La CMI condena la represión de un político comunista israelí

0
52

La Corriente Marxista Internacional (CMI) condena la propuesta de expulsión del comunista Ofer Cassif MK de la Knéset (parlamento) israelí, y protestamos indignados por la supresión de los derechos democráticos en Israel.

Ofer Cassif es un destacado miembro del Partido Comunista Israelí (Maki) y representante de la coalición Hadash en la Knéset. El 18 de octubre fue suspendido por el Comité de “Ética” de la Knéset durante 45 días, tras acusar al gobierno de llevar a cabo la limpieza étnica de los territorios palestinos. En otras palabras, ¡fue suspendido del parlamento por decir la verdad! Ahora el régimen está presionando para que sea expulsado del parlamento.

El último ataque contra Cassif se lanzó después de que firmara una petición en apoyo del caso de Sudáfrica en el Tribunal Internacional de Justicia, que acusa a Israel de cometer genocidio en Gaza. Poco después de que firmara esta petición, 85 diputados de la coalición de extrema derecha en el poder y de la llamada oposición “moderada” firmaron una moción ante el Comité de la Cámara de la Knéset, pidiendo su expulsión.

El martes 30 de enero, el Comité de la Cámara de la Knéset votó 14 a 2 a favor de la moción para expulsar a Cassif alegando que su apoyo al caso de Sudáfrica era “traicionero” y equivalía a “apoyar una lucha armada” contra el Estado de Israel. La expulsión de Cassif se someterá a votación en la Knéset el 19 de febrero, y debe obtener el apoyo de 90 de los 120 miembros de la Knéset para ser aprobada. Teniendo en cuenta que 85 diputados ya han firmado la moción para expulsar a Cassif, es muy probable que Cassif sea expulsado.

La verdadera intención detrás de este ataque contra Cassif es clara: aplastar cualquier oposición dentro de Israel a la guerra genocida que está llevando a cabo en Gaza, y la actual limpieza étnica de palestinos en Cisjordania. El Ministro de Seguridad Nacional de extrema derecha, Ben Gvir, lo dejó claro cuando publicó una foto de otro MK de Hadash, Ayman Odeh en X (Twitter) con el comentario: “el siguiente en la fila”.

Su colega de Hadash, Aida Touma-Suleiman, ha advertido de que “con el debate del martes, los miembros de la Knéset están royendo los restos de la democracia” en Israel.

Independientemente de nuestras diferencias políticas con Casif y Hadash, apoyamos sus derechos democráticos y les ofrecemos nuestra solidaridad en su lucha contra la represión sionista. Los comunistas y demócratas consecuentes de todo el mundo deberían unirse en apoyo de todas las víctimas de la represión, y protestar contra un ataque flagrante a los derechos democráticos básicos, que muestra no sólo la hipocresía de la democracia burguesa en general, sino la podredumbre de la “democracia” israelí en particular.