Bangladesh: Trabajadores de la confección demuestran el camino adelante

0
48

Bangladesh, el octavo país más poblado del mundo, está siendo sacudido por la agitación política y social. Los líderes de la oposición han sido arrestados. Decenas de miles de personas se han enfrentado en las calles con la policía, lo que ha provocado la muerte de dos manifestantes.

Significativamente, ha estallado una gran huelga entre los trabajadores de la confección. Más de 500 fábricas han cerrado, ya que los trabajadores exigen un aumento salarial de $75 a $209 al mes. Cuando los patronos ofrecieron solo $90, esto provocó un escándalo entre los trabajadores en huelga. Después de que la policía disparara contra los manifestantes, dos trabajadores murieron y decenas más resultaron heridos. En lugar de sofocar el movimiento, las huelgas se extendieron como un reguero de pólvora, comenzando en las afueras y extendiéndose por toda Daca.

Desde entonces, las autoridades han ofrecido un aumento salarial del 56 por ciento, estableciendo el salario mínimo mensual en 113 dólares, que entrará en vigencia el 1 de diciembre. Esta minúscula oferta ha sido rechazada por los sindicatos con un trabajador diciendo: “el aumento no es suficiente cuando los precios de todos los artículos y el alquiler han subido bruscamente”.

A medida que se intensificaban las protestas, ayer una trabajadora de la confección de 23 años recibió un disparo en la cabeza y fue asesinada por la policía, lo que le añadió más combustible a las llamas.

Este movimiento representa un punto de inflexión en la lucha de clases en Bangladesh, con los batallones pesados de la clase trabajadora entrando en escena con la voz en alto. Esto en el contexto de una profunda crisis económica y política.

Economía

Desde que llegó al poder en 2008-9, el gobierno de la Liga Awami (LA) de Sheikh Hasina ha supervisado un período prolongado de crecimiento económico, estimulado predominantemente a través del desarrollo de la industria de la confección. Bangladesh cuenta con 3.500 fábricas de prendas de vestir, que representan el 85 por ciento de las exportaciones del país por un valor de 55.000 millones de dólares, lo que convierte al país en el segundo mayor exportador de prendas de vestir del mundo, después de China.

Muchos trabajadores de la confección son mujeres, que informan de condiciones horribles; incluyendo ser golpeadas cuando no logran alcanzar objetivos de producción inalcanzables. Bangladesh paga algunos de los salarios más bajos del mundo y se encuentra entre los 10 primeros países en cuanto a regulaciones laborales antiobreras restrictivas. Esto lo convierte en un sitio atractivo para la inversión extranjera, capitalizando la mano de obra barata a través de la explotación de campesinos desesperados.

Este es el verdadero “secreto” detrás del desarrollo económico de Bangladesh en la última década, durante la cual la economía se expandió en un 7 por ciento cada año por varios años.

Sin embargo, eso ahora se ha derrumbado. La pandemia de COVID-19 y la posterior crisis económica mundial han arruinado la economía del país. El aumento del coste de la vida, con una inflación persistente alrededor del 9,6 por ciento y una inflación de los alimentos del 13 por ciento, ha dejado a muchos indigentes y hambrientos. En palabras de un trabajador en la huelga, “trabajamos para sobrevivir, pero ni siquiera podemos cubrir nuestras necesidades básicas.”

La respuesta del gobierno ha sido pedir dinero prestado mientras intenta reducir los salarios a través de la represión. La deuda externa se ha duplicado desde 2016, que ahora es más cara debido al aumento de las tasas de interés en toda la economía mundial.

Desde 2021, las reservas de divisas se han desplomado de $48 mil millones a $20 mil millones, lo que apenas alcanza para financiar tres meses de importaciones en un país que depende en gran medida de los bienes importados. A principios de este año, se acordó un préstamo del FMI de 3,3 mil millones de dólares para cubrir los enormes agujeros en el presupuesto estatal.

En la última década, el gobierno de Hasina también dio grandes sumas de dinero a empresas privadas para incentivar el desarrollo de centrales eléctricas de gas natural. ¡Este esquema saturó completamente la economía con centrales eléctricas de gas con una capacidad que superó la demanda por 50 por ciento! Miles de millones en fondos estatales siguen fluyendo hacia centrales ociosas hasta el día de hoy.

Pero Bangladesh tiene sus propias reservas de gas natural muy bajas, por lo que cuando la guerra de Ucrania provocó un aumento en los precios del GNL, la economía simplemente no podía permitirse comprar gas natural, lo que provocó escasez de energía y apagones continuos.

La irracional “mano invisible del mercado” ha sumido al país en el caos. Y Bangladesh ha demostrado ser particularmente vulnerable a la volatilidad del mercado mundial debido a su total dependencia de las industrias individuales.

El gobierno de Hasina 

Si bien el gobierno de Hasina ha presidido más de una década de crecimiento económico, basado en la explotación del país como fuente de mano de obra barata por parte de las multinacionales, también se ha asociado fuertemente con la corrupción flagrante y generalizada.

Por ejemplo, Muhammad Aziz Khan, fundador de Summit Group, propietario de la mayor central eléctrica de gas de Bangladesh, tiene un hermano en el Parlamento con estrechos vínculos con Hasina y la Liga Awami (LA). Los fondos estatales por valor de 9 mil millones de dólares han fluido directamente a Summit Group, un ejemplo de los claros vínculos entre el partido gobernante y las grandes empresas.

Mientras el gobierno de Hasina se prepara para las próximas elecciones en enero, está tratando de cortejar al electorado con “megaproyectos”. Por ejemplo, una nueva autopista elevada de 11 km sobre Daca. Nada ejemplifica mejor el Bangladesh moderno que una carretera de peaje que nadie puede permitirse que recorre por encima los barrios marginales de Daca. Un vendedor de frutas, resumiendo la frustración por el gasto del gobierno en costosos proyectos de vanidad, le dijo al Financial Times: “¡qué hago con estos (megaproyectos) si me estoy muriendo de hambre!”

Esto no está logrando el efecto deseado de distraer de la crisis, por lo que el gobierno tiene que depender más de la represión estatal. El líder del opositor Partido Nacional de Bangladesh (PNB), Mirza Fakhrul Islam Alamgir, fue arrestado recientemente junto con muchas otras figuras destacadas del partido y miles de activistas de base.

Las victorias electorales de la Liga Awami en 2014 y 2018 se caracterizaron por una baja participación y la manipulación de votos, lo que provocó violentos enfrentamientos entre activistas de la oposición y la policía. Las próximas elecciones no prometen ser diferentes. El PNB ha pedido a la LA que renuncie y que se forme un gobierno interino en el período previo a las elecciones para garantizar su legitimidad.

El 28 de octubre, el PNB convocó una manifestación antigubernamental en Daca, que fue la más grande en la última década, atrayendo a decenas de miles de personas comunes y corrientes que están furiosas por la corrupción del partido gobernante en medio de una devastadora catástrofe del coste de la vida.

La policía disparó contra la manifestación, matando a dos personas, lo que agravó aún más la situación. En los últimos días, el PNB ha cerrado con éxito el transporte y ha quemado vehículos públicos, paralizando la capital.

El Partido Nacional de Bangladesh

Sin embargo, el PNB no es amigo de la clase trabajadora. Ellos y la  LA forman dos facciones rivales de la clase dominante de Bangladesh, que surgió de la guerra de independencia en 1971. Ambos partidos han dominado la escena política desde entonces, y están asociados con la corrupción y la represión. El PNB también tiene lazos estrechos con el imperialismo estadounidense. El embajador de Estados Unidos, Peter Haas, ha hecho horas extras para asegurar las conversaciones con los líderes del PNB. “Él y la embajada de Estados Unidos han tenido más interacciones con los líderes del PNB que cualquier otro grupo político”, declaró Somoy News.

Esto sin mencionar los vínculos del PNB con el grupo fundamentalista islámico de extrema derecha Jamaat-I-Islami, que durante mucho tiempo ha estado asociado con el asesinato de militantes de la clase trabajadora y sindicalistas.

El PNB no tiene ninguna autoridad cuando denuncia la corrupción y la represión. La aplastante victoria de la LA sobre el gobernante PNB en 2008 fue posible precisamente porque el PNB se había desacreditado en una miríada de escándalos de corrupción y lavado de dinero.

Su popularidad se ha desplomado desde la victoria de la Liga Awami. Sin embargo, debido a la falta de una alternativa política clara, han experimentado una especie de renacimiento en el último período como el único bastón con el que golpear al partido gobernante. Pero el estado de ánimo general es de cinismo e ira hacia todos los políticos, y la búsqueda de una alternativa.

De hecho, según un estudio realizado por el Instituto de la Paz de los Estados Unidos, el 80 por ciento de los bangladesíes sienten que “hay una gran brecha entre las élites políticas y el pueblo”, mientras que uno de cada tres quiere ver el surgimiento de nuevos partidos políticos.

Desafortunadamente, en lugar de proporcionar un camino y un canal para esta ira, gran parte de la llamada “izquierda” repite la idea del “mal menor”, apoyando a LA como un poco mejor que el PNB de derecha apoyado por los fundamentalistas islámicos. Este es un enfoque falso. La clase trabajadora y la juventud solo pueden confiar en su propia fuerza e iniciativa.

La clase trabajadora

La irrupción de los trabajadores de la confección en escena es muy significativa y, lo que es más importante, no tiene conexión con el PNB.

La dependencia total de Bangladesh del sector de la confección significa que estos trabajadores tienen un enorme poder de negociación. En efecto, los 4 millones de trabajadores de la confección del país (de una población de 169,4 millones) representan aproximadamente el 16 por ciento del PIB del país, dándoles el poder de detener toda la economía.

La clase dominante y sus secuaces en la LA están suplicando a las trabajadoras que vuelvan a trabajar. Los jefes amenazan con que si se socava la “confianza del comprador”, la industria de la confección dejará de ser rentable y las trabajadoras perderán sus empleos.

Por lo tanto, los líderes sindicales deberían exigir que estas fábricas abran sus libros de cuentas y le demuestren que no pueden pagar a los trabajadores. ¡Si se niegan, deben ser expropiados y puestos bajo el control de los trabajadores!

Un ministro del gobierno ha calificado las demandas de los trabajadores como “irrazonables” y los ha instado a volver al trabajo, solo después de lo cual estarían preparados para introducir una “estructura salarial razonable”. ¡Fue solo gracias a la combatividad de la huelga, que golpeó a los patrones donde más les duele (en sus bolsillos) que los empresarios  aumentaron su oferta en primer lugar!

Los trabajadores no se dejan engañar y no se están acobardando ante el arma de la represión estatal. Este fin de semana, 3.000 trabajadores intentaron bloquear la entrada de esquiroles en una fábrica recientemente inaugurada.

En un último esfuerzo por romper las huelgas, los patrones han utilizado las draconianas leyes antiobreras para declarar el cierre patronal sin salario

Los imperialistas también deben estar alarmados por la situación que se está desarrollando. Las grandes empresas que el sector de la confección de Bangladesh suministra incluyen Primark, Zara y H&M. Están claramente preocupadas por sus resultados y están instando a Hasina a implementar “prácticas de compra responsables”, pero a “considerar las presiones inflacionarias” al llegar a un acuerdo salarial.

El presidente del Sindicato BGIWF ha respondido diciendo que estas grandes empresas de venta al público sólo se preocupan “por mantener los envíos sin problemas y las ganancias. Pero no les importa el bienestar de los trabajadores en la base de la cadena de suministro y el hecho de que muchos trabajadores practicamente se mueren de hambre. “

La preocupación de los medios de comunicación occidentales muestra lo poderosos que son los trabajadores de la confección de Bangladesh incluso a escala internacional.

Sin embargo, no pueden ganar solos. Para tener éxito, las huelgas deben conectarse y atraer a trabajadores de todo Bangladesh: desde los puertos de Chittagong hasta los trabajadores de los sectores del transporte y la energía.

Las demandas inmediatas de mejores salarios y condiciones deben conectarse a una lucha política para arrebatar el poder a la podrida camarilla de banqueros y capitalistas que se encuentra en la cima de la sociedad bangladeshí.

Perspectivas

La clase dominante está dividida y no puede gobernar de la misma manera que antes. La represión solo está envalentonado a las masas. La clase obrera es extremadamente poderosa y está creciendo en audacia y militancia.

La crisis económica sólo se agudizará y atraerá a capas más amplias de trabajadores y jóvenes a la lucha.

Si la LA  gana las elecciones de enero, ya sea a través de la manipulación de votos o un boicot del PNB, eso actuará como un acelerador de la agitación social que se desarrolla. Las capas más amplias de la población saldrán a las calles y es posible que veamos huelgas que asuman un carácter político contra el régimen y por un cambio político.

En ausencia total de una expresión política genuina para la clase trabajadora, el PNB buscará usar cínicamente este fermento para sus propios intereses estrechos, y usarlo para tratar de colocarse a la cabeza del gobierno.

Todos los factores objetivos están preparando el escenario para una explosión revolucionaria. Un artículo en el Daily Star escrito en abril de 2022 por el economista Dr. Abdullah Shibli preguntó: “¿Podría Bangladesh ser el próximo Sri Lanka?” Desde entonces, las cosas han empeorado mucho y están a punto de empeorar aún más para los estrategas del capital.

Pero a menos que se construya un partido revolucionario a tiempo, existe el peligro de que la energía revolucionaria de las masas se disipe sin cambiar fundamentalmente la sociedad, y el liderazgo será asumido por tipos de clase media que buscan beneficiarse de la ira del pueblo.

¡La urgencia de construir un partido comunista revolucionario en Bangladesh y en el resto del mundo nunca ha sido más apremiante.