Unificación de los gremios del transporte de la CGT

0
77

El 27 de mayo pasado quedó conformado el Consejo Directivo de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), esto es la unificación de los principales gremios del transporte de la CGT.

La burocracia teme a los trabajadores

El 27 de mayo pasado quedó conformado el Consejo Directivo de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), esto es la unificación de los principales gremios del transporte de la CGT.
Sus autoridades son Juan Manuel Palacios (UTA); José Pedraza (Unión Ferroviaria); Hugo Moyano (Camioneros) y Jorge Viviani (Choferes y Peones de taxis).
¿Qué es lo que lleva a este sector de la podrida burocracia sindical a dar este paso de unidad?
Sin duda hay varios factores, pero el principal tiene que ver con la fuerte presión que están metiendo las luchas de los trabajadores del sector, luchas que han terminado en algunos casos en victoria, como en subtes, enfrentando con éxito y al mismo tiempo, a la patronal y a la burocracia.
Estas luchas vienen desprestigiando duramente a la burocracia "más combativa" como son los referentes de la CGT disidente.
Este es un juego de fuerte presión que se mueve al compás de la lucha obrera. Desgraciadamente esa lucha y presión aún no han encontrado un canal de contención que pueda mostrar perspectivas unitarias, clasistas y que además tiendan a hacer confluir a todo el movimiento obrero.
En este juego de presiones, la primera que tuvo que prestar oídos a los trabajadores fue la CTA.
Presionada por las bases, intentó un congreso fundacional de Federación de Trabajadores del Transporte, con el prestigio de Basteiro y la dirección de Aeronaúticos casi como único puntal.
Pero la actitud patoteril de Moyano y sus amigos, más su poca base social e inserción dentro de los gremios del transporte, hizo suspender por el momento dicho congreso fundacional, aunque lo más probable es que de acá a un tiempo lo intenten hacer de nuevo.
Ante los hechos que se iban dando: el congreso de la CTA, el exitoso plan de lucha de los trabajadores del subte y la debacle de TDO, entre otros, los viejos burócratas del Transporte reaccionaron con la conformación de esta Confederación y una clara predisposición a reunificar las CGT.
Es entonces que se plantea una situación confusa: ¿que es lo que pueden hacer los activistas del transporte ante esta situación de desamparo y división gremial?
Primero lo elemental: estar donde están los trabajadores. Se podrá decir que nada se puede esperar de gente como la de Moyano y sus secuaces; o que los dirigentes de la CTA tampoco representan una alternativa combativa.
¿Ahora, qué papel puede cumplir cualquier burocracia sindical si sólo traiciona, y no atiende a las mejoras materiales mínimas de sus afiliados?
Es interesante cómo la burocracia de la CGT toma una lectura inteligente de la situación: estando todos en un mismo sector pero fragmentados, con debilidad para negociar con la patronal, y con una creciente impotencia para frenar las luchas obreras, mejor tomar el camino de la unidad, incluso como una perspectiva que pronto se materializará a nivel de la unificación de la CGT oficial y la CGT disidente.
En un punto esto mejora nuestras posibilidades, pues nos permite dar la pelea de manera más precisa y unifica nuestra área de intervención en el sector. Pero esto será a condición de que se dé una pelea clasista unitaria, no mezquina e inconsecuente.
Desde El militante venimos bregando porque se conforme una Oposición Nacional Sindical de Izquierda, porque estamos convencidos de que se trata de llegar a todos los trabajadores, no sólo a los más avanzados, sino a la mayor cantidad posible de trabajadores de toda la Argentina.
Para los trabajadores del Transporte la escisión o creación de nuevos gremios puede parecer la única salida que ven muchos compañeros, pero no pueden perder de vista , que los sindicatos que vemos como burocráticos son nuestros y debemos recuperarlos porque son una herramienta de lucha indispensable para la clase obrera.