¿Quién mató a Prigozhin?

0
83

Cuando ayer la noticia del fallecimiento de Ievgeni Prigozhin llegó a los titulares, los expertos habituales aparecieron en nuestras pantallas de televisión con la presteza de una bandada de buitres, ansiosos por recoger los huesos de un animal muerto en la sabana africana.

Hicieron las preguntas más profundas e interesantes: ¿Prigozhin estaba en el avión o no? ¿Estaba vivo o estaba muerto? ¿Sobreviviría la organización Wagner o perecería? ¿Podría ser este otro punto de inflexión en la guerra en Ucrania? ¿Significará esto la inminente caída de Vladimir Putin? Y así sucesivamente.

Las preguntas brotaban como gas de un oleoducto reventado. Pero no hubo ninguna respuesta. Excepto una cosa, en la que todos los “expertos” fueron unánimes: que todo es muy complicado. Y que, para citar la célebre frase de Winston Churchill, Rusia es “un enigma, envuelto en un misterio, dentro de un enigma”.

No hace falta decir que estas perlas de sabiduría no nos llevan muy lejos. Es más, un poco de reflexión pronto servirá para deshacernos de todos los misterios, acertijos y enigmas. Mostrará que, lejos de ser extremadamente complicado, lo ocurrido no es en absoluto un acertijo, un misterio o un enigma, sino algo muy simple.

¿Quién era Prigozhin?

Ievgeni Viktoróvich Prigozhin era miembro de la oligarquía rusa. Conocido internacionalmente como el líder del grupo mercenario Wagner, ascendió desde una posición humilde en la vida (se dice que una vez vendió perritos calientes en San Petersburgo) a una posición elevada entre la camarilla gobernante del Kremlin, convirtiéndose en un confidente cercano de Vladimir Putin.

Sus enemigos lo llamaban despectivamente “el chef de Putin”, y era propietario de restaurantes y empresas de catering que prestaban servicios al propio Kremlin. Pero, como Lenin advirtió una vez sobre Stalin: se trataba de un cocinero que servía platos picantes.

Prigozhin era el arquetipo del escalador social: un delincuente ambicioso que desarrolló una habilidad especial para escalar el poste resbaladizo que condujo a las vertiginosas alturas del poder estatal en el período caótico que siguió al colapso de la Unión Soviética.

Comenzó su ascenso en el último peldaño de la escalera, como alguien que conocía bien el interior de una prisión soviética, no por una resistencia heroica al régimen estalinista, sino simplemente como un delincuente de poca monta.

Su habilidad como escalador social fue superada sólo por el hombre que más tarde se convirtió en su maestro, amigo y confidente: Vladimir Vladimirovich Putin. Y aunque siguieron dos caminos muy diferentes hacia el poder: uno como delincuente de poca monta, el último outsider; el otro, como oficial menor de la KGB: eran moral y psicológicamente del mismo tipo: oportunistas y arribistas sin principios con egos descomunales y ambiciones a la altura.

Un régimen bonapartista

Desde la caída de la Unión Soviética, Rusia ha experimentado una contrarrevolución en todos los sentidos de la palabra. No se trata sólo de una cuestión de destrucción de la economía planificada nacionalizada. Ha habido un retroceso colosal de la cultura a todos los niveles.

La oligarquía burguesa que ahora gobierna Rusia se ha enriquecido saqueando las riquezas del Estado soviético. Pero los oligarcas luchan constantemente por una mayor proporción de esta riqueza. Requieren un “hombre fuerte” que mantenga el orden y proteja sus intereses. El nombre de este “Hombre Fuerte” es Vladimir Putin.

Su antecesor fue el payaso borracho de Boris Yeltsin, que fue persuadido de dimitir en favor del primero.

El régimen de Putin es de bonapartismo burgués. Puede intentar lograr un equilibrio entre diferentes clases y facciones, pero, en última instancia, se basa en la violencia organizada del Estado y los órganos de represión estatal. Pero esta base es demasiado estrecha para garantizar la estabilidad del régimen. Putin necesita crear puntos de apoyo adicionales.

Él mismo ha acumulado una gran fortuna a través de todo tipo de negocios turbios, estafas, robos y corrupción. Esto significa que no puede permitirse el lujo de perder el poder por miedo a terminar en prisión. Debe aferrarse al poder por todos los medios a su alcance.

Prigozhin desempeñó un papel clave en esta estrategia.

Hay un proverbio inglés que dice: “pájaros del mismo plumaje se juntan”. Era sólo cuestión de tiempo antes de que estos dos desesperados se reconocieran el uno en el otro y se dieran cuenta instintivamente de que podrían ser de gran utilidad el uno para el otro en la búsqueda del poder.

La única pregunta en esta interesante ecuación era: ¿quién estaba usando a quién?

No se puede decir que Putin o su compañero de crimen poseyeran signos notables de poder intelectual. Estos individuos tienen un desprecio arraigado por los intelectuales: una aversión profundamente arraigada a las generalizaciones teóricas amplias de cualquier tipo.

¡No! Se ven a sí mismos como hombres de acción. Siguen el célebre lema de Goethe (aunque probablemente nunca habían oído hablar de él): “En el principio fue el hecho”. ¿Y qué actos pueden ser más eficaces que los actos de violencia?

Eso es lo que Alejandro Magno quiso decir cuando cortó el nudo gordiano con su espada. Porque la violencia, en último análisis, está detrás de todo poder, ya sea el poder organizado del Estado o la violencia mezquina de las bandas criminales en las esquinas.

Ambos hombres aprendieron muy bien esa lección, aunque provenían de extremos muy diferentes del espectro social. Establecieron una especie de simbiosis mutuamente beneficiosa.

Putin permitió a Prigozhin participar libremente en el saqueo del Estado. A cambio, compró los servicios de un secuaz leal en quien se podía confiar para llevar a cabo cualquier tarea (por desagradable o sucia que fuera) ordenada por el Jefe del Kremlin.

Un paso clave en el avance de su protegido fue el establecimiento de la compañía Wagner –una compañía privada de mercenarios que tenía prácticamente libertad para operar tanto dentro como fuera de Rusia–, especialmente en África, donde participaba en actividades mineras y otras actividades altamente rentables, además de ofrecer ayuda militar a regímenes que eran considerados amigos de Rusia.

Esta fue una empresa muy rentable que hizo a Prigozhin fabulosamente rico. También infló su ego a un nivel en el que se veía a sí mismo como un rival potencial de su maestro.

Este no era un hecho muy aconsejable desde el punto de vista de su salud y bienestar personal. Pero en la vida en general, y en la política en particular, estas cosas tienen una lógica propia.

Mareado por el éxito, Prigozhin parecía haber perdido de vista el hecho de que todavía dependía enteramente del Estado ruso; es decir, en última instancia, de Vladimir Putin.

De hecho, según una investigación de 2022 realizada por The Insider y Der Spiegel, las actividades de Prigozhin “están estrechamente integradas con el Ministerio de Defensa de Rusia y su brazo de inteligencia, el GRU”.

El motín de junio

La guerra de Ucrania sirvió para inflar aún más el ego de Prigozhin. Los primeros errores cometidos por el Alto Mando ruso, en contraste con los éxitos de los comandos Wagner en Bajmut, tuvieron un doble efecto.

En primer lugar, aumentó el prestigio de Prigozhin y Wagner, ante la furia del Comando del Ejército, que reaccionó reduciendo los suministros a Wagner y saboteando así sus operaciones en Ucrania. Los generales comenzaron a presionar a Putin para que disolviera completamente a Wagner y lo integrara en el ejército regular.

Prigozhin se resistió ferozmente a esto y denunció airadamente a los generales Serguéi Shoigú y Gerasímov por incompetencia. El conflicto finalmente terminó con el fallido motín liderado por Prigozhin en junio y la llamada marcha sobre Moscú, que terminó colapsando.

¿Qué quería Prigozhin?

Los acontecimientos que llevaron al colapso del motín siguen sin estar claros. ¿Se imaginó Prigozhin que podría derrocar a Putin y asumir el poder? Esto no parece probable, aunque la conducta de Prigozhin parecía calculada para provocar una ruptura abierta con su jefe.

Aunque no criticó directamente a Putin y limitó sus ataques a Shoigú y Gerasímov, Prigozhin no podía ignorar que, al hacerlo, estaba lanzando un desafío directo al propio presidente.

Por su conocimiento personal de Vladimir Putin, debe haber sido muy consciente de que se trataba de un hombre que no puede tolerar ni siquiera el más mínimo desacuerdo. La crítica más leve resulta en el castigo más severo. Participar en una manifestación pacífica puede conllevar una larga pena de prisión.

Sin embargo, aquí había un hombre que encabezó un levantamiento armado contra el gobierno, un levantamiento que provocó varias muertes de personal militar.

Vladimir Putin dejó más que claros sus sentimientos. Lo llamó “traición” y una “puñalada por la espalda” contra Rusia. Prometió que los perpetradores serían castigados. Pero los líderes del motín nunca fueron arrestados, juzgados ni acusados de ningún delito.

Se dice que Prigozhin fue invitado a ir a Bielorrusia como invitado de honor del presidente Lukashenko, llevándose consigo a todos los wagneristas que permanecían leales a él, mientras que el resto tenía la alternativa de unirse al ejército ruso o regresar a sus hogares.

¡Esto ni siquiera fue una amonestación menor!

Al comentar sobre el compromiso acordado (poner fin al motín a cambio de inmunidad procesal), un periódico ruso comentó:

“Este tipo de compromiso normalmente se hace con opositores políticos. Nunca con criminales y terroristas. ¿Significa eso que ahora deberíamos ver al señor Prigozhin como una figura política?

La gente en Moscú y en otros lugares se quedó preguntándose qué diablos estaba pasando. Ahora ya no necesitan preguntarse más.

“La venganza es un plato que se sirve frío”

El presidente Joe Biden dice que “no le sorprendió” la noticia de que Prigozhin pudo haber muerto en un accidente aéreo en Rusia.

“No sé con certeza qué pasó, pero no me sorprende”, dijo Biden, y agregó: “Pocas cosas pasan en Rusia sin que Putin tenga algo que ver. Pero no sé lo suficiente para conocer la respuesta”.

Detrás de la fraseología diplomática, el mensaje suena alto y claro:

¡PUTIN MATÓ A PRIGOZHIN!

¿Es esa la explicación más probable? Es, con diferencia, la más probable; de hecho, es la única creíble. Putin tenía todas las razones para desear deshacerse de Prigozhin, y ninguna para querer que permaneciera en la tierra de los vivos.

No es nada extraño que ordene su muerte. Sería realmente muy extraño que no lo hubiera hecho. Como hemos tenido ocasión de comprobar, Vladimir Vladimirovich es un hombre de piel muy fina. Él ni perdona ni olvida.

Hasta el más mínimo insulto, tarde o temprano, será vengado. Y lo que Prigozhin dijo e hizo no fue poca cosa. En junio, infligió a Putin lo que equivalió a un insulto humillante. Y ha pagado el precio inevitable de su audacia.

La venganza, como suele decirse, es un plato que se sirve mejor frío. Era una práctica común en los días del Imperio Romano que el Emperador invitara a alguien de quien quería deshacerse a asistir a una cena en el palacio, donde sería atacado, atado y ejecutado en una variedad de formas pintorescas para el entretenimiento de los invitados.

Sería muy propio de Putin haber persuadido a su viejo amigo a que abandonara su motín a cambio de los términos más liberales dictados por la vieja amistad y el entendimiento mutuo.

Parece que, a pesar del exilio sugerido en Bielorrusia, Prigozhin fue visto en varias ocasiones activo dentro de la Federación Rusa, incluso estuvo presente en la reciente recepción de jefes de Estados africanos en el Kremlin. Huelga decir que nada de esto habría sido posible sin el acuerdo explícito de Vladimir Putin.

El desafortunado Prigozhin quedó así arrullado por una falsa sensación de seguridad, imaginando ingenuamente que su viejo amigo perdonaría y olvidaría sus pecados. Si fuera así, entonces se trató de un error de cálculo muy grave que finalmente le llevó a la muerte en un misterioso accidente aéreo, mientras viajaba de Moscú a San Petersburgo.

Esta no sería la primera vez que Putin se deshace de sus enemigos mediante el exterminio físico. De hecho, la lista es bastante larga y variada. Organizar un accidente aéreo es un medio muy sencillo de lograr este fin, y es muy probable que eso sea precisamente lo que ocurrió. Al menos en esto, no tenemos motivos para estar en desacuerdo con Joe Biden.

Pero la lógica interna y el significado de estos acontecimientos es un asunto completamente diferente. No sorprende que un régimen bonapartista recurra a métodos de este tipo. Un régimen bonapartista es inestable por su propia naturaleza. El bonapartismo ruso no es una excepción.

Detrás de la apariencia de solidez, el régimen de Putin es inherentemente inestable. Existen numerosas contradicciones, divisiones y conflictos entre diferentes sectores de la oligarquía, y estos conflictos inevitablemente aumentarán en el próximo período.

La ruptura entre Putin y Prigozhin es simplemente el ejemplo más obvio de esto. El problema inmediato se ha resuelto con el simple expediente del asesinato de Estado. Pero ninguna cantidad de represión y violencia puede servir para eliminar las debilidades fundamentales del régimen actual.

Sin embargo, el inevitable alarde de Occidente está totalmente fuera de lugar. Predijeron que el motín de junio conduciría a la Guerra Civil en Rusia. Ellos estaban equivocados. Putin afrontó ese incidente sin mucha dificultad, aunque claramente fue un shock para él y su camarilla.

Este asunto tampoco tuvo ningún efecto real en la guerra en Ucrania, que, a pesar de todas las esperanzas de Occidente, está yendo muy mal para Ucrania. El sentimiento de cansancio de la guerra entre la población crece cada hora. La tan cacareada “contraofensiva” ha sufrido una derrota humillante.

Y las divisiones en el régimen ucraniano resultarán incluso más violentas que las que observamos ahora en Rusia. La presión sobre Zelenski para que negocie sobre la base del sacrificio de tierras por paz se está volviendo intensa. El resultado bien podría ser el colapso del gobierno de Kiev, un golpe de Estado o incluso el asesinato de Zelenski.

¿Y qué pasa con las tensiones y contradicciones que existen en los llamados regímenes democráticos de Occidente? Es cierto que Joe Biden no disfruta de la posibilidad de eliminar físicamente a su enemigo, Donald Trump. Un afortunado accidente aéreo no parece una solución inmediata a sus problemas, al menos en el futuro inmediato.

Sin embargo, la indecente prisa del establishment estadounidense por librarse del peligro de una victoria de Trump en las próximas elecciones presidenciales mediante el simple expediente de ponerlo tras las rejas no difiere en nada de la motivación con la que el hombre del Kremlin busca resolver sus problemas políticos.

No está del todo claro que haya una Guerra Civil en Rusia antes de que haya una Guerra Civil en los Estados Unidos de América. Las contradicciones económicas, sociales y políticas en Estados Unidos son tan graves como las de Rusia, si no más.

Recordemos que no hace mucho tiempo una turba de más de 2.000 alborotadores asaltó el Congreso de Estados Unidos, muchos de los cuales destrozaron y saquearon partes del edificio del Capitolio, incluidas las oficinas de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y de otros miembros del Congreso.

Los alborotadores también agredieron a agentes de la policía del Capitolio y a periodistas, e intentaron localizar a legisladores para capturarlos y agredirles. Estos acontecimientos son un testimonio elocuente de las profundas fisuras que dividen a la sociedad estadounidense.

De hecho, todo el mundo occidental está siendo socavado por una profunda crisis del sistema capitalista, que puede sumergirlo en crisis revolucionarias mucho más rápidamente de lo que la mayoría de la gente puede imaginar.