Alan Woods y la Fundación Federico Engels en Cuba

0
102

Reproducimos a continuación la entrevista que publicó ayer 13 de febrero el diario cubano Granma con el teórico marxista británico Alan Woods, coautor junto a Ted Grant del libro «Razón y Revolución». Además, el jueves 9 de febrero Alan Woods fue invitado a hablar en el Centro de Estudios Europeos (CEE) en La Habana. A la reunión asistieron 25 personas, investigadores del CEE, periodistas y miembros del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).

Entrevista en el diario Granma y reunión con investigadores cubanos

ENTREVISTA CON ALAN WOODS EN EL DIARIO CUBANO GRANMA

Opina Alan Woods, pensador británico que presentó Razón y Revolución

Marta Cabrales, de Prensa Latina

El sistema capitalista ha dejado de desarrollar las fuerzas productivas como hizo en el pasado; esa es la razón de fondo para todas las convulsiones que vemos en el ámbito mundial, afirmó el intelectual marxista británico Alan Woods.

Además de agudo analista de ese convulso contexto, Woods es un activo militante en defensa de las causas revolucionarias y de izquierda.

Esta es su primera estancia en la Isla, para tomar parte en la XV Feria Internacional del Libro de La Habana.

Durante la cita, vio la luz la edición cubana de su libro Razón y Revolución, que ha sido traducido a unos 10 idiomas. A cargo de la editorial Ciencias Sociales, el volumen aborda la relación entre el materialismo dialéctico y la ciencia moderna.

Para él, es motivo de gran satisfacción saldar esta vieja deuda, ya que razones de trabajo le habían impedido conocer de primera mano la realidad cubana.

Dice recordar el triunfo de Enero de 1959 como si fuera ayer, y reconoce en la Revolución «una fuente de esperanza para millones de oprimidos y explotados en todo el mundo».

En relación con la vigencia de la filosofía marxista, apuntó que esas ideas son hoy más relevantes que cuando Carlos Marx y Federico Engels escribieron el Manifiesto Comunista, el libro más actual que existe, según su consideración.

«Cuando estaba preparándome para escribir Razón y Revolución, hice un estudio minucioso de las ideas centrales de la ciencia moderna, y me quedé asombrado al ver cómo las ideas de Engels en Dialéctica de la Naturaleza corresponden exactamente a las teorías más modernas», reflexionó el especialista.

El respaldo a la Revolución Bolivariana en Venezuela es otra de las obsesiones de Alan Woods. Durante varias visitas a esa nación ha intercambiado con el presidente Hugo Chávez, quien ha reconocido y recomendado la obra del escritor inglés.

Como organizador de la campaña internacional Manos Fuera de Venezuela, contribuyó a la movilización de miles de sindicalistas en el mundo en apoyo a ese proceso transformador.

Considero que la defensa de las revoluciones cubana y venezolana es un deber elemental del movimiento obrero y de la izquierda a escala internacional, apuntó.

Dijo que aunque en América Latina esa situación ha ido más lejos que en ninguna otra parte «existen condiciones para una contraofensiva general contra el imperialismo a escala mundial».

La guerra de Iraq, manifestó, ha puesto en evidencia los límites del poder del imperialismo más poderoso que haya existido en toda la historia.

«Las manifestaciones contra la guerra demostraron el enorme potencial de las masas. En mi propio país, un millón de personas se manifestaron en las calles de Londres contra la política vergonzosa de Tony Blair, el títere de George W. Bush», indicó.

«Ahora en Estados Unidos hay una creciente oposición a la ocupación criminal de Iraq», acotó.

http://www.granma.cubaweb.cu/eventos/feria15/abierta/art68.html

ALAN WOODS SE REÚNE CON INVESTIGADORES CUBANOS

El jueves 9 de febrero Alan Woods fue invitado a hablar en el Centro de Estudios Europeos (CEE) en La Habana. A la reunión asistieron 25 personas, investigadores del CEE, periodistas y miembros del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP).
El principal tema de la reunión, que duró casi tres horas, fue la situación de la lucha de clases en Europa. Aunque no podemos dar detallada cuenta de todo lo que allí se dijo, uno de los principales puntos que trató Alan Woods fue explicar cómo el largo período de auge económico que siguió a la Segunda Guerra Mundial fortaleció enormemente las bases del reformismo dentro del movimiento obrero y sus organizaciones en Europa, y cómo la dirección de los partidos comunistas se fue adaptando totalmente a esto. Esta degeneración reformista de las capas dirigentes de las organizaciones obreras fue la causa principal del fracaso de toda una serie de situaciones revolucionarias y prerrevolucionarias que vivieron muchos países europeos entre 1978 y 1979, y esto, a su vez, llevó a la extensión de la desmoralización de toda una capa de activistas obreros que vieron como el poder se les escapaba de los dedos. En los años ochenta siguió un nuevo período de contrarreformas y ataques a los niveles de vida que tuvo como base esta derrota política.
Pero Alan también explicó como durante los últimos años la situación en Europa había comenzado a cambiar. La implacable presión de la clase dominante contra las condiciones de vida y laborales que el movimiento obrero había conquistado en las décadas anteriores, ha comenzado a provocar una reacción. Mencionó varias huelgas generales y movimientos generalizados de la clase en Europa que demostraban precisamente este punto, incluida las recientes huelgas generales en Grecia, Italia y Bélgica.
Alan insistió en que los síntomas estaban claros para muchos: guerras, recortes del nivel de vida, aumento de desempleo y la desigualdad, etc., Pero añadió que en diferentes reuniones en la Feria del Libro, los oradores se habían limitado a señalar esto y mostrar su enojo, como un mal médico que señalaría los síntomas al paciente y después simplemente le ofrecería su simpatía. Es necesario identificar la causa de la enfermedad, el propio sistema capitalista, y decir claramente que la única alternativa es la lucha por la transformación socialista de la sociedad.
Criticó a aquellos que se ocultan detrás de nuevas palabras, como el “nuevo lenguaje” en la novela de Orwell, 1984. Hablan de “neoliberalismo”, como si fuera diferente, mejor, un modelo bajo el capitalismo; hablan de “globalización” en lugar de imperialismo etc.,
Una vez más, Alan planteó la cuestión de la dirección. La necesidad de construir una dirección revolucionaria, basada firmemente en las ideas del marxismo, que hoy es más relevante que nunca. Finalmente señaló que en vista a esta tarea, los compañeros procedentes de diferentes tradiciones se están ahora reuniendo e iniciando un diálogo, que dijo era muy positivo y debería ser impulsado.
El debate fue vivo y hubo muchas preguntas, muchas más de las que se podían responder, sobre perspectivas para las elecciones italianas y el papel de los comunistas allí, sobre el Partido Laborista británico y los sindicatos, los acontecimientos en Irlanda del Norte, etc., El ambiente fue de un intercambio genuino de ideas y no hubo desacuerdo con lo que dijo Alan Woods en estos comentarios iniciales. Todos los presentes quedaron muy contentos con la reunión y Francisco Brown le dijo a Alan que en sus futuros viajes a Cuba este encuentro debería tener un carácter permanente.
Esta reunión es sólo una pequeña indicación del tipo de debates que están teniendo lugar en determinados sectores en Cuba tras la caída de la Unión Soviética, que golpeó duramente la economía de la isla. En última instancia, comprender las razones de la caída del estalinismo es algo necesario para los socialistas revolucionarios en cualquier parte del mundo, pero las lecciones son incluso más importantes para aquellos que aún defienden las genuinas ideas revolucionarias del marxismo en Cuba.