Solidaridad con ATILRA-Rosario y los trabajadores de Sancor-Rosario

0
119

La semana pasada dirigentes del gremio de la industria láctea, ATILRA, de Rosario y trabajadores de la planta de Sancor en Rosario fueron agredidos por una patota comandada por dirigentes nacionales de ATILRA, dentro de la planta de Sancor. La conducción de ATILRA de Rosario está enfrentada a la conducción burocrática y mafiosa que dirige Héctor Ponce, que resuelve las diferencias internas en el sindicato a la manera mafiosa con la que nos tienen acostumbrados los dirigentes burocráticos de la CGT. La Corriente Socialista El Militante envió a la dirección de ATILRA y de Sancor de Rosario el siguiente comunicado de solidaridad.

La semana pasada dirigentes del gremio de la industria láctea, ATILRA, de Rosario y trabajadores de la planta de Sancor en Rosario fueron agredidos por una patota comandada por dirigentes nacionales de ATILRA, dentro de la planta de Sancor. La conducción de ATILRA de Rosario está enfrentada a la conducción burocrática y mafiosa que dirige Héctor Ponce, que resuelve las diferencias internas en el sindicato a la manera mafiosa con la que nos tienen acostumbrados los dirigentes burocráticos de la CGT. La Corriente Socialista El Militante envió a la dirección de ATILRA y de Sancor de Rosario el siguiente comunicado de solidaridad.

Desde la Corriente Socialista El Militante repudiamos la agresión cobarde perpetrada contra dirigentes del sindicato ATILRA de Rosario y trabajadores de la planta de Sancor en Rosario, por parte de una patota conducida por dirigentes nacionales de ATILRA, cuyo máximo representante es Héctor Ponce.

Nos solidarizamos con los compañeros agredidos con quienes compartimos su apuesta por un sindicalismo democrático, participativo y respetuoso con los intereses de los trabajadores. En cambio, quienes conducen ATILRA a nivel nacional han demostrado innumerables veces sus métodos burocráticos y su tendencia irreversible hacia la conciliación con los patrones a cambio de prebendas y privilegios.

La utilización sistemática de la violencia física contra trabajadores comunes y dirigentes de base honestos refleja la podredumbre moral y la cobardía personal de estos personajes, indignos de ocupar la posición sindical que ostentan e indignos de llamarse a sí mismos dirigentes obreros.

Animamos a los compañeros de ATILRA y Sancor de Rosario a mantenerse firmes y seguir adelante, así como al conjunto de los obreros de la industria láctea de todo el país a unirse en la lucha contra la explotación patronal y contra la prepotencia burocrática de la conducción nacional de ATILRA, y que sigan el ejemplo de sus compañeros en Rosario hasta conseguir un gremio de los trabajadores, para los trabajadores y conducido por los trabajadores.

Corriente Socialista El Militante