Elecciones en el Estado de México: Derrotemos a la oligarquía y a sus partidos

El próximo 3 de julio se llevará a cabo la eleccion en el Estado de México para gobernador, la cual se da en un contexto de ataques por parte del PRI y del PAN a los trabajadores y la juventud. Y es la más importante antes de 2012 ya que es el estado con más población en el país. Es por esto que desde hace algunos meses veíamos el interés que tenían los partidos en esta elección, que representa el 12.95% del padrón nacional y que aporta cerca del 10% del PIB nacional, sólo por detrás del Distrito Federal.

El próximo 3 de julio se llevará a cabo la eleccion en el Estado de México para gobernador, la cual se da en un contexto de ataques por parte del PRI y del PAN a los trabajadores y la juventud. Y es la más importante antes de 2012 ya que es el estado con más población en el país, cuenta con 15,175,862 habitantes (tomando en cuenta 3 municipios con más de un millón de pobladores: Ecatepec, Toluca y Ciudad Nezahualcóyotl). Es por esto que desde hace algunos meses veíamos el interés que tenían los partidos en esta elección, sobre todo porque el padrón electoral de este estado cuenta con: 10,622,998 personas lo que representa el 12.95% a nivel nacional. Económicamente el Estado de México también tiene su peso, ya que aporta cerca del 10% del PIB nacional, se encuentra sólo detrás del Distrito Federal.

El PRI

Históricamente este estado ha estado gobernado por el Partido Revolucionario Institucional en cuyo seno se expresan dos grupos de intereses: por un lado se encuentra el tradicional Grupo Atlacomulco que es un grupo compacto de políticos y empresarios que han mantenido el control político del Estado de México y algunos municipios durante años; por otro lado está el llamado Grupo del Valle de México de cuyas filas proviene el actual candidato: Eruviel Ávila 
A este personaje lo han querido mostrar como el candidato que proviene de familia humilde, entiende a la gente, que su papá manejaba un camión de transporte público y que gracias a su esfuerzo llegó a ser presidente municipal de Ecatepec en dos ocasiones y puede llegar a ser gobernador. Esa es la imagen que nos quieren imponer, cuando en realidad Eruviel Ávila fue quien cerró la Universidad de Ecatepec para hacerla privada, a partir de 2010 la inseguridad aumentó en Ecatepec y como alcalde de este municipio, entre los años 2003-2006, se le llegaron a adjudicar 16 grandes gasolineras, entre otras acusaciones de corrupción. 
La elección a lo interno del PRI para elegir al candidato a gobernador por este partido se dio en un contexto de divisiones ya que por un lado la propuesta del Grupo de Atlacomulco era Alfredo del Mazo y por otra la del Grupo del Valle de México era Eruviel Ávila, el cual contó con el apoyo de Carlos Salinas de Gortari para conseguir la candidatura. En esta y en la elección de 2012, a pesar de que se ha querido dar una imagen nueva a este partido, tanto Eruviel como Enrique Peña Nieto representan lo más recalcitrante del PRI y sobre todo el regreso del personaje que controla gran parte de la política en nuestro país: Carlos Salinas de Gortari.
El Estado de México es uno en los que el PRI aún mantiene el control y ha sido un bastión para impulsar a este partido en otros estados de la República, mantiene una estructura que no se basa en ideas o propuestas sino en abusar de la necesidad de la gente. Desde hace algunos meses hemos visto cómo este partido, por medio del gobierno del estado, ha entregado miles y miles de despensas a la gente, así como la entrega de apoyos o hasta el hecho de pagarle a la gente para poner una manta en su casa, con la finalidad de condicionar el voto hacia este partido y esta históricamente ha sido la forma por la cual el PRI consigue el voto de un sector de la población.
Pero también tenemos que recordar que en momentos en los que la lucha de los trabajadores y la juventud ha estado en un punto importante estos “apoyos” que da el PRI no han sido un factor determinante, solo como ejemplo tenemos la elección presidencial de 2006 en la cual el voto del PRI se vio minimizado, ya que no ganó en ningún Estado de la República pese a que estaba gobernando en 17 de ellos, mientras la izquierda ganó la votación en esa elección, incluido en Estado de México.

El PAN

El actual candidato del PAN, Luis Felipe Bravo Mena, al parecer ha sido abandonado por la dirigencia nacional de su partido. En su arranque de campaña ningún dirigente nacional, ni el presidente de ese partido se hicieron presentes.
El PAN, anteriormente gobernaba el famoso corredor azul de los municipios de Naucalpan, Tlalnepantla, Atizapán y municipios cercanos; pero sufrió una dura derrota en las pasadas elecciones municipales.
Recordemos que la derecha del PRD junto a la dirigencia del PAN, promovían muy fuertemente una alianza electoral para estas elecciones, cuya intención fue derrotada por las movilizaciones de las masas populares mexiquenses identificadas con la izquierda, a partir de ese momento Luis Felipe Bravo Mena fue postulado como candidato.
Bravo Mena, está identificado con los sectores más conservadores y derechistas del PAN, de hecho se le vincula con la organización secreta “El Yunque”, de corte semifascista.
Realmente el PAN no tiene ninguna posibilidad de ganar la elección en el Estado de México, la dirigencia nacional ha dado por perdida la batalla antes de comenzar y ha abandonado a su candidato. Sectores importantes de la burguesía le han retirado su apoyo y financiamiento al PAN. Ante el desgaste sufrido en estos últimos años, la burguesía le ha apostado a los gobiernos del PRI para mantener sus privilegios y continuidad en la política neoliberal.
Lo más destacable del PAN es su declive momentáneo como partido, con un candidato de los sectores ultraderechistas, abandonado a la suerte por su dirigencia, la cual a su vez ha quedado abandonada por sectores importantes de la burguesía mexicana para optar nuevamente por el PRI.

La izquierda

Lo más destacable en este proceso electoral fue el movimiento de masas que se dio en meses anteriores a la elección de los candidatos. Dicho movimiento de las bases del PRD, PT, Convergencia y el pueblo que milita en el Movimiento de Regeneración Nacional derrotó las intenciones de la Nueva Izquierda-ADN y la dirigencia del PAN de imponer una alianza entre la izquierda y este partido.

Miles de militantes desde meses antes nos hemos organizado para derrotar esa alianza y derrotar a los dos partidos de la oligarquía en el Estado de México: PRI y PAN.
La izquierda domesticada sufrió una vergonzosa derrota, producto de la movilización de las masas pobres y explotadas que son la base social natural de la izquierda en el Estado de México. Logramos que el MORENA, PRD, PT y Convergencia fueran juntos en esta elección bajo la candidatura de Alejandro Encinas. De esto debemos sacar lecciones valiosas, si nos organizamos, si participamos activamente, nuestros triunfos son palpables.
Ahora nuestra tarea es derrotar al PRI en estas elecciones estatales, lo cual es alcanzable, si tomamos en cuenta la elección del 2006 donde la izquierda aplastó a los dos partidos de la oligarquía, logrando una cifra record de votos de 2,262,614; superando al PAN y duplicando los votos que obtuvo el PRI en esa elección.
La estructura electoral del PRI puede ser derrotada si hacemos una campaña militante, ofreciendo una alternativa de lucha a los pobres y explotados en el Estado de México.
Para lograr eso se necesitan definiciones políticas, los marxistas del MORENA, efectivamente pugnamos por la unidad de la izquierda y del movimiento de los trabajadores, pero debemos tomar en cuenta que hay un sector de la izquierda que aspira a convivir con el régimen y la oligarquía, mientras nosotros aspiramos a derrocarla. A partir de ahí se desprenden dos visiones de trabajo en la campaña electoral, mientras unos aspiran solamente a las actividades mediáticas y al manejo de los medios de comunicación, otros aspiramos a la organización popular desde abajo para derrocar a la oligarquía; mientras ellos ven las elecciones como un fin en sí mismo que les permita obtener puestos en los gobiernos, otros vemos a las elecciones como una oportunidad de agitar por nuestras ideas, por nuestras banderas y organizar a la clase trabajadora y la juventud.
Los marxistas aspiramos al triunfo de Alejandro Encinas en el Estado de México, como un primer paso para derrotar a la oligarquía rumbo al 2012, implementar el programa alternativo de nación, completándolo con un programa socialista, expropiando a aquellos que se han apoderado de gran parte de la riqueza nacional, poniendo sus empresas y bienes bajo el control democrático de la sociedad.

La postura de los marxistas


¿Debemos los marxistas mantenernos al margen de estas elecciones? Nosotros impulsamos el apoyo a la candidatura de izquierda de Alejandro Encinas, a su vez de manera democrática, tal y como es nuestro movimiento, defendemos las ideas del socialismo en el seno del Movimiento de Regeneración Nacional, no nos mantenemos al margen, miles de personas pobres y oprimidas, integrantes de la clase trabajadora, utilizarán estas elecciones como una herramienta para derrotar a los gobiernos de la burguesía y la oligarquía y sus partidos, por lo que seria un error absoluto decir que nos da lo mismo quién gane. Recordemos que la candidatura de Encinas fue lograda por un movimiento de masas importante en el Estado de México, del cual los marxistas somos parte integral.
Participamos activamente en la campaña electoral, de manera militante, sumando a más personas al Movimiento de Regeneración Nacional, involucrándolos en la lucha política contra la oligarquía y sus partidos, pero a su vez defendemos que la única manera de acabar con esos privilegios es la expropiación de aquellos que se han apoderado de la riqueza nacional, durante los sexenios del llamado neoliberalismo y en particular durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari.
Derrotemos a la burguesía en el Estado de México, para dar un gran paso rumbo a su derrota en el 2012, para implementar el proyecto alternativo de nación y avanzar en la lucha.