Presentación de Razón y Revolución en la universidad de La Habana

0
60

Más de 65 personas asistieron el lunes 13 de febrero a la Casa Don Fernando Ortiz de la Universidad de La Habana a la segunda presentación de Razón y Revolución en La Habana. El acto fue organizado por la editorial marxista española, Fundación Federico Engels, y por la editorial cubana Ciencias Sociales, que han editado conjuntamente la primera edición cubana del libro. Más de 65 personas asistieron el lunes 13 de febrero a la Casa Don Fernando Ortiz de la Universidad de La Habana a la segunda presentación de Razón y Revolución en La Habana. El acto fue organizado por la editorial marxista española, Fundación Federico Engels, y por la editorial cubana Ciencias Sociales, que han editado conjuntamente la primera edición cubana del libro.
El primer en hablar en una sala llena fue el Dr. Jorge Luis Ancada, un renombrado filosofo marxista cubano y profesor de universidad. Señaló que el libro Razón y Revolución formaba “parte de una tradición del materialismo dialéctico como una ontología”. También avisó a los lectores potenciales del uso que se ha hecho en el pasado del marxismo como una camisa de fuerza de las ciencias naturales, como ocurrió con el DiaMat.
También dijo a la audiencia, formada principalmente por profesores y estudiantes universitarios, que no relacionaran este libro con aquel precedente porque “esto no es lo que pretendían Alan Woods y Ted Grant”. Todo lo contrario, “El libro intenta demostrar cómo el desarrollo de la ciencia hoy se puede entender sobre la base del materialismo dialéctico, pero que es diferente de la versión dogmática del marxismo que sufrimos en el pasado”.
Después de que Alan Woods hablara largamente sobre el libro, éste insistió en que a pesar de toda la propaganda de la clase dominante en el sentido contrario, lo que había muerto tras el colapso de la URSS no era el marxismo, “sino una caricatura burocrática que yo llamaría estalinismo”. Añadió que un “sistema de economía planificada nacionalizada no puede funcionar sobre la base de la burocracia, la burocracia es su muerte”.
Dio varios ejemplos científicos que demuestran la visión dialéctica desarrollada por Engels en su Dialéctica de la naturaleza.
Alejandro Jiménez, uno de los editores de la Editorial Científico Técnica, la editorial gemela de Ciencias Sociales, habló sobre el gran vacío que existe en libros de este tipo, que intentan desarrollar una comprensión marxista de la ciencia moderna.
Un representante de la Fundación Federico Engels habló después agradeciendo a Acanda por aceptar la presentación del libro y a Ciencias Sociales por emprender su publicación en Cuba. Añadió que esperaba que este fuera el principio de más colaboración y que los derechos de autor de la Fundación, particularmente los de Alan Woods y Ted Grant, estaban a disposición de Ciencias Sociales para su publicación en Cuba.
Después se hicieron varias preguntas desde el público, incluida una de Oscar Arés, uno de los físicos más destacados de Cuba, que al mismo tiempo de alabar el libro pidió un diálogo entre filósofos y científicos que les permitieran avanzar aún más, e introdujo algunas precisiones necesarias en Razón y Revolución.
Entre la audiencia había varios profesores universitarios e intelectuales, incluido Fernando Martínez Heredia, de la Cátedra Antonio Gramsci.
Alan Woods, en resumen, explicó el fermento que existía internacionalmente en la izquierda, que compañeros procedentes de diferentes tradiciones habían iniciado un diálogo y que a través de la confrontación amistosa de ideas seríamos capaces de avanzar.
También explicó el enorme colapso de la economía, nivel de vida, cultura y ciencia que se ha producido en Rusia tras la restauración del capitalismo, y avisó de los peligros que se cernían sobre Cuba si los capitalistas regresaban alguna vez a la isla. Apeló a los jóvenes para defender la economía planificada nacionalizada, como parte de la lucha por el socialismo mundial, que en última instancia es la única forma de salvar la revolución cubana.
El ambiente de la reunión era verdaderamente entusiasta y se vendieron casi 30 libros, a pesar de que muchos ya lo habían comprado en la feria. Las ventas de los primeros 2.000 ejemplares editados son muy altas y el presidente de la editorial dijo que estaban considerando editar pronto una segunda edición.
El mismo día de la reunión el periódico Granma publicó una excelente entrevista con Alan Woods bajo el título: “Guerras y terrorismo: síntomas del fracaso del capitalismo”.