Tiempo de I.R.A.

0
129

Por un Sistema Único de Salud Federal Basado en Hospitales Públicos y Gratuitos Con Centros de Salud en todos los barrios abiertos las 24 horas y con ambulancias Un Sistema Único con trabajadores en planta permanente y con Salarios Mínimos Constitucionales Que no es el brazo armado irlandés
Aunque sí es bomba en los pulmones del hambre.

Tiempo de I.R.A. No de cólera.
Aunque la evitable destrucción que sus explosiones impunes al pobre imponen,
causa la misma bronca y dolor forjando escudos.

Tiempo de I.R.A. y también, consecuente e inevitablemente,
de ir a.
Ir a ver al médico
que en la sala del barrio y en cada ves más nosocomios
no tiene vendas ni un buen salario.
Ir al doctor o doctora que con inrestos y corazón intentan aliviar sufrires sin sentido.

Ir a salitas de nebulizadores pocos o ausentes
ir a salitas cerradas.
Ir a la madrugada con el frío de abrigo a buscar el puto turno escaso, lejano.
Ir allá ir acá tras el cheque burocrático que documenta tu pobreza y tu paciencia larga y
tu morir qué importa.
Ir a gastar entonces la comida o el viaje de mañana
o la zapatilla futura tan deseada
al hospital de capital
que aún resiste público y gratuito.

Es tiempo de Infecciones Respiratorias Agudas.
Y es ira la del poder pues al no ser impotente para prevenirlas ni para curarlas,
¿Cómo explicamos que cada vez más padezcan su furia?
Nos odian concientes.
Y su ira que lamentablemente no los hará arder por siempre,
(serán también gusanos),
y que mientras tanto les permite darse la gran vida,
convierte de barro las calles nuestras, nuestras casas sin sol,
los barrios de nosotros sin futuro.

¿Cuándo les explicaremos que somos más y que en Democracia las mayorías deciden?

Por un Sistema Único de Salud Federal
Basado en Hospitales Públicos y Gratuitos
Con Centros de Salud en todos los barrios
abiertos las 24 horas y con ambulancias
Un Sistema Único con trabajadores en planta permanente
y con Salarios Mínimos Constitucionales

apoyo incondicional a los trabajadores de la salud
que luchan contra la destrucción de la salud pública

por dirigentes que hagan lo que la mayoría decida

Antonín Alerta
Pueta
Integrante de la Asamblea de Tortuguitas

Tortuguitas, casi invierno del 2006.