Perspectivas para la lucha de clases en Brasil en 2023 y las tareas de los marxistas

0
286

La situación mundial está marcada por la profundización de la crisis económica y la inestabilidad política del régimen capitalista, con la lucha de clases expresándose en diferentes lugares y por diferentes medios. La guerra de Ucrania, con todas sus implicaciones y consecuencias, es un concentrado de estas contradicciones y del estancamiento histórico del capitalismo en su fase imperialista.

La lucha de clases a escala mundial se expresa en la prolongada lucha de las masas en Irán para derrocar al régimen ultrarreaccionario de los ayatolás, en la crisis política y manifestaciones en Perú, y alcanza un alto nivel en la actual huelga general francesa contra la reforma de las pensiones. En todas estas situaciones, lo que se destaca es la ausencia de un partido obrero revolucionario capaz de organizar a los trabajadores para ayudar a las masas a convertir estas manifestaciones en una revolución victoriosa.

La economía china registró, en 2022, un crecimiento del PIB en torno al 3%. ¡Este es el peor índice desde 1976! Existe un fenómeno global de alta inflación, incluso en países imperialistas acostumbrados a la baja inflación como EE. UU., Reino Unido y Alemania. Los bancos centrales de distintas naciones inyectaron dinero a la economía para contener la crisis, sobre todo desde el inicio de la pandemia. Esta es la razón principal del aumento en la inflación en el mundo. Los mismos bancos centrales han estado elevando las tasas de interés como medida para combatir la inflación, lo que a su vez reduce aún más el consumo y allana el camino para una recesión global.

La inflación en Brasil también ha crecido en los últimos años. En 2021 cerró en 10,06%. En 2022, la inflación fue contenida parcialmente por medidas artificiales adoptadas por el entonces gobierno de Bolsonaro en busca de la reelección como la reducción de impuestos a los combustibles, productos industrializados, etc. Aun así, la inflación oficial para 2022 cerró en 5,79% (IPCA). La inflación de alimentos y bebidas, que es la que más impacta a la clase trabajadora, aumentó un 11,64%.

Casi el 80% de las familias brasileñas están endeudadas y el 30% tienen deudas vencidas. La tasa de desempleo oficial del IBGE (8,5%) no tiene en cuenta los desalentados y el aumento del trabajo informal (aplicaciones, “gigs”, etc.), que cuenta con 39 millones de trabajadores.

El reciente caso del descubrimiento del agujero de R$ 43 mil millones en la empresa Lojas Americanas provocó turbulencias en el mercado de valores. Importantes sectores están involucrados en este escándalo. El principal accionista de la empresa es 3G Capital (de los tres famosos multimillonarios Jorge Paulo Lemann, Marcel Telles y Beto Sicupira), varios fondos de inversión tienen acciones en la empresa y diferentes bancos son acreedores. La caída de Americanas provocaría el desempleo de más de 100 mil trabajadores y una profundización de la crisis. El probable fraude genera desconfianza sobre la situación real de otras empresas, particularmente en el sector minorista.

Lo que tenemos en el horizonte es la profundización de la crisis económica internacional y nacional y, por tanto, el avance de los ataques del capital a las condiciones de vida de la clase trabajadora. El cierre de fábricas – Pernambucanas en Fortaleza (CE) (2 mil despedidos) y General Mills en Cambará (PR) (800 serán despedidos en diciembre de 2023) – muestran la actualidad de la discusión sobre el legado del movimiento de fábricas ocupadas y la consigna “¡Una fábrica cerrada es una fábrica ocupada! ¡Una fábrica ocupada debe ser nacionalizada!”.

La necesidad del frente único

Como analizamos después de las elecciones, a pesar de la derrota electoral de Bolsonaro, el bolsonarismo seguiría presente como una oposición de derecha al gobierno electo.

Los grupos de extrema derecha llevaron a cabo el bloqueo de carreteras tras las elecciones y la reciente invasión de la sede de los tres poderes de gobierno el 8 de enero.. Pero el bolsonarismo radical, que ya es una minoría, se encuentra cada vez más aislado y desconcertado, y el propio Bolsonaro pierde apoyo en su base. De cualquier manera, seguirá la oposición de derecha, con Bolsonaro u otro liderazgo en su lugar. Y el Izquierda Marxista siempre estará en primera línea por la unidad para derrotar a la extrema derecha a través de la organización y movilización independiente, lo que puede implicar, en diferentes momentos, la lucha por un frente único, sobre la base de la movilización de masas.

Al día siguiente de las invasiones golpistas en Brasilia, la clase obrera y la juventud dieron una contundente respuesta con actos masivos en todo el país, considerando el poco tiempo de convocatoria y la única adhesión formal de la CUT, PT, etc., que fueron a remolque y en realidad no movilizaron sus bases para estas manifestaciones. Los hechos del 9 de enero fueron una demostración más de la voluntad de jóvenes y trabajadores de luchar para barrer a la extrema derecha en el país, como ocurrió en la lucha por derrotar a Bolsonaro en las elecciones del año pasado. Cabe señalar también que el grito más coreado entre los manifestantes fue “¡No a la amnistía!”, es decir, contra la conciliación y por el castigo de los golpistas.

Los sectores fundamentales de la burguesía, el capital financiero, el imperialismo, no apoyaron esta aventura golpista de los bolsonaristas. Esto se evidencia en el posicionamiento de los medios burgueses en el país y el rápido pronunciamiento de los principales líderes de las potencias mundiales, en particular Biden, quien condenó con vehemencia las invasiones. No es que aprecien los valores democráticos, la historia lo demuestra, pero saben que no hay base social para un golpe de Estado y que el caos político puede instalarse en una situación que no les interesa en este momento y que podría salirse de control por la intervención de las masas.

Combatimos la línea de conciliación de clases, de alianza y confianza en la burguesía y sus instituciones, el intento del gobierno de una “Unión Sagrada”, una “Unión Nacional” en defensa de las instituciones sacudidas, cuya máxima expresión se manifestó en el encuentro de Lula con los 27 gobernadores, presidentes de Cámara, Senado y Tribunal Supremo Federal (STF), con el apoyo de todos los medios burgueses. Esta es la línea que busca utilizar los ataques para soldar las grietas en las instituciones burguesas, las mismas que se acordaron con el bolsonarismo, fomentaron su crecimiento y atacaron los derechos de los trabajadores.

Luchamos por el frente único del proletariado contra la burguesía y la extrema derecha. La clase obrera no debe confiar en la burguesía, sus instituciones y el imperialismo. Los jóvenes y trabajadores solo pueden contar con su unidad y movilización independiente, esta es la forma de enterrar el bolsonarismo y la extrema derecha, conquistar la revocación de los ataques de los gobiernos anteriores y avanzar en la lucha por el socialismo. La Izquierda Marxista apoya y fomenta todas las movilizaciones del movimiento obrero, popular y estudiantil contra el golpe de derecha, estamos juntos en la lucha para castigar a los organizadores y financiadores de la aventura golpista del 8 de enero. ¡No a la amnistía!, así como del propio Bolsonaro, cuyas declaraciones y acciones en los últimos años han incitado a la acción, así como otros delitos durante su mandato, como la política asesina adoptada en medio de la pandemia. En esta lucha destacamos nuestra demanda histórica por la disolución de la Policía Militar, por el “¡Fin de la Policía Militar!”, a partir de la evidente complicidad de la policía que permitió el desarrollo de la situación. También denunciamos a los generales y oficiales bolsonaristas y exigimos que sean castigados por su papel el 8 de enero.

Bonapartismo judicial

Nuestra organización viene explicando desde hace años, particularmente desde la operación Lava Jato, el papel bonapartista que pretende ocupar el Poder Judicial.

Los revolucionarios no podemos tener ni abrigar ilusiones en los poderes del estado burgués y sus agentes. De hecho, muchas de las recientes medidas adoptadas por el Poder Judicial son abusivas según la división de poderes en la República burguesa y los propios principios democráticos burgueses. Muchas de las medidas que atacan a los bolsonaristas pueden muy bien ser utilizadas como instrumentos para atacar al movimiento obrero. Un ejemplo es la Ley Antiterrorista, que nos opusimos a la aprobación y sanción de la entonces presidenta Dilma, pues allanaba el camino para la criminalización de acciones legítimas del movimiento obrero y popular como acciones terroristas. La Ley en Defensa del Estado Democrático de Derecho, que reemplazó a la Ley de Seguridad Nacional en 2021, mantiene la esencia de la ley de la Dictadura Militar, criminalizando a quien actúe contra las instituciones burguesas o los gobiernos electos.

Después de las acciones golpistas del 8 de enero, el ministro Alexandre de Moraes determinó la prohibición de entrada a Brasilia de autobuses con manifestantes. Luego prohibió cualquier intento de bloquear vías públicas, carreteras o bloquear edificios, decisión confirmada por el pleno del Tribunal Supremo Federal (STF). Tales medidas, obviamente, también podrían usarse contra las manifestaciones de la izquierda. Una actividad convocada para el 14 de enero como un “Acto Político-Cultural en Defensa de la Democracia” en la ciudad de Botucatu, en el interior de São Paulo, fue cancelada debido a la amenaza de las fuerzas de seguridad de la ciudad de arrestar a los organizadores sobre la base de la decisión del STF.

Alexandre de Moraes (presidente del STF) decidió destituir al gobernador electo del DF, Ibaneis Rocha, quien ya estaba fuera del mando del área de seguridad. El detalle es que esta acción se realizó sin que nadie hubiera hecho la solicitud, contrario al principio de que el Poder Judicial toma sus decisiones previa solicitud.

El marco que combina los intentos del poder judicial de promover el bonapartismo y las amenazas de golpe de estado de la extrema derecha resalta la importancia de enfatizar el reclamo de defender las libertades democráticas en el período actual.

El carácter del gobierno Lula-Alckmin

La aventura golpista del 8 de enero también destacó la presencia de la derecha y hasta de la extrema derecha dentro del Gobierno Federal. El ministro de Defensa, José Múcio, está afiliado al PTB, partido del bolsonarista Roberto Jefferson. Al comienzo de su carrera política, Múcio estaba afiliado a Arena, el partido oficial de la Dictadura Militar. Incluso calificó los campamentos frente a los cuarteles que pedían la intervención militar como una “manifestación de la democracia”. Su nombramiento como ministro y su protección, incluso después del fracaso en organizar la defensa del Palacio del Planalto ante evidentes amenazas golpistas, son el resultado de la presión y apoyo de los jefes de las Fuerzas Armadas en su nombre, ante los que Lula cede.

Otro ejemplo es el de la ministra de Turismo, Daniela Carneira, conocida por sus relaciones con la milicia de Río de Janeiro. ¡Está afiliada a União Brasil, el partido de Sergio Moro! Además de União Brasil, están en el gobierno los partidos burgueses MDB, PSD, PSB, PDT y Rede, un partido pequeño burgués con un programa de defensa del capital.

Ya durante el proceso electoral, la alianza con los partidos burgueses quedó simbolizada por la figura del ex tucán Gerado Alckmin como candidato a la vicepresidencia. Ahora Alckmin es también Ministro de Desarrollo, Industria, Comercio y Servicios. Simone Tebet, del MDB, que se sumó a la campaña de Lula en la 2ª vuelta, asumió el Ministerio de Planificación y Presupuesto. Lula ya declaró su apoyo a Arthur Lira (PP) y Rodrigo Pacheco (PSD) en la reelección a la presidencia de la Cámara y del Senado, ambos apoyados previamente por Bolsonaro. Vale recordar que Lira fue la responsable de archivar las diversas solicitudes de juicio político de Bolsonaro.

Además de los discursos y actos demagógicos del nuevo gobierno, es necesario mirar su contenido real. Fernando Haddad, ahora ministro de Hacienda, anunció durante el Foro Económico Mundial, en Davos, conversaciones con el FMI para el establecimiento de una nueva “ancla fiscal” en lugar del tope de gasto. Anteriormente, había anunciado una serie de medidas para reducir el déficit primario, incluido el recorte de gastos. En otras palabras, mensajes para reforzar ante el mercado el compromiso con la llamada responsabilidad fiscal, en realidad el compromiso con el capital financiero de garantizar el pago de la deuda pública que alimenta a banqueros y especuladores. Haddad también se fijó la meta de aprobar en el primer semestre la Reforma Tributaria, esta reforma estaría basada en las Propuestas de Enmiendas Constitucionales PEC 45 y 110 ya en trámite en el Congreso, que benefician los negocios de la burguesía. Paulo Guedes y Bolsonaro intentaron aprobar estas mismas medidas antes de ser derrotados.

Caracterizamos a este gobierno como un gobierno obrero liberal, en los términos definidos por la III Internacional en su IV Congreso. Un gobierno del PT, de unidad nacional, en un momento de profunda crisis de las instituciones y del capitalismo:

“La Internacional Comunista debe considerar las siguientes posibilidades:

Un gobierno obrero liberal. Tal gobierno ya existe en Australia y también es posible a corto plazo en Inglaterra;

Un gobierno obrero socialdemócrata (Alemania);

Un gobierno de obreros y campesinos. Esta eventualidad puede ocurrir en los Balcanes, en Checoslovaquia, etc.

Un gobierno obrero con participación de los comunistas;

Un verdadero gobierno obrero proletario que, en su forma más pura, sólo puede ser encarnado por un partido comunista.

Los dos primeros tipos de gobiernos obreros no son gobiernos obreros revolucionarios, sino gobiernos de coalición camuflados entre la burguesía y los líderes obreros contrarrevolucionarios. Estos “gobiernos obreros” son tolerados en períodos críticos de debilitamiento de la burguesía para engañar al proletariado sobre el verdadero carácter de clase del Estado o para postergar el ataque revolucionario del proletariado y ganar tiempo, con la ayuda de de los líderes obreros corruptos. Los comunistas no deben participar en tales gobiernos. Por el contrario, expondrán sin piedad ante las masas el verdadero carácter de estos falsos “gobiernos obreros”. En el período de decadencia del capitalismo, cuando la tarea principal es conquistar a la mayoría del proletariado para la revolución, estos gobiernos pueden contribuir objetivamente a precipitar el proceso de descomposición del régimen burgués” (IV Congreso de la Internacional Comunista, 1922).

Teniendo en cuenta la experiencia política e histórica del proletariado, especialmente de la Revolución Española, el marxismo sabe que en la lucha contra la extrema derecha y la contrarrevolución no se puede abandonar la lucha por las reivindicaciones más sentidas de los oprimidos y explotados y por la independencia de clase. Es decir, la principal lección de la Revolución Española es que la lucha contra la extrema derecha requiere la lucha contra la burguesía y el capital y, por tanto, la construcción de un partido obrero revolucionario independiente.

En ese sentido, nuestra política se opone frontalmente a la política del gobierno Lula-Alckmin, que es la política del capital y el imperialismo, lo que no impide que seamos los más decididos en la lucha contra la extrema derecha y el bolsonarismo.

A diferencia de los dos primeros mandatos de Lula, esta vez el escenario económico reduce mucho su margen de maniobra. Esto se traducirá necesariamente en el mantenimiento de ataques anteriores (en lugar de la revocación) y la preparación de nuevos ataques contra los derechos y logros de los trabajadores para satisfacer las necesidades de la burguesía y el imperialismo en medio de la crisis.

La encrucijada del PSOL, la lucha de clases y las tareas de los marxistas

En este contexto, la clase obrera necesita más que nunca un polo de organización independiente del gobierno Lula-Alckmin. La ausencia de este polo puede llevar a un escenario en el que la única oposición visible al nuevo gobierno y sus ataques sea la oposición de derecha, propiciando un nuevo fortalecimiento de la derecha en el país, ya sea con el liderazgo de Bolsonaro u otra figura.

Hoy, el Partido por el Socialismo y la Libertad (PSOL) tendría las condiciones para ser el punto central de apoyo para la constitución de este polo. Incluso una posición independiente del partido en la lucha contra la extrema derecha, los ataques del gobierno y la defensa de los reclamos podría allanar el camino para que el PSOL se convierta en un partido de masas, atrayendo a la clase trabajadora.

Sin embargo, las decisiones recientes adoptadas por la mayoría de la dirección del partido han contradicho el camino de la independencia de clase. Lo que vimos en las últimas elecciones fue la profundización de las alianzas del PSOL con los partidos burgueses. El partido dio un paso para borrar su carácter de clase al formar una federación con la Red de Sustentabilidad. Dejó de presentarse como una alternativa de izquierda revolucionaria al bolsonarismo al no lanzar una candidatura propia y apoyar a Lula desde la 1ª vuelta. Y, finalmente, en la última reunión de la Dirección Nacional, permitió la entrada de Sônia Guajajara (diputada federal electa por el PSOL y candidata a vicepresidenta por el partido en 2018) como ministra en el gobierno Lula-Alckmin y también la participación de afiliados en el gobierno, siempre y cuando tomen una licencia para ausentarse de sus cargos en la dirección del partido. A pesar de que la misma resolución señala que “el PSOL no tendrá cargos en la gestión que se inicia”, las decisiones objetivas permitieron la participación de los militantes del PSOL en el gobierno de unidad nacional con la burguesía.

La Izquierda Marxista seguirá su lucha por la independencia de clase del PSOL, ahora rumbo al congreso del partido que tendrá lugar en 2023. Es necesaria la unidad de todos los que defienden un PSOL independiente de la burguesía y del gobierno de coalición con la burguesía en la lucha para evitar que el congreso apruebe la entrada del PSOL como partido en el gobierno de Lula-Alckmin. Lanzaremos un manifiesto público que exprese esta lucha.

La lucha de clases seguirá, es más fuerte que las direcciones traidoras, los aparatos y sus intentos de contener el movimiento de masas. Esto es lo que hemos visto en Brasil y en todo el mundo, como la ola de huelgas en los EE. UU. y el Reino Unido en 2022, la lucha de los jóvenes y mujeres en Irán contra el régimen teocrático opresor, o la lucha de los trabajadores en Perú contra el golpe y la represión así como la huelga general en Francia contra la reforma de las pensiones anunciada por Macron.

La juventud ha sido el sector más dispuesto a entrar en combate en los episodios de lucha de clases e insurrecciones que se han desarrollado a escala internacional. En Brasil también observamos esta característica a lo largo del mandato de Bolsonaro, con jóvenes dando la cara a las manifestaciones contra los ataques del gobierno, por el “¡Fuera Bolsonaro!” e incluso en la campaña electoral de Lula para derrotar a Bolsonaro. Por lo tanto, es también a la juventud a la que los marxistas se dirigen con especial atención, con su periódico Tempo de Revolution, campañas y programa revolucionario, explicando la necesidad de que la clase obrera tome el poder y maneje la sociedad en su propio beneficio.

En Brasil, el escenario de crisis económica y voluntad de lucha en la base plantea la perspectiva de una explosión de luchas de jóvenes y trabajadores en el próximo período, inicialmente a partir de luchas económicas. No es posible definir plazos exactos, pero esta es la perspectiva que podemos trazar y para la que debemos prepararnos.

La tarea de los revolucionarios marxistas es, en cada combate, expresar la necesaria independencia de clase, la lucha por los objetivos inmediatos e históricos de la clase obrera internacional y, por tanto, por la construcción de la organización revolucionaria, luchando contra los ataques del gobierno Lula-Alckmin y la clase patronal, contra la extrema derecha y por las libertades democráticas, contra la integración del PSOL al gobierno Lula-Alckmin y por su independencia, por un futuro digno para la juventud.

En una situación económica y política de profundización de crisis, ataques, polarización social, debemos dialogar con la base, explicar la necesidad de la unidad de clase y exigir a las direcciones que reivindican a la clase obrera para que asuman su responsabilidad ante la clase obrera en las organizaciones que controlan, denunciando en todo momento, sobre la base de hechos concretos, la política y los objetivos del gobierno del PT/PCdoB con la burguesía, el gobierno Lula-Alckmin. Esta es la tarea central de los marxistas.

Explicar, por tanto, la situación más allá de la superficie es tarea de los revolucionarios comunistas, fortalecer la organización revolucionaria, la Izquierda Marxista y la Corriente Marxista Internacional, la fuerza capaz de ayudar a la clase obrera y a la juventud revolucionaria a poner fin a la pesadilla capitalista y allanar el camino para un futuro de verdadera libertad, felicidad y progreso.

Comité Central de la Izquierda Marxista, 22 de enero de 2023