Ucrania: ¡El gobierno hipócrita de Zelenski prohíbe el Partido Comunista!

0
129

A principios de julio, los tribunales ucranianos decretaron la prohibición del Partido Comunista de Ucrania (PCU) y la incautación de sus bienes. Este ataque antidemocrático es parte de una campaña escandalosa para aplastar la disidencia política y manchar la imagen del ‘comunismo’ al asociarlo con el imperialismo ruso.

La invasión rusa de febrero dio un nuevo pretexto para que el régimen de Zelenski, el llamado defensor de los valores democráticos europeos, reprimiera a la oposición política bajo el pretexto de luchar contra los colaboradores rusos.

El Estado ucraniano ya prohibió la actividad de una serie de organizaciones políticas y medios de comunicación con esta excusa. Por supuesto, no se presentaron pruebas de colaboración y algunas de estas entidades se opusieron abiertamente a la invasión rusa. Como ya hemos explicado en anteriores artículos,  los ataques a los derechos democráticos básicos en Ucrania comenzaron mucho antes de la invasión.

Esto muestra el verdadero carácter del régimen de Kiev: lejos de ser un faro de la democracia, es un gobierno nacionalista burgués reaccionario, usado como representante del imperialismo estadounidense y de la OTAN en una guerra destructiva contra el imperialismo ruso.

Historia del PCU

La represión del comunismo en Ucrania comenzó con la caída de la URSS. Uno de los primeros actos del Estado ucraniano recién independizado en agosto de 1991 fue prohibir el Partido Comunista de Ucrania (PCU), acusado de intentar derrocar al gobierno.

El parlamento ucraniano (Rada) no estaba siguiendo la “voluntad del pueblo”, sino el dictado de los mafiosos que ahora gobiernan Rusia, un día después de que Boris Yeltsin emitiera un decreto para prohibir su propio Partido Comunista. La actitud real de las masas ucranianas se pudo ver en los dos años siguientes, que vieron la formación de decenas de grupos comunistas independientes, funcionando en un estado de ilegalidad oficial.

Algunos de estos grupos reformaron el PCU en 1993 en un congreso en Donetsk. El nuevo partido, particularmente su ala juvenil, el Komsomol, mostró un nivel de actividad política no visto desde el periodo anterior a la consolidación de la burocracia estalinista a fines de la década de 1920.

El politburó del PCU se formó en la escuela estalinista, con todas las distorsiones que se derivan de ello. Sin embargo, incluso en comparación con la tumultuosa década de 1980 bajo la URSS, la primera década de la independencia de Ucrania fue una catástrofe humanitaria.

Esto condujo a una renovada popularidad de la URSS entre las masas de Ucrania, especialmente en el este y centro del país, menos influidos por el nacionalismo ucraniano, que era (y sigue siendo) abiertamente anticomunista y procapitalista.

En las elecciones parlamentarias de 1998, el PCU obtuvo la mayor parte de los votos, llegando a sumar un 25%. El conjunto de los “partidos socialistas” que competían contra él obtuvo otro 16,5%.

Los buenos resultados del Partido Comunista no fueron seguidos de una derrota de la oligarquía, sino de una maniobra conjunta de la burguesía ucraniana para limitar la amenaza del primero. En ese momento, el PCU era el único partido importante en el parlamento que se oponía a la privatización de los activos estatales y al desmantelamiento de los servicios estatales, como las pensiones.

Se empleó una estrategia doble para neutralizar esta amenaza. Además de una campaña de miedo rojo organizada por los medios burgueses, se ofrecieron alianzas a las capas superiores del PCU, burócratas del partido ávidos de privilegios y una vida cómoda.

Esto condujo, con la excepción de los años inmediatamente posteriores a la crisis económica mundial de 2009, a una continua caída de la popularidad del PCU. En el momento de los acontecimientos de Euromaidán, donde la oligarquía ucraniana con la ayuda de las fuerzas de extrema derecha derrocó al oligarca con el que el PCU estaba en coalición, este no estaba en condiciones de ofrecer una alternativa a los movimientos pro o anti-Euromaidán.

En las repúblicas separatistas, donde las secciones locales del partido respaldaban a los nuevos gobiernos, fueron rápidamente apartadas por los elementos más nacionalistas rusos.

La descomunistización  posterior a Euromaidán y la invasión rusa

La eliminación de la estatua de Lenin en Kiev en los primeros días de Euromaidán y la criminalización de los símbolos de la era soviética en 2015 fueron una señal de lo que vendría. Lo que siguió fue un período de reacción acelerada a un nivel sin precedentes en el que el PCU fue atacado por todos lados por grupos de extrema derecha y del Estado ucraniano.

Las oficinas del Partido Comunista en todo el país fueron atacadas e incendiadas. Los activistas fueron agredidos en las calles y, baste decir, el sistema judicial ucraniano no ofreció ningún recurso a las víctimas de estos ataques.

Esto se combinó con un desmantelamiento masivo de monumentos y obras de arte públicas del periodo soviético como parte de las llamadas leyes de Descomunistización  de 2015, que obligaron al PCU a disolver oficialmente su partido y a reorganizarse bajo la bandera de la “Oposición de Izquierda”.

A pesar del débil liderazgo de Petro Simonenko y la edad avanzada de los activistas del partido, pudieron oponer cierta resistencia a las leyes de Descomunistización  al oponerse a la eliminación de las estatuas. Las marchas del 9 de mayo en memoria de la victoria de la URSS sobre el fascismo en la Segunda Guerra Mundial continuaron celebrándose en muchas partes de Ucrania a pesar de la presión del gobierno y la extrema derecha.

La elección de Zelenski sobre Poroshenko creó inicialmente una apariencia de calma por parte del Estado, en parte debido a la fatiga general de la población ucraniana con la extrema derecha. Simonenko incluso volvería a hacer algunas apariciones en los canales de televisión ucranianos.

Sin embargo, en el año anterior a la invasión rusa, el gobierno de Zelenski, bajo la presión de elementos de extrema derecha de las fuerzas estatales y de sus partidarios imperialistas, se inclinó más hacia el nacionalismo ucraniano y reprimió la posible oposición política.

El ejército ruso, por su parte, usó cínicamente en varias ocasiones símbolos de la era soviética en un intento vacío de mejorar las relaciones con sectores simpatizantes de la población, evocando el recuerdo de la liberación de la Segunda Guerra Mundial por parte del Ejército Rojo.

Lejos de traer de vuelta a la URSS, el imperialismo ruso no ha traído a Ucrania más que muerte y destrucción de guerra.

Simonenko ciertamente no ayudó a la situación de los miembros de base alineándose con el Partido Comunista de la Federación Rusa (PCFR) y mostrando su  apoyo escandaloso a la invasión de Putin en una conferencia televisada en mayo. 

Esta traición sigue el patrón de la burocracia del PCU, que adolece de comprensión del internacionalismo genuino y fe en la clase trabajadora, hasta el punto de apoyar pasivamente la invasión de un archirreaccionario como Putin. De todos modos, la actividad del Partido Comunista ha estado en silencio durante algún tiempo, lo que podría deberse a la oposición interna a la línea de la dirección, como está sucediendo más abiertamente en el PCFR.

En cualquier caso, debemos ser claros acerca de los motivos que están en juego aquí. La mayor prioridad del gobierno de Zelenski es socavar cualquier oposición organizada a la guerra. En el proceso no duda en pisotear los derechos democráticos de libertad de expresión y asociación.

Además, al asociar el Partido Comunista con la invasión rusa, se pretende asociar el socialismo y el comunismo en general con Rusia y con los horrores de la actual invasión: ahora y en el futuro.

No es casualidad que también se haya intensificado la destrucción de monumentos públicos, nombres de lugares y obras de arte de la era soviética. Justo antes de la guerra, una persona en la región de Jersón recibió una sentencia condicional de cinco años por publicar citas de Lenin y Stalin en línea.

Y en mayo, una mujer en Odessa fue arrestada por vender insignias de la era soviética. ¡Las imágenes aparentemente eran tan ‘peligrosas’ que la policía las desdibujó para su informe de evidencia!

Hay que oponerse a estos escandalosos intentos de reprimir al socialismo y al comunismo. Expresamos nuestra solidaridad con todos los activistas de izquierda en Ucrania que se encuentran bajo represión y llamamos a la construcción de fuerzas revolucionarias y solidaridad de clase en todas partes de la antigua URSS.

¡Abajo la represión estatal! ¡Abajo la guerra interimperialista! ¡Por los derechos democráticos de libertad de expresión y asociación! ¡Construyamos las fuerzas de la revolución comunista por encima de las fronteras nacionales!