteniendo vivo al capitalismo.

Un gobierno obrero pondría los altos mandos de la economía, es decir, los grandes bancos y las grandes corporaciones, bajo el control democrático de los trabajadores, como parte de un plan racional socialista de producción.

Sobre esta base, podríamos poner fin a las crisis del capitalismo que causan devastación en toda la sociedad, y poner fin a la locura de los constantes debates sobre “presupuestos equilibrados” y “techos de endeudamiento”, mientras proporcionamos vivienda, atención médica y educación gratuitas y de alta calidad para todos.

Los recursos existen para lograr esto. Pero para realizar estos objetivos, necesitamos un partido de trabajadores en los EE. UU. que esté dispuesto a luchar por un programa socialista. Si quieres luchar por ese partido y un futuro socialista en nuestra vida, ¡únete a la CMI!