Por una campaña unitaria por la liberación de los presos políticos y contra la criminalización de la protesta

0
85

Aun con la reciente liberación de Castells, la dura lucha por la libertad, desprocesamiento y amnistía de más 4.000 luchadores sociales recién empieza. Y es que desde que asumió, Kirchner ha adoptado una táctica más sutil para atacar a los luchadores obreros y populares, persiguiendo selectivamente a los luchadores, trabajadores, dirigentes sociales, líderes piqueteros, etc a la vez que va endureciendo el Código Penal con la reforma Blumberg y el nuevo Código de Convivencia en la ciudad de Buenos Airs Aires. Aun con la reciente liberación de Castells, la dura lucha por la libertad, desprocesamiento y amnistía de más 4.000 luchadores sociales recién empieza. Y es que desde que asumió, Kirchner ha adoptado una táctica más sutil para atacar a los luchadores obreros y populares, persiguiendo selectivamente a los luchadores, trabajadores, dirigentes sociales, líderes piqueteros, etc a la vez que va endureciendo el Código Penal con la reforma Blumberg y el nuevo Código de Convivencia en la ciudad de Buenos Aires.

Frente a este accionar vienen organizándose varios espacios en defensa de los luchadores sociales y trabajadores perseguidos, como los lanzados por la CTA, la ANT y Castells. Participan en ellos sindicatos, organizaciones populares, organismos de DDHH, centros de estudiantes, partidos de izquierda, diputados, intelectuales comprometidos, etc.

Formar un Frente Único

Para enfrentar esta modalidad de persecución capitalista, que utiliza el aparato judicial del estado para impedir la resistencia popular a los planes de las grandes empresas, bancos y terratenientes, es necesario el más alto grado de unidad de las organizaciones de trabajadores y populares, si queremos que nuestras demandas penetren en el conjunto de los trabajadores. Creemos que hace falta un centro coordinador en defensa de las libertades democráticas.

No existe ninguna excusa para no articular un Frente Único de todas estas organizaciones y espacios en torno a 2 consignas: Liberación inmediata y sin cargo de todos los luchadores sociales detenidos, y desprocesamiento y/o amnistía de los 4.000 compañeros que aguardan juicio por las mismas causas. El Frente Único es un acuerdo para luchar y golpear juntos por objetivos comunes, claros y concretos y que se expresan en las dos consignas antes mencionadas, y no compromete más que a eso. Actos aislados y fraccionados nos debilitan. La lucha conjunta es la que nos hace fuertes.

Por eso, desde El Militante hacemos un llamado a la CTA, a las organizaciones piqueteras y partidos de izquierda, a unificar sus espacios y coordinar las luchas por la liberación de los presos políticos de este gobierno y contra la criminalización de la protesta. De no lograrse ese espacio unitario será por responsabilidad de los dirigentes de dichas organizaciones que no estarían, en ese caso, a la altura de las necesidades de los trabajadores argentinos. No hay luchadores presos ¨míos¨ y ¨tuyos¨. Los presos son de todos. Debemos unificar todas las acciones destinadas a la libertad de nuestros compañeros.

Y es que además debemos reconocer por doloroso que sea, que la campaña por la liberación de Castells, se hizo tarde y mal, influyendo decisivamente en su liberación el hecho de que, ante la determinación de Castells de proseguir su huelga de hambre, el gobierno no estaba dispuesto a "cargar" con esa muerte, todo lo cual supone un replanteo de los métodos adoptados para enfrentar la política del gobierno, pues el peligro de aislarse fuertemente del movimiento de masas es una lección del cual la burguesía ya ha tomado nota, y que no lo hagamos desde este lado, es todo una torpeza.

Organizar una campaña internacional

También proponemos iniciar una campaña internacional, solicitando a sindicatos, federaciones obreras, organismos de derechos humanos, organizaciones estudiantiles, etc. de todos los países donde tengamos contactos, que comiencen una campaña de acciones sobre las representaciones nacionales en el exterior (embajadas, consulados, representaciones comerciales) para que el gobierno cese en la persecución a los militantes obreros y populares.