China: el régimen capitalista abandona precipitadamente el confinamiento en medio de la crisis

0
109

El 7 de diciembre de 2022, el Estado chino publicó sus «Diez nuevas medidas», un apresurado cambio de su política de » COVID cero» a lo que denominó «contramedidas precisas». En realidad, se trataba de un abandono total de las anteriores medidas rígidas para contener el COVID-19. Según el régimen capitalista del PCCh, las ‘Diez Medidas’ tienen como objetivo mejorar la «precisión científica» en la lucha contra los brotes «de acuerdo con la situación de la pandemia y las mutaciones del virus».

Pero si nos fijamos en los hechos, está claro que estas nuevas medidas contra la pandemia no tienen nada que ver con la «precisión científica», y fueron más bien un retroceso por pánico respecto a las medidas adoptadas anteriormente por el Estado ante los graves brotes de protestas que se produjeron a principios de este mes. Desgraciadamente para las masas chinas, el régimen se había arrinconado a sí mismo con su política de COVID Cero, ya que gran parte de la población carece de inmunidad natural, la vacuna «Sinovac» fabricada en China no es tan eficaz como las vacunas basadas en ARNm disponibles en Occidente, y ha habido un bajo nivel de aceptación de la vacuna, especialmente entre los ancianos. Por lo tanto, el hecho de relajar súbitamente las medidas de prevención siempre iba a provocar un aumento masivo de las infecciones.

En el momento de escribir estas líneas, el virus está arrasando todo el país, causando un número impresionante de infecciones, al tiempo que muestra pocos signos de alcanzar su punto máximo. Los gobiernos locales han estado distribuyendo gradualmente medicamentos, kits de pruebas rápidas y materiales pertinentes para la pandemia, pero las masas siguen enfrentándose a dificultades extremas. Ahora el Estado ha decidido levantar todas las medidas contra la pandemia para enero de 2023. La situación actual es una condena del sistema capitalista y de la mala gestión burocrática del llamado Partido «Comunista» Chino (PCCh), que han contribuido a esta catástrofe cada vez mayor.

Un giro de 180 grados

A mediados de noviembre, el Estado experimentó con la relajación de sus políticas contra la pandemia en Shijiazhuang, la capital de la provincia septentrional de Hebei. Nadie quedó satisfecho con los resultados. Tanto el Estado como las masas no estaban preparados para los diversos problemas acuciantes que puso de relieve el experimento. Concluyó con decepción. Pero el régimen capitalista ha demostrado que no ha aprendido nada de Shijiazhuang. Su fallido experimento se disfrazó simplemente de ejercicio de planificación «científica». Poco después, tras una importante oleada de protestas contra las medidas contra el COVID, que se extendió por toda China, el régimen anunció repentinamente sus «Diez Medidas», abandonando sus políticas de confinamiento, dejando una vez más al Estado y a la nación poco tiempo para preparar las medidas y los materiales necesarios.

Cuando el Estado introdujo las nuevas políticas, aparecieron de repente » médicos expertos » para jactarse en nombre del Estado y engañar a las masas. Estos mentirosos, embaucadores e impostores a sueldo argumentan que la gravedad del virus ha disminuido hasta tal punto que deberíamos dejar de preocuparnos, y que ya no deberíamos llamar a la enfermedad resultante enfermedad por coronavirus (o neumonía por coronavirus), sino más bien «gripe Corona «… Los departamentos de salud del gobierno ofrecen continuamente conferencias de prensa explicando la «ciencia» que hay detrás de su nuevo enfoque, y los medios de comunicación regurgitan sus absurdas mentiras. El mensaje que se transmite es sencillo: el gobierno es muy razonable y práctico; el gobierno sabe más que nadie y nunca se equivoca; las masas no deben alarmarse.

Mientras el gobierno y sus » médicos expertos » intentan calmar y embaucar a las masas, a estas alturas hasta el más ciego de los ciegos se inclina a exclamar: ¿desde cuándo Xi Jingping controla este virus? Hace medio año, la misma cepa del virus era un peligro monstruoso. Ha pasado medio año y ahora es un resfriado inofensivo. Las masas recuerdan. No se dejarán engañar tan fácilmente.

No tenemos nada…

En palabras de un post del popular influencer chino de internet en Zhihu [un popular foro de internet en China]: «cuando abrimos, no teníamos nada de nada… sí, nada de nada». No había planes de emergencia para distintos escenarios; ni reuniones preparatorias para el personal de infraestructuras; ni reservas de medicamentos para evitar la escasez: todo el proceso de relajación fue una farsa.

El resultado fue el caos. Cuando empezó el pánico por la compra de material médico, se agotaron todo tipo de medicinas para los síntomas del resfriado. Algunos intentaron hacerse con medicinas populares. Hubo escasez extrema de termómetros, pruebas de fluidos laterales e incluso respiradores y oxígeno. Caótica y confusa como ha sido la situación, las masas se han visto afectadas por la ansiedad acerca de la infección, cómo tratarla, qué medicamento tomar – o si los medicamentos funcionan realmente.

La situación en las instituciones de salud pública, como los hospitales, es espeluznante. Las camas están llenas a todas horas, completamente incapaces de acoger a los ancianos. Casi todos los médicos de primera línea de las clínicas de enfermedades febriles se han infectado, la mayoría de ellos no pueden trabajar, y se han producido varios incidentes de médicos que trabajaban estando enfermos. Los hospitales carecen de varios tipos de medicamentos para tratar el COVID-19. Algunas personas se han recuperado, pero los abrumados centros de pruebas PCR aún no les han proporcionado los resultados de las pruebas.

Mientras el régimen se avergüenza de informar sobre el número de muertos, las masas pueden comprobar la gran actividad y el buen negocio de las funerarias: ya no es posible disponer inmediatamente de los muertos, mientras se forman colas ante las funerarias y la gente se queja de que no hay cámaras frigoríficas para los difuntos.

En el campo, aunque las infecciones son menores que en las ciudades, las consecuencias sociales no son menos graves. Los recursos médicos en el campo están mucho menos repartidos, y las masas sufren en silencio. La falta de medicamentos, la carencia de tratamientos (sólo se dispone de terapia intravenosa), las largas colas y la falta de camas son escenas corrientes en el campo. El sufrimiento más trágico es el de los ancianos, muchos de los cuales esperan impotentes la muerte. A pesar de algunos esfuerzos locales por limitar el alcance de la pandemia, se está gestando una masacre.

¿Primero las vidas?

El Partido «Comunista» proclama que «lo primero son las personas, lo primero son las vidas». Pero teniendo en cuenta las escenas detalladas anteriormente, se trata de una proclamación hueca y en bancarrota. En esencia, el PCCh antepone el Partido y los intereses del mercado capitalista. Durante los dos primeros años de la pandemia, el régimen se jactó de la eficacia de su política de COVID CERO, que mantuvo el número de muertes muy por debajo del de la mayor parte de Occidente y (lo que es más importante) permitió que la economía china se recuperara con relativa rapidez de la conmoción inicial.

Pero las cosas tienden a convertirse en su contrario. A China le resultaba imposible aislarse indefinidamente del mercado mundial; el Covid Cero empezó a ejercer una enorme presión económica y perturbó considerablemente el comercio. Mientras tanto, la gestión estatal de las estrictas medidas de control de COVID, sobre una base capitalista, condujo a millones de personas a la miseria, la pobreza y las penurias, que acabaron por hacerse intolerables. Esto es en parte lo que subyace al reciente movimiento de protesta, que ha asustado al régimen para que dé marcha atrás antes que arriesgarse a que la situación se descontrole.

El PCCh ha mostrado su debilidad y su miedo a las masas, y ha parpadeado en un intento de cortar de raíz cualquier amenaza a su posición. Antes de la introducción de las «Diez Nuevas Medidas», el acceso a la información objetiva sobre los daños de la variante Omicron y el análisis objetivo de la pandemia se restringieron y empezaron a desaparecer. Los artículos sobre la pandemia fueron sencillamente prohibidos por los censores.

Las únicas noticias permitidas por los censores son las que benefician al gobierno capitalista del Partido «Comunista». Las emisoras estatales, por ejemplo, se negaron a mostrar primeros planos de las multitudes en las gradas de la Copa del Mundo de Qatar porque no llevaban máscaras. En las últimas semanas, irónicamente, las masas chinas han empujado al gobierno a actuar, y no al revés. Las masas chinas se han organizado espontáneamente con fines de autoayuda y han creado diversos grupos y comunidades de ayuda mutua. El Estado todopoderoso ha desaparecido de repente. Las autoridades solían disponer de amplias capacidades para realizar pruebas PCR, pero ahora, por lo general, no pueden suministrar ni siquiera algunos medicamentos antipiréticos menores y pruebas rápidas (en la actualidad, éstas aún deben reservarse en línea para su compra).

Sólo cuando las masas elaboraron espontáneamente una nueva lista de medicamentos eficaces contra el COVID-19, el Estado empezó por fin a publicar su propia lista oficial de medicamentos (las autoridades locales de Pekín no publicaron su lista hasta cinco días después de las «Diez nuevas medidas»; en ese momento, sólo la lista de Pekín estaba disponible en todo el país). Cuando la gente empezó a tomar medicamentos de forma indiscriminada, provocando hospitalizaciones, el Estado empezó por fin a dar consejos sobre cómo tomarlos correctamente. Una vez más, el Estado ha sido totalmente reactivo a la hora de tomar medidas contra las subidas de precios y reponer medicamentos tras las drásticas subidas de precios y el colapso de las existencias. Las respuestas tardías del régimen cuando el sufrimiento está a un paso muestran claramente lo vacías que son en realidad todas sus palabras de «anteponer la vida».

El PCCh ha dejado claro que quiere restaurar la economía para aumentar la confianza del mercado. Los gobiernos locales han respondido al instante buscando consumidores en el extranjero para sus negocios, mientras se esfuerzan por ayudar a las empresas de sus jurisdicciones a reanudar su funcionamiento. En este momento de crisis, el derecho a la salud de las masas trabajadoras sigue sin garantías, mientras se hunden palmo a palmo en el fango. El PCCh ha abandonado sus promesas de poner «a la gente primero». En realidad, antepone el capital.

Reparto del dolor

En medio de esta catástrofe, no hay igualdad en el reparto del dolor y el sufrimiento. Un periodista oficialista puede adquirir fácilmente una cama en un hospital de cabina móvil para grabar vídeos promocionales, mientras que millones de masas de a pie se quedan sin las camas que necesitan desesperadamente. Los ricos, junto con los funcionarios del partido, disfrutan de los mejores recursos médicos. Otros no pueden permitirse en absoluto los gastos médicos. La sociedad de clases en China es tal y como la describió Marx. Mientras las masas trabajadoras, la inmensa mayoría, viven en una agonía sin final a la vista, una minoría muy pequeña, la burguesía, se encuentra en una constante carrera contrarreloj para intensificar su explotación de los trabajadores y hacerse con una mayor tajada del mercado.

Para las masas trabajadoras, todo por lo que están pasando ahora será recordado mucho después de que se reanude la «normalidad» dentro del capitalismo, con todos sus sufrimientos. La escala sin precedentes de las protestas antigubernamentales presenciadas a finales de noviembre y principios de diciembre también han dado a una capa de las masas un anticipo de su fuerza latente. La actual crisis del sistema capitalista seguirá intensificándose de múltiples maneras, y la conciencia de clase de sus trabajadores y sus luchas, con flujos y reflujos, tenderá a aumentar. Una vez que la clase obrera china comience realmente a moverse como clase, el mundo entero temblará.