Crisis de Ucrania: Biden aviva las llamas de la guerra

0
216

En un anuncio impactante, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo a los medios estatales rusos: “La OTAN, en esencia, está involucrada en una guerra con Rusia a través de un tercero y está armando a ese tercero”. En un tono inusualmente enojado, acusó a la OTAN de librar una guerra indirecta mediante el suministro de ayuda militar a Ucrania, justo en un momento en que los ministros de defensa occidentales se han reunido en Alemania para conversaciones organizadas por EE. UU. sobre el apoyo a Ucrania a través de lo que un general de EE.UU. denominó  unas semanas “muy críticas”.

El principal objetivo de las conversaciones patrocinadas por Estados Unidos era coordinar la creciente asistencia de seguridad a Kiev que incluía armamento pesado, como obuses, así como drones armados y municiones.

“Las próximas semanas serán muy, muy críticas”, dijo Milley. “Necesitan apoyo continuo para tener éxito en el campo de batalla. Y ese es realmente el propósito de esta conferencia”.

Esto marcaría una intensificación significativa de la guerra en Ucrania, lo que explica la furia con la que ha sido recibido en Moscú.

Cuando se le preguntó sobre la importancia de evitar una tercera guerra mundial, Lavrov dijo: “No me gustaría elevar esos riesgos artificialmente. A muchos les gustaría eso. El peligro es serio, real. Y no debemos subestimarlo”.

Pero la camarilla de Zelenski en Kiev estaba jubilosa. El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dimitro Kuleba, dijo que esto mostraba que Moscú había perdido su «última esperanza de asustar al mundo para que no apoyara a Ucrania».

“La guerra significa guerra”, advirtió Lavrov.

Las nuevas armas de guerra

En realidad, las medidas ya tomadas por los estadounidenses contra Rusia en cualquier momento del pasado habrían sido vistas como actos de guerra. La imposición de sanciones tenía la intención de paralizar la economía rusa.

Clausewitz dijo que la guerra es sólo la continuación de la política por otros medios. Washington tiene una nueva variante de esta idea. Hoy en día, la economía es sólo una continuación de la guerra.

El imperialismo estadounidense ha convertido el comercio en un arma de guerra. En los buenos viejos tiempos, cuando el Imperio Británico tenía un problema, enviaba un acorazado. Hoy en día, los estadounidenses envían una carta del Departamento de Comercio.

Pero sus tan cacareadas sanciones no han logrado poner de rodillas a la economía rusa y no han tenido ningún efecto en los planes de guerra de Putin.

En la medida en que ha tenido algún efecto, ha sido empujar a la mayoría de los rusos detrás de Putin y de la guerra. Cuando se le preguntó a una joven en Moscú quién era el responsable del aumento de los precios, respondió sin dudar: “Los que impusieron las sanciones”.

Además, las sanciones son un arma de doble filo. Ya han causado un daño muy grave al frágil tejido del comercio mundial, interrumpiendo las cadenas de suministro, provocando la escasez de muchos productos clave y elevando los precios.

Naturalmente, los estadounidenses son supremamente indiferentes a la escasez de petróleo y gas en Europa. Tienen sus propios suministros nada desdeñables. Pero otros no están en la misma situación cómoda.

Estados Unidos está ejerciendo una fuerte presión sobre países como Alemania para que pongan fin a su dependencia del petróleo y el gas rusos. Pero a pesar de todas las afirmaciones en sentido contrario, Alemania no puede encontrar fuentes alternativas adecuadas a precios sostenibles.

Y, como sabemos, los principios son los principios, pero los negocios son los negocios. En cuanto a renunciar a todo uso del petróleo y el gas rusos, la respuesta de Alemania recuerda las célebres palabras de San Agustín: “Señor, hazme casto, pero aún no…”.

Mientras tanto, la guerra no va bien para Ucrania. Los rusos están concentrando sus fuerzas para una ofensiva total en Donbás , y Mariupol ha caído efectivamente.

La desesperación de Zelenski

No hace mucho, la maquinaria de propaganda imperialista insistía en que Ucrania estaba ganando la guerra en todos los frentes. Pero los hechos apuntan en otra dirección. Si Rusia gana la batalla del Donbás, sería un golpe decisivo para Ucrania. Es por eso que Zelenski exige continuamente a sus amigos en la OTAN más armas, incluidos tanques, artillería pesada e incluso aviones de combate modernos. Lo que realmente le gustaría (lo ha repetido muchas veces) es que la OTAN intervenga directamente, ya sea enviando tropas para luchar junto a su ejército, o al menos para establecer lo que se conoce como “zona de exclusión aérea” sobre Ucrania.

El asediado presidente ucraniano está cada vez más indignado por el hecho de que sus amigos en Washington están dispuestos a luchar hasta la última gota de sangre ucraniana, sin participar en ningún combate.

El asediado presidente ucraniano está cada vez más indignado por el hecho de que sus amigos en Washington estén dispuestos a luchar hasta la última gota de sangre ucraniana, sin participar ellos mismos en ninguna lucha.

Y su frustración encuentra cada vez más una expresión pública en sus discursos, en los que repite constantemente su deseo de hablar directamente con Vladimir Putin («el único hombre que puede detener la guerra»).

Finalmente, Joe Biden ha decidido actuar. Está decidido a mostrar un «liderazgo fuerte», independientemente de las consecuencias.

El Secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, fue enviado a Kiev, donde se reunió con el presidente ucraniano El presidente Volodymyr Zelenski y otros altos funcionarios. El lunes, hablando en Polonia, aseguró a todos que Estados Unidos quiere “que Ucrania siga siendo un país soberano, un país democrático capaz de proteger su territorio soberano”, lo cual es muy bueno.

Pero también dijo algo más de lo que pretendía con respecto a los verdaderos objetivos de guerra del imperialismo estadounidense, es decir: “queremos ver a Rusia debilitada hasta el punto que no pueda hacer cosas como invadir Ucrania”.

“El primer paso para ganar es creer que puedes ganar”, y tanto EE. UU. como Ucrania “creen que nosotros – ellos– podemos ganar, si tienen el equipamiento adecuado, el apoyo adecuado”, dijo. “Y vamos a hacer todo lo que podamos y seguiremos haciendo todo lo que podamos”.

Se nota con interés el desliz freudiano, inmediatamente corregido por el secretario de Defensa norteamericano. Dijo que era importante que “tanto los EE. UU. como los ucranianos crean que nosotros –ellos– podemos ganar”.

La palabra «nosotros» se refiere claramente a los EE. UU., mientras que los ucranianos se agregan como una ocurrencia tardía. Y no puede haber ninguna duda en cuanto a qué pensamiento prevalecía en la mente del Sr. Lloyd Austin.

La política cínica del imperialismo estadounidense

Está todo muy claro. En el fondo, esta no es una guerra de Rusia y Ucrania. Es una guerra de poder entre Rusia y los Estados Unidos. Temas como la democracia, los derechos humanos y la soberanía nacional no interesan lo más mínimo a los imperialistas, salvo como puntos de propaganda barata. Pero están muy interesados ​​en prolongar la guerra, independientemente de todo el sufrimiento humano, ya que esperan que sirva para debilitar a Rusia.

A diferencia de los hipócritas imperialistas, la clase obrera de Occidente siente genuina simpatía por los terribles sufrimientos de millones de personas pobres en Ucrania. Donan dinero, ropa y alimentos, que no pueden pagar, para ayudar a las víctimas de la guerra. Abren sus casas y comparten lo que tienen con los refugiados sin hogar. Y esto es para mérito suyo.

Pero una cosa es expresar solidaridad con las víctimas de la guerra. Y otra cosa muy distinta es apoyar, directa o indirectamente, la política cínica del imperialismo, que está explotando la miseria de millones de hombres, mujeres y niños, prolongando deliberadamente el conflicto para sus propios intereses egoístas.

¿Autodeterminación?

El elemento clave en el argumento de los belicistas pacifistas es que debemos defender la soberanía de Ucrania, es decir, su derecho a la autodeterminación. Dado que esa es la excusa habitual para respaldar a Ucrania en la guerra actual, nos ocuparemos de eso primero.

El asunto se presenta de la siguiente manera: el pueblo ucraniano tiene derecho a la libre determinación. Ucrania es un Estado soberano. Su soberanía ha sido violada por una brutal invasión lanzada por un vecino poderoso y agresivo. Por tanto, debemos ponernos del lado de la víctima frente al agresor.

La cuestión se plantea como un simple problema en blanco y negro. Además, está respaldado por repetidas referencias a presuntos crímenes de guerra y atrocidades.

Pero para Marx, Engels y Lenin, la cuestión nacional nunca fue una panacea, una especie de cheque en blanco que cualquiera podía cobrar en cualquier circunstancia.

¿Cuál es la actitud marxista hacia la autodeterminación? Los escritos de Lenin tratan con gran detalle este importante tema, y ​​todavía nos proporcionan una base sólida para tratar esta cuestión tan complicada.

Los argumentos de Lenin son generalmente conocidos. Pero, como señaló una vez Hegel, lo que es conocido no es necesariamente comprendido. De hecho, las proposiciones más “conocidas” se malinterpretan con frecuencia por el hecho mismo de que son tan familiares que su contenido real se ha pasado por alto por completo.

Como señaló Hegel, y como a menudo citaba Lenin, la verdad es siempre concreta. El primer error es imaginar que debemos defender la autodeterminación en todas las circunstancias, como un principio fijo e inmutable. Pero tal idea no tiene nada en común con el marxismo y comete dos errores fundamentales. El derecho de las naciones a la autodeterminación es una reivindicación democrática y los marxistas la apoyamos, como apoyamos cualquier otra reivindicación democrática. Pero el apoyo a las demandas democráticas en general nunca ha sido considerado por los marxistas como una especie de imperativo categórico.

Las reivindicaciones democráticas están siempre subordinadas a los intereses generales de la clase obrera y a la lucha por el socialismo.

Siempre es necesario evaluar las condiciones concretas y aprender a distinguir entre lo progresista y lo reaccionario en un movimiento dado.

¿Progresista o reaccionario?

La cuestión nacional puede tener un contenido progresista o reaccionario, según las circunstancias concretas, el contexto internacional y las implicaciones que tenga para la conciencia de clase de los trabajadores y las relaciones entre las clases.

Todos estos factores concretos deben ser cuidadosamente considerados antes de que podamos tomar una posición con respecto a una lucha nacional en particular. Tales luchas pueden, por supuesto, desempeñar un papel progresista, como fue el caso de la lucha de los pueblos polaco e irlandés por la independencia en el siglo XIX, o la lucha por la independencia de las colonias esclavizadas en tiempos más recientes.

Pero no toda lucha nacional tiene un carácter progresista, y con mucha frecuencia la cuestión nacional puede servir de tapadera para los propósitos más reaccionarios.

A diferencia de Proudhon, Marx y Engels dieron la debida consideración a la cuestión nacional, sin embargo, siempre la consideraron subordinada a la “cuestión obrera”. Es decir, siempre lo consideraron exclusivamente desde el punto de vista de la clase obrera y la revolución socialista.

Así, mientras daban apoyo a la lucha del pueblo polaco por la independencia, dado que eso asestaba un golpe al zarismo ruso, principal baluarte de la reacción europea, Marx y Engels se negaron a apoyar la lucha nacional de los eslavos del sur y los checos, precisamente porque vieron detrás de ellos la mano de San Petersburgo.

Al igual que Marx, Lenin tuvo una posición muy flexible sobre la cuestión nacional, que siempre abordó desde el punto de vista de los intereses generales del proletariado y la revolución internacional.

Lenin sobre la guerra y la cuestión nacional

Los escritos de Lenin sobre la guerra y la cuestión nacional exponen la posición marxista básica sobre este tema, que desarrolló de una manera muy rica, polifacética y dialéctica. Sin embargo, incluso la más mínima mirada a la literatura de los grupos que hoy en día reivindican la herencia de Lenin es suficiente para convencerse de que ya nadie lee a Lenin, y si leen sus artículos, no entienden una sola palabra.

La dialéctica, como explicó Lenin muchas veces, se ocupa de los fenómenos de manera integral. Abstraer un solo elemento en una ecuación compleja y contraponerlo a todos los demás elementos de esa ecuación es un mal uso infantil de la dialéctica, conocido en la historia de la filosofía como sofisma.

Tales abusos conducen a errores lógicos del tipo más burdo. Y en política, y particularmente en la política de la cuestión nacional, conducen directamente a la defensa de posiciones reaccionarias y al abandono total del socialismo.

Esto se muestra muy claramente en la guerra de Ucrania. Aquí vemos cómo el completo fracaso de los llamados «marxistas» para comprender la actitud marxista hacia la guerra los ha llevado a abandonar por completo la posición de clase.

Pero la actitud de los marxistas ante la guerra no puede estar determinada por consideraciones sentimentales, y mucho menos por la propaganda histérica con la que los imperialistas buscan ocultar sus verdaderos objetivos.

Hay un caso específico donde Lenin deja en claro que no apoya el derecho de las naciones a la autodeterminación: Consideró como una sugerencia monstruosa la demanda de apoyar la autodeterminación (incluso si estaba justificada en sí misma), si eso significaba arrastrar a las grandes potencias a una guerra.

En 1916, recomendó a los polacos que subordinaran su lucha por la autodeterminación a la perspectiva de la revolución en Rusia y Alemania:

“Plantear hoy la cuestión de la independencia de Polonia”, escribió, “bajo las relaciones existentes entre las potencias imperialistas vecinas, es en realidad perseguir una utopía, descender al nacionalismo estrecho de miras y olvidar que una premisa necesaria es una revolución europea o al menos en Rusia y Alemania.” (Obras Completas, La discusión sobre la autodeterminación resumida, vol. 22, p. 350, énfasis mío AW).

¿Sonó abstracto y utópico ese consejo para muchas personas en aquel momento? Sin duda lo hizo. Pero la historia demostró que Lenin tenía razón al cien por cien. Fue solo la Revolución Rusa la que creó las condiciones para el establecimiento de un Estado polaco independiente, mientras que todos los demás intentos terminaron en un desastre.

Asimismo, en relación a la lucha de los serbios contra Austria durante la Primera Guerra Mundial, Lenin escribió lo siguiente:

“En la guerra actual, el elemento nacional está representado únicamente por la guerra de Serbia contra Austria (que, por cierto, se señaló en la resolución de la Conferencia de Berna de nuestro Partido). Solo en Serbia y entre los serbios podemos encontrar un movimiento de liberación nacional de larga data, que abarca a millones, «las masas del pueblo», un movimiento del cual la actual guerra de Serbia contra Austria es una «continuación». Si esta guerra estuviera aislada, es decir, si no estuviera conectada con la guerra general europea, con los objetivos egoístas y depredadores de Gran Bretaña, Rusia, etc., habría sido el deber de todos los socialistas desear el éxito de la burguesía serbia, ya que esta es la única conclusión correcta y absolutamente inevitable que se puede sacar del elemento nacional en la guerra actual. Sin embargo, es esta conclusión la que ha faltado sacar al sofista Kautsky, que ahora está al servicio de la burguesía, los clericales y los militaristas austriacos.

“Además, la dialéctica marxista, como última palabra del método científico-evolutivo, excluye cualquier examen aislado de un objeto, es decir, unilateral y monstruosamente distorsionado. El elemento nacional en la guerra serbo-austríaca no tiene, ni puede tener, ningún significado serio en la guerra europea general. Si gana Alemania, estrangulará a Bélgica, a una parte más de Polonia, y quizás a parte de Francia, etc. Si gana Rusia, estrangulará a Galitzia, a una parte más de Polonia, Armenia, etc. Si la guerra termina en “empate”, la vieja opresión nacional permanecerá. Para Serbia, es decir, quizás para el uno por ciento más o menos de los participantes en la guerra actual, la guerra es una “continuación de la política” del movimiento de liberación burgués. Para el otro noventa y nueve por ciento, la guerra es una continuación de la política del imperialismo, es decir, de la burguesía decrépita, que solo es capaz de violar naciones, no de liberarlas. La Triple Entente, que está “liberando” a Serbia, está vendiendo los intereses de la libertad serbia al imperialismo italiano a cambio de la ayuda de este último para robar a Austria”.

Esto es bastante claro. Si tomamos la lucha del pueblo serbio por la autodeterminación contra el imperialismo austríaco aisladamente del contexto internacional general, tendríamos que apoyar a los serbios. Pero en el contexto de una guerra europea, que se reduce a una lucha entre diferentes grupos de ladrones imperialistas, y en la que las pequeñas naciones se convierten en meras monedas de tal o cual imperialismo, no podemos apoyar.

En particular, debemos recordar lo que dijo Lenin sobre la inadmisibilidad de apoyar la lucha por la autodeterminación si eso significaba arrastrar a los trabajadores de Europa a una guerra general.

Y en el momento actual de la historia, ¿de qué manera la extensión del conflicto ucraniano a una conflagración europea general, o incluso a una guerra mundial, podría servir a los intereses de los trabajadores de Europa y de la revolución socialista mundial? Dejamos que nuestros lectores decidan. La verdad es siempre concreta.

¿Apoyamos la autodeterminación de Ucrania?

¿Apoyamos la autodeterminación de Ucrania? Por supuesto lo hacemos. ¿Tiene el pueblo ucraniano derecho a decidir su propio futuro como Estado independiente? Respondemos inequívocamente: sí, tienen ese derecho. Han demostrado su derecho a existir como un Estado separado durante mucho tiempo.

Pero eso no agota la cuestión. Hagamos ahora otra pregunta. ¿Tienen los ucranianos derecho a oprimir a las personas de otras nacionalidades que viven en su territorio nacional? Por ejemplo, ¿tienen derecho a imponer leyes discriminatorias contra las muchas personas en Ucrania que hablan ruso como primera lengua? A esa pregunta respondemos igualmente enfáticamente en forma negativa.

Recordemos que una de las primeras medidas adoptadas por el régimen nacionalista ucraniano que llegó al poder tras el golpe de Maidán fue imponer todo tipo de leyes discriminatorias dirigidas contra los rusohablantes. Fue esto, más que cualquier otra cosa, lo que condujo al levantamiento en Donbás, que terminó con la ruptura de las dos áreas rebeldes en el este.

El rápido ascenso del movimiento fascista y de otros movimientos nacionalistas ucranianos extremistas también causó alarma en Crimea, donde la mayoría está formada por personas de habla rusa, que no sienten ninguna afinidad particular con Ucrania. Eso acabó con la escisión de Crimea, que, a pesar de toda la propaganda sobre la anexión rusa, fue apoyada por la gran mayoría de los habitantes de esa región y aprobada posteriormente en referéndum.

Así, la victoria del nacionalismo en Ucrania tuvo inmediatamente el efecto de la pérdida de una parte significativa de su territorio. Más tarde intentaron recuperar las tierras perdidas en el este mediante una feroz campaña de bombardeos que mató a miles de personas. Este hecho ha sido ignorado o minimizado durante mucho tiempo por los medios de comunicación occidentales, pero ha jugado un papel importante en la detonación de la presente invasión.

Una lucha de fuerzas vivas

Es difícil decir cómo está progresando la guerra. La información sobre la situación militar en los medios de comunicación es tan escasa que es casi inexistente. Y las constantes predicciones de derrotas rusas deben tomarse con cautela.

El último envío de armas, incluido el armamento moderno de los EE. UU., puede brindar cierto alivio a la parte ucraniana, pero apenas compensará la aplastante superioridad de las fuerzas rusas que ahora se concentran en Donbás. Las perspectivas para las fuerzas ucranianas allí no son muy halagüeñas.

Pero la guerra es una lucha de fuerzas vivas y, en un sentido más amplio, la parte rusa podría enfrentarse a dificultades más serias. En última instancia, el peso de Rusia, su gran fuerza industrial y su mayor población deben finalmente prevalecer. Pero la guerra nunca es una cuestión simple, y aún puede haber muchos elementos complicados.

La cuestión de la moral puede jugar un papel crucial. Según todas las pruebas disponibles, la guerra cuenta con el apoyo de la gran mayoría del pueblo ruso. Por el momento, al menos, la posición de Putin parece segura.

Sin embargo, según mis fuentes en Rusia, los niveles más altos de apoyo se encuentran entre las capas más viejas de la población, mientras que el apoyo entre los jóvenes es solo del 30 al 40 por ciento. Pero es entre esa capa donde habrá que encontrar a los futuros reclutas para combatir en Ucrania.

Por todas estas razones, Putin puede tener que conformarse con la conquista de una gran porción de territorio en el Donbás ya lo largo de la región costera. Eso puede considerarse una especie de éxito, pero no será una victoria completa y tendrá consecuencias negativas para la clase trabajadora de ambos países.

Se habrá hecho un daño terrible al sentido de hermandad y solidaridad de siglos de antigüedad entre el pueblo ruso y el pueblo de Ucrania. Los estados de ánimo de desconfianza mutua, amargura y sospecha no serán fáciles de erradicar. Y en un suelo tan venenoso, los chovinistas extremos de ambos lados pueden sacar nuevas fuerzas y volverse aún más agresivos y arrogantes.

Esas son las razones por las que nos oponemos a esta guerra. Cualquiera que sea el resultado final, el balance desde el punto de vista de la clase obrera y de la revolución socialista será negativo. Sin embargo, toda la historia muestra que la niebla de la guerra eventualmente se disipará. La cuestión de clases volverá a pasar a primer plano, creando condiciones favorables para el resurgimiento de la lucha de clases tanto en Rusia como en Ucrania.

¿Podemos apoyar a Zelenski?

La naturaleza reaccionaria del régimen de Putin es bastante clara. Pero la de la parte ucraniana ha sido ocultada sistemáticamente por la maquinaria de propaganda. Los bandidos fascistas de la brigada Azov, que no hace mucho tiempo Washington quería incluir en la lista de organizaciones terroristas, ahora se presentan como heroicos luchadores por la libertad e incluso defensores de la democracia (!)

En cuanto a la supuesta democracia ucraniana: eso es más aparente que real. Recordemos que una de las razones por las que la OTAN retrasó la aceptación de la pertenencia de Ucrania fue por un “déficit democrático”.

¿Y la soberanía de Ucrania? Eso también es un mito. La guerra ha demostrado claramente que el régimen de Zelenski depende por completo de los amos extranjeros. Los estadounidenses pagan las cuentas y suministran las armas con las que esperan que los ucranianos luchen hasta la última gota de su sangre para defender los intereses del imperialismo estadounidense contra su enemigo, Rusia. Y quien paga al flautista siempre elegirá la melodía.

El actual régimen de Kiev está enteramente a merced del imperialismo estadounidense. A pesar de todas sus bravatas y audaces discursos, Zelenski no puede hacer nada ni decidir nada excepto lo que le dictan desde Washington. Y Washington ha decidido que es mejor que Ucrania siga desangrándose para debilitar a su principal adversario, Rusia. Las vidas y el sufrimiento del pueblo ucraniano simplemente no figuran en sus cálculos.

Esta es una lucha de poder entre el imperialismo estadounidense y Rusia. Solo un tonto o un pícaro podría negar eso. Lamentablemente, no faltan de ambos tipos, especialmente en lo que solía llamarse «la izquierda».

El claro deterioro de la posición de Ucrania en el frente oriental significa que Zelenski continúa insistiendo en sus demandas, aparentemente ajeno a las consecuencias para el resto del mundo. Como dijo una vez Lenin, un hombre al borde de un precipicio no razona.

Jugando con fuego

El riesgo de una guerra total en Europa es algo que los estadounidenses y sus aliados europeos, hasta ahora, han encontrado demasiado aterrador para contemplar. En este punto, los intereses del imperialismo occidental y el régimen de Zelenski comenzaban a distanciarse.

A pesar de toda la propaganda hipócrita y las lágrimas de cocodrilo sobre los sufrimientos del pobre pueblo ucraniano (sufrimientos muy genuinos, por supuesto), no tenían (ni tienen todavía) ninguna intención de ponerse en riesgo.

Recordemos los fundamentos. Los capitalistas no hacen la guerra por el patriotismo, la democracia o cualquier otro principio altisonante. Hacen la guerra por ganancias, para capturar mercados extranjeros, fuentes de materias primas (como el petróleo) y expandir las esferas de influencia.

Una guerra nuclear no significaría ninguna de estas cosas, sino solo la destrucción mutua de ambos lados. Incluso han acuñado una frase para describir esto: MAD (acrónimo en inglés para Destrucción Mutuamente Asegurada). Este es un asunto que debería despejar hasta las mentes más engañadas.

Pero algunas mentes parecen estar más engañadas que otras. Joe Biden, que nunca fue el cerebro más agudo de Washington, parece estar sufriendo algunos de los síntomas del deterioro senil avanzado. Evidentemente, está obsesionado por la visión del expresidente Trump, cuya megalomanía se expresaba habitualmente en episodios de asertividad de bravucón, para evidente horror de sus asesores.

El intento de Biden de ponerse los zapatos descomunales de su predecesor no parece particularmente convincente desde el punto de vista de las relaciones públicas. Pero las palabras pronunciadas por el presidente de la nación más poderosa del mundo inevitablemente tendrán efectos de gran alcance, y no todos previstos por el hombre que las pronunció.

Acusar al presidente de la Federación Rusa de ser un criminal de guerra no estaba del todo dentro de la tradición aceptable de la diplomacia o los buenos modales presidenciales. Después de todo, tarde o temprano, el tío Joe tendrá que sentarse en una mesa de negociaciones con el mismo hombre al que ha acusado de ser un criminal.

Incluso Zelenski entiende eso. No es de extrañar que los funcionarios de la Casa Blanca inmediatamente se desvivieran por decir que él realmente no quiso decir lo que dijo. Al día siguiente lo volvió a decir. ¡Esto sí que es un verdadero combate de palabras, socio!

Ahora, el bocazas de Joe ha ido varios pasos más allá, provocando a Moscú hasta el límite de su tolerancia. Los resultados no tardarán en llegar.

Pero, ¿cuáles serán? Los estadounidenses han llevado las cosas a un punto en el que Rusia se verá obligada a responder. En varias ocasiones, Putin le ha recordado a Occidente que Rusia posee tanto armas nucleares como el poder de enviarlas a grandes distancias.

Se ha convertido en una costumbre en los medios occidentales retratar al líder ruso, no solo como un criminal de guerra, sino también como un hombre completamente trastornado. Pero independientemente de lo que se pueda decir sobre el hombre del Kremlin, no está loco y es capaz de hacer juicios racionales. No se puede decir lo mismo del actual ocupante de la Casa Blanca.

La probabilidad de que Rusia recurra a las armas nucleares en el corto plazo es muy pequeña. Pero ya advirtieron que las entregas prometidas de armas sofisticadas por parte de la OTAN significarán que serán atacadas.

Eso era predecible y lo explicó Lavrov, quien dijo: «Estas armas serán un objetivo legítimo para el ejército de Rusia que actúa en el contexto de la operación especial».

Y Rusia puede intensificar su esfuerzo de guerra de muchas maneras en lugar de entrar en un curso que podría conducir a la Tercera Guerra Mundial.

Lo que eso significa en la práctica, solo el tiempo lo dirá. Pero como dice la Biblia: “¿Puede un hombre llevar fuego junto a su pecho y que su ropa no se queme?

La pregunta, naturalmente, se responde sola.

Vladímir Putin, heredero de Stalin

Algunas personas tontas tienen la ilusión de que de alguna manera Putin representa una fuerza progresista en el mundo. Ese es el colmo de la estupidez. ¿Es el Estado ruso actual un Estado burgués? ¡Por supuesto que sí!

Rusia es ahora un régimen capitalista, dominado por una oligarquía rapaz que se ha enriquecido fabulosamente apropiándose de toda la riqueza creada por la clase obrera soviética. Está gobernado por una banda de ladrones cuyo único interés es hacer su propio nido a expensas del pueblo ruso.

Después de tres décadas, nada queda de lo que fue progresista en la antigua Unión Soviética. La riqueza del pueblo ha sido robada por una manada de ladrones y a su cabeza se encuentra un hombre que imita los peores aspectos del podrido régimen zarista y su heredero estalinista.

Pero al menos Stalin, en última instancia, se basaba en las conquistas históricas de la Revolución de Octubre: una economía planificada nacionalizada. Pero ahora ese último vestigio del pasado socialista ha sido liquidado.

¿Vladimir Putin representa los intereses de la clase obrera rusa o ucraniana? ¡Ni en lo más mínimo! Defiende los intereses de la oligarquía corrupta y voraz a la que proporciona un punto central de apoyo y que, a su vez, lo mantiene en el poder.

De un régimen tan venenoso no se puede esperar nada progresista. Y la política exterior no es más que el reflejo de la política interior. Esto debe tenerse muy en cuenta cuando pasemos a analizar la situación actual.

Recordemos las mismas palabras que usó Lenin en su conflicto con Stalin, a quien comparó con “ese hombre típicamente ruso, el chovinista gran ruso, en esencia un sinvergüenza y un tirano, como lo es el típico burócrata ruso”. Estas palabras son una descripción muy precisa del hombre que ahora se sienta en el escritorio de Stalin en el Kremlin.

¿Cómo propone Vladimir Putin resolver la “cuestión ucraniana”? Por los mismos medios que utiliza para resolver todos los problemas: por la fuerza bruta. Este ex agente de la KGB es, en ese sentido, un fiel discípulo de Stalin.

Si los trabajadores rusos estuvieran en el poder, toda la situación sería diferente. Al acabar con el gobierno de una oligarquía corrupta y degenerada y establecer una democracia obrera genuina, Rusia actuaría una vez más como un faro, alentando a los trabajadores de Ucrania a deshacerse del yugo de sus propios oligarcas ladrones y sus marionetas políticas.

Pero el régimen de Putin no puede tener ningún poder de atracción para el pueblo de Ucrania. Al contrario, Putin los está empujando a los brazos del nacionalismo reaccionario.

Robespierre comentó una vez que «a nadie le gustan los misioneros que vienen con bayonetas». Dijo eso en un momento en que la Gran Revolución Francesa todavía estaba en una fase saludable y progresista. Pero todo eso cambió bajo Napoleón, cuyo gobierno opresivo provocó un resurgimiento general de la revuelta nacionalista en Europa, que desempeñó un papel clave en su caída final.

No hay necesidad de aceptar las acusaciones obviamente maliciosas de los medios occidentales a sueldo sobre los presuntos crímenes de guerra rusos. Tampoco debemos aceptar al pie de la letra todo lo que dicen los mismos medios mentirosos sobre los supuestos fracasos de la campaña militar rusa.

Pero un régimen bonapartista sólo puede hacer la guerra de manera bonapartista. No es difícil imaginar que una gran cantidad de problemas en la campaña ucraniana de Rusia están relacionados con la corrupción endémica, el amiguismo y la ineficiencia de ese régimen.

Un auténtico Ejército Rojo combinaría la lucha armada con un llamamiento de clase a la clase obrera ucraniana. Pero hay muy pocas señales de eso. Esto significa que los ucranianos seguirán ofreciendo resistencia. La guerra será innecesariamente prolongada y sangrienta.

¡Por una posición de clase!

Para nosotros, la pregunta más importante es: ¿qué clase libra la guerra, y en interés de quién? Esta es la pregunta esencial que debe responderse como condición previa para tomar una posición de clase basada en principios.

Apartarse un solo milímetro de la posición de clase es entrar en una pendiente resbaladiza que conduce inevitablemente al pantano de la traición y la reacción. Si  olvidamos este hecho elemental, caeremos en peligro.

En los días inmediatamente posteriores al estallido de la guerra, escribí lo siguiente:

“No hace falta decir que Putin y la oligarquía a la que sirve son enemigos de los trabajadores rusos. Y su base de apoyo ha ido disminuyendo constantemente, lo que obviamente fue una de las razones por las que decidió jugar la carta de invadir Ucrania. También es cierto que eso puede resultarle contraproducente en un determinado momento.

“Sin embargo, cualquier sugerencia de que los imperialistas reaccionarios pueden, en cualquier sentido, modo o forma, defender los intereses del pueblo de Rusia, Ucrania o de cualquier otro país es una mentira despreciable y un engaño al pueblo.

“El pueblo ucraniano ha aprendido por experiencia dolorosa cuánto valió la ayuda y la solidaridad prometidas por la OTAN y Occidente cuando llegó el momento decisivo. Ven al pueblo ucraniano como meros peones en un juego cínico, carne de cañón que se puede sacrificar útilmente para desacreditar a Rusia, sin costarle la vida a un solo de sus soldados.

“No se debe confiar en absoluto en estos mafiosos. Y eso es particularmente cierto para los trabajadores y socialistas de Occidente.

“La tarea de luchar contra la banda reaccionaria del Kremlin es tarea exclusiva de los trabajadores rusos. Nuestra tarea es luchar contra nuestra burguesía, contra la OTAN y contra el imperialismo estadounidense, la fuerza más contrarrevolucionaria del planeta”.

Nuestra oposición no tiene nada en común con la repugnante hipocresía de los imperialistas. Y por muy reaccionario que sea Putin, sus crímenes no son nada comparados con la infame brutalidad del imperialismo estadounidense, cuyas manos están manchadas para siempre con la sangre de innumerables víctimas inocentes de todas las partes del mundo.

El 11 de marzo escribí lo siguiente:

“Es la OTAN, especialmente los estadounidenses y los británicos, los que empujaron a Ucrania al actual conflicto con Rusia para sus propios fines, y luego cínicamente retrocedieron y observaron cómo el pueblo ucraniano se ahogaba en un mar de sangre. Fueron responsables de esta guerra innecesaria, y ahora son responsables de prolongarla deliberadamente para sus propios intereses cínicos.

“Nuestras condolencias están totalmente del lado del pueblo ucraniano que sufre, que son las víctimas inocentes de este juego cínico de la política de las grandes potencias. Pero los sufrimientos solo terminarán cuando la guerra misma llegue a su fin. Quienes los presionan continuamente para que sigan combatiendo, cuando saben perfectamente cómo terminará esto y no tienen la menor intención de mover un dedo para ayudarlos militarmente sobre el terreno, no son amigos del pueblo ucraniano. Son sus peores enemigos”.

No veo ninguna razón para cambiar una palabra de esto hoy.

Londres, 26 de abril de 2022