Bolivia: Carta abierta al movimiento obrero y popular

0
188

Publicamos la Carta Abierta, dirigida al movimiento obrero, campesino y popular, escrita por nuestros camaradas de El Militante-Bolivia. En ella se analiza la situación que enfrenta la revolución boliviana y los peligros que la acechan; pero también las posibilidades ciertas de responder a la ofensiva oligárquico-imperialista y hacer triunfar la revolución socialista.
CARTA ABIERTA

a los dirigentes sindicales, campesinos, estudiantiles, cívicos

a los trabajadores, a los revolucionarios y al pueblo potosino

Compañeros

1. Nuestro largo proceso de lucha vive una dramática y temible encrucijada. El saboteo de la economía por parte de la oligarquía agro-industrial está haciendo inútil hasta las más mínimas reformas del gobierno: todos los precios de los productos de la canasta básica suben, con el resultado de garantizar grandes beneficios para la minoría de hambreadores y especuladores, y sembrar rabia, decepción, división y desconfianza en nuestras filas.

2. La burguesía nacional – con el apoyo incondicionado del imperialismo – en dos años de "guerra fría" ha utilizado el dialogo al solo fin de tropezar y estorbar cualquier intento de cambio, para rearticularse. El resultado es que una derecha que parecía barrida por la movilización popular, callada y acobardada por las agendas de Octubre 2003 y Mayo/Junio 2005, ahora se dice representante de 6 departamentos sobre 9, habiendo llegado a incluir en la vieja "media luna" Cochabamba y Chuquisaca.

3. Esto demuestra que la estrategia del gobierno no ha sido eficaz para contrarrestar y detener la arremetida de los oligarcas: la concertación planteada por sectores del gobierno que nada tienen a que ver con las movilizaciones de los años pasados solo fortaleció la derecha; la táctica de combatir la oligarquía apoyándose a los gobiernos vecinos, como el de Brasil, interesados solo a seguir explotando nuestros recursos naturales, solo aguó el contenido de las primeras reformas, como la nacionalización; el basarse exclusivamente en los sectores vinculados al MAS solo sirvió a dividir el frente de las organizaciones sociales y sindicales, restringiendo la base social de participación activa al cambio y abriendo la brecha en la cual se han metido los conservadores.

4. Ahora con el referéndum autonómico que han planteado y van a defender hasta que el gobierno no haga pasos atrás o sea definitivamente tumbado quieren utilizar la fuerza que consiguieron para sepultar años de lucha de todos los trabajadores y campesinos de Bolivia. Con su Estatuto Autonómico afirman su control sobre educación, recursos naturales, relaciones sindicales, tierra y territorio, para seguir entregando nuestras riquezas al imperialismo, para seguir hambreando y condenando Bolivia a su histórico atraso. Su objetivo es dividir definitivamente el movimiento popular boliviano, acabar de una vez con su lucha: la oligarquía sabe de estar jugándose con esto su misma existencia.

5. Es necesario en primer lugar reconocer que solo la lucha y la acción de masa nos permitieron en el 2005 anteponer al egoísmo de los oligarcas la voluntad y las expectativas del pueblo; solo la lucha nos permitió defender la Asamblea Constituyente del fracaso total. Seguir intentando de compatibilizar lo incompatible – nueva CPE y Estatuto Autonómico – o apostar todo en la dialéctica parlamentaria es seguir haciéndole un flaco favor a la derecha, que ya se ha armado en vista de la batalla decisiva. Hay que reconocer que hasta cuando las palancas de la economía seguirán en las manos de la burguesía nacional y del imperialismo ninguna conquista será duradera, ninguna victoria electoral será garantía para el cambio.

¿Qué Hacer?

6. La batalla que se acerca es inevitable, porque irreconciliables son las expectativas de cambio con la defensa de los privilegios. La arremetida de la derecha puede y tiene que ser la oportunidad de unificar el movimiento popular y reconstruir la unidad entre trabajadores asalariados, campesinos, estudiantes. En juego no está la existencia de un gobierno, sino la unidad de los explotados bolivianos y su capacidad de combatir la prepotencia de la oligarquía saboteadora y del imperialismo.

7. La marcha del jueves 28 de febrero pasado ha demostrado que existe en el pueblo potosino rabia y gran disponibilidad a la lucha. Esta fuerza inmensa puede y tiene que ser dirigida y orientada en contra de los enemigos de clase. Las direcciones políticas, sindicales y sociales deben mostrarse ahora a la altura de los acontecimientos históricos que estamos viviendo.

8. Es necesario construir una movilización amplia de todos los sectores explotados, llamar a ampliados de todas las organizaciones, sociales y sindicales, para derrotar definitivamente la derecha, la oligarquía y el imperialismo. Es necesario dotar estas movilizaciones de las consignas que nos permitan hacer avanzar y profundizar el proceso de cambio rumbo hacia la única alternativa posible al saboteo económico y a las maquinaciones del imperialismo, el socialismo.

Desde la Corriente Marxista Internacional – El Militante convocamos a todas las fuerzas vivas potosinas comprometidas con la lucha de los trabajadores y campesinos de Bolivia a tomar unitariamente el camino de la movilización para:

*Rechazar e impedir la celebración del referéndum autonómico de la media luna;
*Reivindicar la expropiación y la nacionalización de todas las empresas que están protagonizando el saboteo económico;
*Recuperar las Agendas de Octubre 2003 y Mayo/Junio 2005.

Potosí, 5 de marzo 2008