Casinos Puerto Madero: “Este conflicto no va a terminar hasta que no entre el último de los compañeros”

0
83

¡Por la inmediata reincorporación de todos los trabajadores de Casinos Puerto Madero! ¡Basta de represión! ¡Por la reducción de la jornada laboral! ¡Por condiciones de trabajo dignas y saludables! ¡Pedimos el urgente esclarecimiento de los hechos ocurridos y la debida indemnización a los trabajadores! ¡Viva la lucha conjunta de los trabajadores! El 9 de noviembre, en una asamblea en la que se planteaba la necesaria reducción horaria de la jornada laboral a seis horas debido a la gran cantidad de enfermedades laborales, los trabajadores de Casinos Puerto Madero fueron agredidos por una patota sindical del Somu -Sindicato de Obreros Marítimos Unidos, conducido por Omar “Caballo” Suárez, quien responde políticamente al kirchnerismo-. Cuarenta hombres irrumpieron impunemente en el lugar de trabajo de los compañeros, que debieron defenderse de la agresión, motivo por el cual serían castigados por la empresa con despidos masivos e injustificados. En los hechos no sólo se involucró a los trabajadores que se encontraban presentes, sino a todos aquellos elementos “molestos” –integrantes de las distintas comisiones: encargados de salud laboral, realizadores de la revista del cuerpo de delegados, etc-.
La acción cómplice entre la empresa, SOMU, Prefectura Naval Argentina y el Poder Judicial confabuló contra el conjunto de trabajadores, cubriendo los hechos con un manto de impunidad en lugar de esclarecerlos. Dos audiencias en el Ministerio de Trabajo tuvieron lugar luego de los despidos. En la última reunión, llevada a cabo el 21 de noviembre, el gremio admitió el conflicto y pidió una conciliación por los 60 despidos (que son ya más de 80). El Ministerio dice ser el responsable de resolver esta situación pero no busca la conciliación, mientras la empresa alega que los despidos son justificados.
El piquete en tres de las puertas de acceso al Casino sigue en pie, pese a la represión brutal de la Prefectura el día 4 de diciembre. Al reclamo de los trabajadores del casino se sumó el de los empleados gastronómicos de la empresa Alavera. El delegado Miguel Ángel Ramírez explicó por qué se sumaron al conflicto: “La pelea es por una mejora salarial. Hay muchas injusticias dentro de la empresa, hay mucho maltrato hacia los empleados. Vivimos presionados, no tenemos descansos, hay cámaras por las que nos controlan.” Al mismo tiempo los trabajadores repudiaron el accionar del gerente general de operaciones, Omar García, por maltrato verbal y psicológico. La lucha emprendida por los trabajadores del casino esta siendo apoyada por compañeros de otras empresas. Matías, trabajador del Hospital Francés que esta participando del acampe, expresó: “Considero que para que ganen los trabajadores del casino, los fileteros de Mar del Plata, los trabajadores del Francés y todos los sectores que están en lucha debemos coordinar y no pelear aislados”. Tras este conflicto, además, se esconde la pelea por quién se queda con el juego en la Capital Federal: hoy se utiliza el recurso de los barcos para burlar la prohibición en el territorio federal, sin embargo Macri tiene la intención de legalizar el juego.
La dilación de las decisiones tiene el claro objetivo de provocar cansancio y miedo en los trabajadores, pero ellos están muy organizados y seguirán sosteniendo la medida planteada hasta el momento.

¡Por la inmediata reincorporación de todos los trabajadores de Casinos Puerto Madero! ¡Basta de represión!
¡Por la reducción de la jornada laboral!
¡Por condiciones de trabajo dignas y saludables!
¡Pedimos el urgente esclarecimiento de los hechos ocurridos y la debida indemnización a los trabajadores!
¡Viva la lucha conjunta de los trabajadores!