A 6 meses del asesinato de Carlos Fuentealba

0
186
Juicio y castigo para los criminales Poblete y Sobisch

Juicio y castigo para los criminales Poblete y Sobisch

La Corriente Socialista El Militante apoya el paro nacional de CTERA para exigir el aceleramiento del juicio y el castigo ejemplar de los responsables materiales e intelectuales del asesinato del compañero Carlos Fuentealba, particularmente del sargento Poblete y del ex-Gobernador neuquino, el fachista Sobisch.
No confiamos en esta Justicia que persigue a los activistas obreros y populares y se muestra indulgente con los represores políticos y policiales, responsables de crímenes contra el pueblo trabajador. Es, por lo tanto, justo y necesario que las organizaciones obreras y populares demanden en la calle lo que la Justicia burguesa nos niega y obstaculiza en los tribunales.
Sin embargo, no acordamos con la dirección de CTERA con que el único objetivo de la jornada de hoy sea exigir justicia por el asesinato del compañero Fuentealba.
Su muerte fue producto de la represión contra la lucha por mejores salarios. Así que el reclamo salarial y de mejores condiciones de trabajo deben ser centrales en esta jornada de lucha, y no pueden ocultarse. El compañero Fuentealba dio la vida por este reclamo.
Justamente, fue la negativa de los dirigentes de la CTERA a unificar las luchas docentes provinciales lo que desembocó en la agudización del conflicto neuquino, en el asesinato del profesor Fuentealba, y en la represión de las luchas docentes en Salta y Santa Cruz.
Tampoco entendemos por qué esta semana la CTERA  y ATE convocaron paros en días distintos cuando los patrones de docentes y estatales son los mismos, exigimos los mismos reclamos y sufrimos la misma represión.
Hay que unificar las luchas de docentes y estatales para responder a la degradación de nuestros salarios y empleos. Y para rechazar el pacto social que preparan el gobierno, la patronal y la dirección de la CGT para imponernos límites a nuestras demandas por salarios y empleos dignos.

Compañero Carlos Fuentealba, ¡Presente!