A dos meses de la desaparición de Julio López

0
192
¡La CGT y la CTA deben convocar a una Huelga General!

¡La CGT y la CTA deben convocar a una Huelga General!
Cuando se cumplen dos meses de la desaparición de Julio López, sorprende la impotencia mostrada públicamente por el gobierno para encontrar una sola pista efectiva sobre el paradero de López y sus  captores. Esto confirmaría el "pacto de silencio" conspirativo de los cuadros de las fuerzas represivas para bloquear y obstaculizar cualquier información que conduzca a identificar a los autores del secuestro y, por lo tanto, la incapacidad del gobierno para controlar el aparato del Estado.
Sin embargo, es impensable que el gobierno de Kirchner no tenga ninguna pista de información sobre este tema. Pero es tal la solidez de los vínculos que unen a estos grupos con el conjunto del aparato del Estado, que el desafío de identificarlos y depurarlos implicaría naturalmente desmantelar este aparato casi en su totalidad, lo que encontraría una resistencia feroz en su seno y en la misma clase dominante, generando una conmoción social de alcances revolucionarios. Por eso Kirchner no puede ni quiere enfrentar este desafío.
De ahí que el gobierno de Kirchner y los medios masivos de comunicación, hayan optado por bajar los decibeles al caso López, de manera que asistimos ahora a una conspiración de silencio escandalosa que pretende hacer pasar el caso López como un caso de rutina, como ocurrió con el  caso de los más de 30 compañeros asesinados en las jornadas del Argentinazo, asunto que se hundió en el olvido en los vericuetos del aparato judicial.
Los vínculos de estas tramas con el aparato del Estado son evidentes para todos, lo mismo que los que existen entre éste y el poder económico (los grandes empresarios, los terratenientes y las multinacionales).
Por eso, la única manera de desentrañar estas mafias, localizarlas y desarticularlas, es con la movilización general de los trabajadores, y así obligar a la clase dominante y a los cuadros dirigentes del aparato del Estado a que cesen las amenazas y ataques contra los luchadores obreros y populares, y encontremos con vida al compañero López.
La burguesía siempre preferirá sacrificar algunas decenas o cientos de canallas, aceptando su enjuiciamiento y condena a prisión, que ver amenazado su dominio en la sociedad conforme la clase obrera se haga consciente de su fuerza y poder. De ahí la necesidad de la convocatoria inmediata de una huelga general de 24 hs con movilización, preparada con asambleas en los lugares de trabajo.
Lamentablemente, los dirigentes sindicales, particularmente de la CGT, no han estado a la altura de las circunstancias. Aunque la CTA ha tomado un compromiso público por la aparición con vida de López, su papel en las movilizaciones populares convocadas por este tema estuvo muy por debajo de su poder de convocatoria y de su fuerza sindical.
Los dirigentes de la CGT ni siquiera tuvieron la decencia de emitir una simple declaración de condena por la desaparición de Julio López ¿Puede extrañarnos esto cuando todavía quedan en la cúpula cegetista elementos que colaboraron activamente con la dictadura militar, como José Rodríguez del SMATA, o cuando dirimen sus diferencias por el control del aparato sindical a piedrazos y tiros, recurriendo a lúmpenes y delincuentes?
En esta situación, los activistas obreros combativos deberían tomar la iniciativa, organizando asambleas en sus lugares de trabajo y sindicatos, promoviendo la votación de mociones para exigir a las direcciones sindicales la convocatoria inmediata de esta huelga general. Junto a las demás organizaciones populares, deberían organizar la formación de Comités por la Aparición con Vida de Julio López para canalizar la agitación y movilización en sus empresas y barrios. No hay tiempo que perder.
El gobierno de Kirchner, en el marco de la legalidad burguesa y utilizando todos los instrumentos en su poder-el aparato del Estado- ya dejó clara su impotencia para resolver este tema. La clase obrera, utilizando sus propios métodos e instrumentos de lucha, es la única que puede encontrar una salida. Una responsabilidad principal descansa, por lo tanto, sobre los dirigentes de la CGT y la CTA. Debemos exigirles que cumplan con la misma.

¡Por la aparición con vida YA de Julio López!
¡Que la CGT y la CTA convoquen a una huelga general!

Corriente Socialista El Militante