Carta a la presidenta, al ministro de Educaciòn y a la comunidad toda

0
139

Ante los dichos de la señora presidenta y el ministro de educación los docentes de Bahía Blanca, queremos manifestar nuestro más enérgico repudio y dirigirnos a la comunidad toda.

La escuela pública, donde concurren la mayoría de los niños/as de nuestro país ha sido objeto de múltiples intentos de destrucción por parte de casi todos los gobiernos. Y esto ha sido resistido por los docentes, en muchas ocasiones acompañados por los padres y los alumnos. Cuanto peor que hoy estaría la educación si no hubiésemos luchado por ella.

La tan mentada “lógica de los 90” no ha cambiado mucho en nuestras escuelas: chicos que no pueden empezar las clases, no por los paros, si no por arreglos necesarios en los edificios que no se han hecho, baños con letrinas, reformas edilicias que comienzan un día antes del inicio del ciclo lectivo, pagos atrasados a los contratistas que por esa razón detienen las obras, cargos docentes que no son considerados prioritarios y no se cubren, etc.

Mientras tanto, el Estado subsidia la educación privada, de la que si fue alumna la presidenta. Tal vez sus hijos estuvieron a salvo de padecer las reformas educativas de la que fueron objeto la mayoría de los alumnos/as de nuestro país. Tal vez a las escuelas que concurrieron no les haya faltado nada. Eso no nos ocurre en la mayoría de las escuelas del territorio argentino. Quien mande a sus hijos a la escuela pública sabe de los interminables pedidos de colaboración a través de la cooperadora, rifas, etc. para sostener los edificios. Y en la escuelas de sectores populares el pedido de donaciones y el aporte del bolsillo de los maestros para comprar el material necesario.

Por todo esto, consideramos sus declaraciones COMO UN ATAQUE DIRECTO A LA ESCUELA PÚBLICA, con el sentido de desvalorizar nuestro trabajo y la escuela de todos y todas y hacernos enfrentar a lo padres de nuestro alumnos/as. Para nosotros, pese a lo que quieren hacer creer los sectores del poder, lo último que queremos es tomar la decisión de hacer paro.

Entonces, si el gobierno dice estar tan preocupado por la educación ¿Por qué llamar a paritarias a días de empezar las clases, con ofrecimientos paupérrimos, con clara intención de tensar el diálogo y elevar el tono del conflicto? Lamentablemente, la respuesta es clara.

En verdad no les interesa la escuela pública y pese a que saludamos y defendemos cuando hay medidas de gobierno que benefician a los sectores más desfavorecidos, tampoco parece interesarles la suerte de los alumnos/as que a ella concurren.

ASAMBLEA DE DOCENTES DE SUTEBA BAHÍA BLANCA