Palestina: la amenaza de una segunda Nakba

0
67

El brutal bombardeo de la ciudad de Gaza, con el enorme número de muertos -más de 11.000 registrados oficialmente hasta ahora, con otros 3.000 desaparecidos- y la destrucción masiva de infraestructuras, el bombardeo de hospitales, escuelas, campos de refugiados, los ataques contra ambulancias y personal médico, ponen de relieve la barbarie de la embestida del ejército israelí contra el pueblo palestino.

Mientras la pesadilla continúa en la Franja de Gaza, los palestinos que viven en Cisjordania están viendo cada vez más ataques de soldados y colonos israelíes. Estos ya habían comenzado antes del 7 de octubre, pero desde entonces se han intensificado masivamente, con cerca de 200 palestinos asesinados desde entonces. En algunas zonas, comunidades enteras se han visto obligadas a desplazarse bajo la amenaza de ser asesinadas.

Este conflicto no es reciente, sino que tiene profundas raíces históricas que se remontan a cuando comenzó el proyecto sionista de construir un estado judío en la Palestina histórica. La única forma en que se podía construir ese estado en 1948 era expulsando a todo un pueblo de su tierra natal. Por lo tanto, se cometió un crimen contra el pueblo palestino, y esto es lo que está en el centro de un conflicto interétnico que sigue sin resolverse hasta el día de hoy.

Los acontecimientos del 7 de octubre han llevado este conflicto una vez más a la atención del mundo. Esos dramáticos acontecimientos, seguidos de la incesante masacre en curso del pueblo de Gaza, han abierto un nuevo capítulo en la terrible situación del pueblo palestino.

Sin embargo, lo que está pasando no es un rayo de un cielo azul claro. Debemos observar, en particular, la continua expropiación de los palestinos que viven en Cisjordania durante muchas décadas, tanto antes como después de los Acuerdos de Oslo de 1993 que llevaron al establecimiento de la Autoridad Palestina.

Aumento gradual de los asentamientos

En junio de este año, meses antes de la actual escalada del conflicto, el gobierno de Netanyahu, el más derechista en la historia de Israel, aumentó significativamente su programa de expansión de asentamientos en Cisjordania. Es decir, en el mismo territorio de la Autoridad Palestina, donde los palestinos esperaban hace décadas poder lograr el autogobierno como un paso inicial hacia un verdadero estado. Esa esperanza se ha desvanecido muchas veces, y este fue solo un paso más para acabar con esa opción.

Solo en los primeros seis meses de este año, el gobierno israelí había aprobado otras 7.000 nuevas unidades de vivienda en Cisjordania. Sin embargo, el cambio en la ley en junio permitió una mayor aceleración de este programa. Las últimas cifras indican que el número de colonos israelíes en tierras palestinas ocupadas ya ha alcanzado cerca de 750.000 en 250 asentamientos. Alrededor de 250.000 colonos viven en Jerusalén Este y el resto está repartido por toda Cisjordania.

Cada asentamiento cuenta con el apoyo de la fuerza abrumadora del ejército israelí, las FDI. Se abastecen de abundante agua y servicios de primera clase, y se accede a ellos a través de una red de carreteras dedicadas, fortificadas por cercas y alambres de púas. Esto está diseñado para aislar la mayor cantidad de tierra palestina posible del acceso palestino y estrangular los medios de vida de los palestinos en los territorios ocupados, preparándose para una mayor apropiación de tierras en torno a los asentamientos existentes y el establecimiento de otros nuevos.

Netanyahu ha reunido, para su propia supervivencia, una coalición heterogénea de la extrema derecha supremacista judía. Esto incluye a Bezalel Smotrich, el Ministro de Finanzas (que está a cargo de la ocupación israelí de Cisjordania), e Itamar Ben-Gvir, el Ministro de Seguridad Nacional, a quien se le había negado el servicio en las FDI por sus puntos de vista racistas extremos. Ambos son exponentes destacados del movimiento de colonos. Estos individuos han pasado de ser racistas fanáticos de extrema derecha en los márgenes de la política israelí, a tener ministerios clave en el corazón del gobierno de Netanyahu. Su programa es provocar una nueva Nakba y expulsar a los palestinos de todo el territorio de la Palestina histórica.

Todos los gobiernos anteriores han respaldado los asentamientos, que se han expandido enormemente desde que se estableció la Autoridad Palestina. Sin embargo, el gobierno actual está empujando la confrontación a un nivel sin precedentes. Eso explica por qué en junio, Smotrich recibió amplios poderes para eludir los procedimientos establecidos desde hace mucho tiempo que regían el otorgamiento de permisos de construcción. En efecto, se puso el control total de la colonización ilegal de Cisjordania en manos de un fanático. No olvidemos que este es el mismo ministro que, en marzo de este año, después de que los colonos arrasaran la aldea palestina de Huwara en Cisjordania, matando a uno e hiriendo a más de 100, declaró que toda “Huwara necesita ser aniquilada”. Y que el “Estado de Israel debería hacerlo”.

En junio, cuando se otorgaron los nuevos poderes a Smotrich, Hamas advirtió que esto solo conduciría a una mayor escalada de tensiones. ¡En retrospectiva, se puede ver que era un aciago presagio! Como señaló un artículo del Washington Post el 28 de febrero: “Con un nuevo gobierno de extrema derecha en el poder, los colonos creen que finalmente ha llegado el momento de presionar por la anexión operativa de la tierra que consideran como su derecho de nacimiento bíblico”.

A raíz del ataque del 7 de octubre por parte de Hamas en el sur de Israel, mientras que toda la atención se ha centrado en la masacre en curso desatada por Israel contra la población civil de Gaza, los colonos en Cisjordania han intensificado sus ataques contra aldea tras aldea, obligando a los palestinos a abandonar sus tierras y sus casas. Están respaldados plenamente por el ejército y el gobierno israelíes. Después del ataque, Ben-Gvir anunció inmediatamente la distribución de miles de rifles de asalto a los colonos. Incluso antes de que se anunciara esta medida, miles de colonos estaban armados.

Los ataques de los colonos contra los palestinos en Cisjordania se han más que duplicado, pasando de un promedio diario de tres a siete, con un total de más de 200 ataques de este tipo desde el 7 de octubre. Solo este año (hasta el 9 de noviembre), 378 palestinos en toda Cisjordania han sido asesinados, principalmente por el ejército israelí, y algunos de ellos por colonos, cuyas acciones se encuentran con total impunidad. Casi la mitad de ellos, 170, han sido asesinados desde el 7 de octubre.

Un artículo del 3 de noviembre en Al Jazeera (“Inseguros en su propia casa: los colonos israelíes aterrorizan las colinas del sur de Hebrón”) da una idea de lo que está sucediendo:

“Los colonos suelen venir por la noche, destruyendo tanques de agua, tuberías y sistemas eléctricos; rompiendo ventanas y coches. Lo más alarmante para los residentes de Khirbet Zanuta fue cuando los colonos armados comenzaron a entrar en las casas para golpear a los pastores palestinos. El 27 de octubre, los colonos dijeron a los residentes que si no se iban en 24 horas, serían asesinados ”.

El mismo artículo continúa explicando:

“Según las últimas cifras proporcionadas por la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA), al menos 864 palestinos, incluidos 333 niños, han sido desplazados por la fuerza como resultado de los ataques de los colonos israelíes en este período, con 11 comunidades totalmente desplazadas y otras 11 comunidades al menos parcialmente trasladadas por la fuerza. Casi la mitad de al menos 186 incidentes violentos de colonos que resultaron en bajas o daños a la propiedad han estado en presencia de, o apoyados por, las fuerzas israelíes. Los colonos han usado armas en casi un tercio de estos incidentes “.

Como explica otro artículo de Al Jazeera:

“Los colonos han estado cometiendo crímenes en la Cisjordania ocupada mucho antes del 7 de octubre. Sin embargo, es como si tuvieran luz verde después del 7 de octubre para cometer más crímenes “, dijo Ghassan Daghlas, un funcionario de la Autoridad Palestina que monitorea la actividad de los colonos, a Al Jazeera.

“El 28 de octubre, un agricultor palestino que cosechaba aceitunas fue asesinado a tiros por colonos en la ciudad ocupada de Naplusa, en Cisjordania. “Ahora estamos durante la temporada de cosecha de aceitunas: la gente no ha podido llegar al 60 por ciento de los olivos en el área de Nablus debido a los ataques de los colonos”, dijo Daghlas.

“La aldea beduina de Wadi as-Seeq en la Cisjordania ocupada fue vaciada de sus 200 residentes el 12 de octubre tras las amenazas de los colonos”.

En Jerusalén Este tenemos una expropiación sistemática de palestinos, que de repente encuentran que sus propiedades están siendo cercadas por colonos judíos. Se ven obligados a demostrar que son los propietarios frente a las “órdenes de desalojo” proporcionadas “legalmente” por los tribunales israelíes.

Las llamadas “organizaciones caritativas” en los Estados Unidos han estado proporcionando fondos que se están utilizando para transferir tierras a manos judías. Hay videos que muestran a judíos estadounidenses que intentan descaradamente desalojar a los palestinos de sus hogares en presencia de miembros del Knesset (parlamento) e incluso ministros del gobierno como Ben-Gvir.

Estamos hablando de la ruptura de comunidades enteras y su expulsión, limpieza étnica, a veces bajo amenaza de muerte.

No hay lugar para dos estados en el proyecto sionista

Ahora, podemos hacernos la pregunta: ¿todo esto es consecuencia de los atentados del 7 de octubre? Está claro que no. Como hemos visto, el actual gobierno de Netanyahu es responsable de una aceleración y expansión del proyecto de los colonos. Pero, de nuevo, esto tampoco comenzó con este gobierno. La verdad es que el plan para anexar Cisjordania se remonta a muchas décadas, de hecho a la fundación misma de Israel, cuando los sionistas tenían ideas muy claras.

Para ellos, el proyecto sionista original no preveía una partición de Palestina, con un territorio judío y palestino. Su objetivo era crear un estado judío en toda Palestina solo para judíos y eliminar a los habitantes palestinos. Esto fue declarado claramente por las figuras fundadoras de Israel, en particular David Ben-Gurion, quien dice que vio la aceptación de la propuesta de partición de la ONU de 1947 como un mero paso táctico para finalmente tomar toda Palestina.

Ya en 1937, Ben-Gurion, hablando con la Ejecutiva sionista, dijo: “El debate no ha sido a favor o en contra de la divisibilidad de Eretz Israel. Ningún sionista puede renunciar a la porción más pequeña de Eretz Israel. El debate era sobre cuál de las dos rutas conduciría más rápidamente al objetivo común. Después de la formación de un gran ejército a raíz del establecimiento del estado, aboliremos la partición y nos expandiremos a toda Palestina”. (énfasis mío, citado en The Birth of Israel, por Simha Flapan, Nueva York: Pantheon, 1987, página 22)

No se puede acusar a Ben-Gurion de ser ambiguo. En ese momento, la clase dominante sionista se vio obligada por el equilibrio de fuerzas (la presión de las principales potencias, el deseo de evitar una guerra total con los países árabes vecinos, el equilibrio étnico aún desfavorable, con los palestinos en mayoría) a limitarse a establecer el estado de Israel solo sobre una parte de Palestina. Pero su intención era clara: construir un poderoso aparato estatal, comenzando con los militares, y luego prepararse para tomar el resto.

La clase dominante sionista de Israel nunca tuvo la intención de ceder a la “solución de dos estados” defendida por algunos mientras se creaba Israel. En cambio, en 1947 hicieron un acuerdo secreto con Abdullah I, entonces rey de Jordania, en el que acordó no atacar el territorio israelí a cambio de que se le permitiera tácitamente anexar Cisjordania a Jordania. Eso explica por qué Abdullah I fue asesinado por un nacionalista palestino en 1951 como represalia por su traición a la causa palestina en la Nakba.

Y así es como se desarrollaron las cosas cuando estalló la guerra en 1948. Según el pensamiento de la clase dominante sionista, esto era mejor que ver un estado palestino independiente establecido en Cisjordania y Gaza. En efecto, dejaron Cisjordania bajo gestión jordana hasta que estuvieron en condiciones de hacer su movimiento y tomarla militarmente.

En la guerra de 1948, los israelíes tomaron más territorio de lo que el plan de partición de la ONU había previsto. Llevaron a cabo ataques contra los palestinos, asesinando a miles, aterrorizándolos y obligándolos a huir por cientos de miles (750.000 fueron desplazados permanentemente en 1948 según la agencia de refugiados de la ONU), creando el problema de los refugiados que sigue sin resolverse hasta el día de hoy. Las grandes potencias reconocieron entonces las nuevas fronteras que Israel había conquistado con las armas en la mano. 

La ONU aprobó entonces la resolución 194 (1948), una de las muchas que estaban destinadas a ser completamente ignoradas por Israel. Decía que: “… a los refugiados que deseen regresar a sus hogares y vivir en paz con sus vecinos se les debe permitir hacerlo lo antes posible…”

La aceptación de Israel como miembro de la ONU dependía en parte de que aceptara aplicar esta resolución. Israel aceptó formalmente, pero una vez que lo permitió en la ONU, rápidamente renegó de esto. Como dijo Ben-Gurion: “Su regreso debe evitarse… a toda costa”.

Poco después, en 1950, Israel aprobó una “Ley del Retorno” muy diferente, que permitía a todos los judíos de todo el mundo establecerse en Israel como ciudadanos. Así comenzó la política de inmigración a Israel de un gran número de judíos de otros países. Esto era necesario para los sionistas para cambiar masivamente el equilibrio étnico y proporcionar el gran número necesario para asentarse en el territorio que se había ganado en la guerra. A mediados de 1951, alrededor de 650.000 judíos habían inmigrado a Israel desde Alemania/Austria (50.000), Europa del Este (200.000), desde los países islámicos circundantes (250.000) y otras partes del mundo.

Se requería tiempo para asimilar esta avalancha de migrantes. Alrededor de 200.000 se apoderaron de las casas que dejaron vacías los palestinos que huían, pero también había alrededor de 100.000 viviendo en tiendas de campaña. Los judíos orientales (mizrajíes) se enfrentaban al desempleo y la pobreza, viviendo en la miseria, hasta el punto en que aquellos que podían salir de Israel lo hacían. Pero gradualmente, se construyó la infraestructura necesaria e Israel se consolidó como un estado sólido, con un poderoso ejército.

Los años inmediatamente posteriores a la creación de Israel vieron constantes escaramuzas, bombardeos, invasión del territorio vecino y el asesinato de muchos árabes. Según la ONU, hubo más de 17 incursiones militares israelíes en territorio egipcio entre 1949 y 1956, así como varias otras acciones similares en otros países vecinos. En 1956, durante la crisis del Canal de Suez, Israel ocupó la península del Sinaí, pero más tarde se vio obligado a retirarse.

El historiador israelí Avi Shlaim señala cuál era el pensamiento de los sionistas de línea dura en su libro, Colusión sobre el Jordán. Moshe Dayan era uno de estos intransigentes, un líder militar muy en sintonía con el pensamiento de Ben-Gurion. Él “desarrolló la teoría de que la Guerra de Independencia [de 1948] aún no había terminado y que se requerían varias operaciones adicionales a gran escala para llevarla a una conclusión más favorable. Dayan presentó varias propuestas para la captura de la Franja de Gaza, el Monte Hebrón y Cisjordania…” (Colusión a través del Jordán, por Avi Shlaim, Nueva York: Columbia University Press, 1988)

Acompañando esta política, el gobierno aumentó masivamente el gasto militar. Entre 1952 y 1966 el presupuesto militar creció 16 veces, alcanzando la increíble cifra de más de un tercio del producto nacional bruto. Claramente estaban preparando un ejército muy poderoso, listo para futuras guerras.

Después de la Guerra de los Seis Días

Desde aquí podemos avanzar rápidamente hasta 1967 y la infame Guerra de los Seis Días, que se desarrolló entre el 5 y el 10 de junio de ese año. Israel salió de los seis días de lucha con el control de los Altos del Golán (parte de Siria), la península del Sinaí (parte de Egipto), la Franja de Gaza (hasta entonces ocupada por Egipto), Cisjordania y Jerusalén Este.

En el proceso, unos 300.000 palestinos más fueron expulsados de Cisjordania. Toda la franja occidental del valle del Jordán fue prácticamente vaciada. Posteriormente, el Sinaí fue devuelto a Egipto, pero Israel permaneció como una fuerza de ocupación en los otros territorios que había tomado. Los planes a largo plazo de Ben-Gurion finalmente se estaban llevando a cabo.

Fue después de estos acontecimientos que comenzó una colonización gradual de estos territorios con el establecimiento de asentamientos judíos. La clase dominante sionista planteó la cuestión de si simplemente deberían anexar estos territorios directamente a Israel. Pero había un problema con esto: hacerlo significaría triplicar el número de árabes palestinos que viven dentro de las fronteras de Israel como ciudadanos, de una sola vez. También existía el problema adicional de que la tasa de natalidad entre los palestinos era más alta que la de los judíos en Israel y, por lo tanto, se arriesgaban a un escenario en el que los palestinos pudieran convertirse en la mayoría de la población en cierto momento.

Esto explica la política que han adoptado desde entonces. Al no anexar formalmente los territorios, los palestinos siguen siendo “extranjeros” en su propia tierra, sujetos a una administración “militar-civil” y un régimen de ley marcial, mientras que los colonos judíos, aunque viven fuera de las fronteras internacionalmente reconocidas de Israel, son tratados como ciudadanos israelíes que pueden votar en las elecciones de Israel y tienen todos los derechos de ciudadanía. El plan de los sionistas de línea dura era claro: tomar gradualmente más y más tierras de los palestinos, desplazarlos y, finalmente, encontrar una manera de eliminarlos por completo.

¿Cómo se iba a conseguir todo esto? Simplemente ir a la guerra y expulsar físicamente a todos los palestinos de una sola vez sería una gran provocación para todos los pueblos árabes de Oriente Medio, y también provocaría repulsión y rabia mucho más allá de la propia región. Era mejor adoptar un enfoque más gradual, lo que, en efecto, equivale a una segunda Nakba a cámara lenta (nakba significa “catástrofe” en árabe, en referencia a la expulsión masiva inicial de 1948).

En septiembre de 1967, se construyó el primer asentamiento en Hebrón. Sin embargo, en los primeros años de la ocupación israelí, hubo relativamente poca resistencia civil. El estado de ánimo comenzó a cambiar significativamente entre los palestinos a finales de los años setenta y principios de los ochenta, ya que para entonces, Israel había comenzado a intensificar masivamente su programa de asentamientos. Esto fue acompañado por requisas de tierras y expropiaciones de edificios de sus propietarios palestinos, muchos de los cuales habían huido durante los combates en 1948 o más tarde durante la guerra de 1967.

Un punto de inflexión clave en esta situación llegó con las elecciones de mayo de 1977, en las que el partido Likud, encabezado por Menachem Begin, ganó por una gran mayoría aplastante, convirtiéndose en el partido más grande de la Knesset, aunque sin mayoría absoluta. Fue durante la administración de Begin (1977-83), que el número de asentamientos judíos en los territorios ocupados, hasta entonces limitado a unos pocos miles, comenzó a aumentar significativamente.

Para justificar legalmente lo que equivalía a un robo flagrante de tierras palestinas, el gobierno de Israel reclamó el derecho a administrar tierras en Cisjordania que no estaban cultivadas o que no tenían un propietario legal presente. Dependiendo de los criterios utilizados, esto significaba que entre el 30 y el 70 por ciento de la tierra en Cisjordania podría ser tomada por Israel.

Esto dejó muy claro que las autoridades israelíes estaban trabajando hacia una anexión de facto de los territorios palestinos. Menachem Begin hizo un viaje a través de Cisjordania en febrero de 1981, visitando los primeros asentamientos. En aquel entonces, los asentamientos en Cisjordania eran 72, con alrededor de 20.000 colonos, frente a los 3.200 cuando fue elegido por primera vez cuatro años antes. En el sitio del asentamiento original y simbólico de Elon Moreh, prometió que “habrá muchos más Elon Morehs”.

El general Ariel Sharon, entonces ministro de Agricultura, fue el principal arquitecto del programa de asentamientos del gobierno de Begin. Y tenía muy claro lo que estaba haciendo el gobierno. Estas son sus palabras, como se informó en el New York Times el 19 de febrero de 1981:

“Israel no permitirá el establecimiento de un estado palestino en Samaria, Judea y el distrito de Gaza. Creo que logramos evitar la posibilidad de un estado palestino; un segundo estado palestino, segundo después de Jordania “. (Observe cómo ni siquiera se dignó a usar el nombre de Cisjordania, sino que usó los nombres bíblicos para las regiones que cubren esa tierra hoy en día).

El mismo artículo explicaba que Israel tenía planes para establecer tres categorías diferentes de propiedad de la tierra en Cisjordania: “… de propiedad privada, que estaría bajo la autoridad palestina local; de propiedad pública, sin una designación de uso, para ser administrada conjuntamente por Israel y los palestinos, y de propiedad estatal con fines militares o de asentamiento, cuya disposición estaría exclusivamente en manos israelíes”. Esto es extremadamente significativo, porque se convertiría en la base de cómo la futura Autoridad Palestina se dividiría en tres áreas diferentes.

Las autoridades israelíes necesitaban algún tipo de cobertura legal para lo que equivalía al robo de propiedades palestinas. Eran obviamente reaccionarios procapitalistas rabiosos, que defendían los principios de propiedad y propiedad privada, pero cuando se trataba de la propiedad de los palestinos, olvidaron convenientemente estos principios.

Esto no quiere decir que no se aprobaron leyes para dar una apariencia de justificación legal para el saqueo de tierras palestinas. En 1950, Israel ya había adoptado la “Ley de Propiedad Ausente”, que establecía la pérdida de derechos de propiedad para los antiguos propietarios que ya no estaban presentes. El hecho de que estaban “ausentes” y no podían regresar incluso si lo deseaban porque habían sido brutalmente expulsados y se les impedía regresar, fue, de nuevo, convenientemente ignorado.

Esta ley se aplicaba, por ejemplo, a lo largo del valle del Jordán. Considerado de importancia estratégica, los comandantes militares israelíes podían declarar que las extensiones de tierra caían dentro de “áreas cerradas”. Esto impidió que incluso aquellos palestinos que no estaban “ausentes”, sino desplazados internos en Israel, regresaran a su tierra o la cultivaran. La tierra se dejaría el tiempo suficiente para ser declarada “no cultivada”, lo que permitía su reclasificación como “tierra estatal”.

Una vez que este pequeño truco se hubiera llevado a cabo y el estado israelí se hubiera apoderado de la tierra, podría entregarse a los colonos judíos. De hecho, Israel ha declarado que alrededor del 26 por ciento de Cisjordania es “tierra estatal”, en la que se permite la construcción de asentamientos.

Un estudio exhaustivo de cómo se utilizaron tales lagunas legales y subterfugios para adquirir cada vez más tierras que anteriormente habían pertenecido a los palestinos, está disponible en un documento producido para un Seminario de la ONU de 1981 sobre la cuestión, Asentamientos israelíes en tierras árabes ocupadas: Conquista a la colonia  por Janet Abu-Lughod. El documento cita planes elaborados por figuras sionistas cercanas al partido gobernante.

Estos planes son notables en la medida en que se corresponden con el desarrollo posterior de los acontecimientos. Hablan abiertamente de “asentamientos en toda la tierra de Israel”, incluyendo “Samaria y Judea”. Discuten “la confiscación de tierras agrícolas y el cercamiento de pastos comunales, y a través del derecho preferente de los escasos suministros de agua, sin los cuales la tierra no tiene valor”.

Y cita el libro de William Wilson Harris Taking Root: Israeli Settlement in the West Bank, the Golan and Gaza-Sinai, 1967-1980, que predijo:

“A largo plazo, la comunidad árabe se dividiría en bloques aislados, separados entre sí por las líneas de Sharon [las principales carreteras que conectan los asentamientos], desde Judea por un anillo exterior judío alrededor de Jerusalén y desde el exterior por la Falla de Jordania preexistente. En una Cisjordania segmentada de esta manera, sería difícil imaginar cualquier autogobierno genuino más allá del nivel municipal como una posibilidad práctica “.

Una vez más, esto es precisamente lo que se hizo a Cisjordania en los años siguientes, y ha continuado bajo la Autoridad Palestina desde 1993.

Estrangulamiento económico

El problema seguía siendo qué hacer con los palestinos una vez que hubieran sido expropiados, y qué hacer con aquellos que todavía poseían granjas. La respuesta se encontró en lo que Abu-Lughod describió como “estrangulamiento económico”.

Un pilar central de esta política consistía en privar a los palestinos de agua para el riego. El acceso al suministro de agua requería una licencia, derechos de arrendamiento, etc., que debían renovarse y podían ser rechazados fácilmente por las autoridades israelíes. Por otro lado, cada vez que un asentamiento judío solicitaba los mismos derechos, se les concedía inmediatamente.

El objetivo de todo esto era, por supuesto, obligar a un número creciente de palestinos a emigrar para sobrevivir, mientras que el resto era explotado como fuente de mano de obra barata. De hecho, en el período posterior a 1967 vemos a muchos jóvenes palestinos buscando una solución individual a través de la emigración, que se convirtió en un fenómeno generalizado a lo largo de los años setenta y ochenta. Una encuesta realizada en 1999 por el Instituto de Estudios de la Mujer de la Universidad de Birzeit reveló que el 49 por ciento de los encuestados en Cisjordania y la Franja de Gaza tenían al menos un miembro trabajando en el extranjero.

Sin embargo, nada de esto fue suficiente para eliminar la masa de la población palestina, que siguió creciendo. Harris (citado anteriormente), concluyó en 1980 que las autoridades israelíes esperaban que “…la tendencia desfavorable en el equilibrio demográfico interno será compensada por la emigración acelerada de Cisjordania, tal vez acentuada por otra ronda de hostilidades“. (El énfasis es mío.)

Añade estas palabras ominosas:

“En tal ronda de hostilidades, que se hace más probable debido a los recientes altos el fuego, es probable que los palestinos en Cisjordania sean los más afectados, ya que, al amparo de tales hostilidades, sin duda se intentará expulsarlos finalmente de sus hogares. En este escenario, el verdadero significado de los 127 asentamientos judíos ahora en su lugar o en construcción en las áreas ocupadas se volverá trágicamente claro. Constituirán los fuertes armados, colocados en y alrededor de las áreas de concentración palestina, que se utilizarán para ayudar a someter a la resistencia y llevar a más refugiados palestinos a la próxima línea de alto el fuego en la búsqueda expansiva de Eretz Israel por parte de Israel “. [énfasis mío]

En aquel entonces, Binyamin Netanyahu era un hombre joven, pero las palabras que pronunció en una cena en Jerusalén en 1977 (contadas por Max Hastings en The Guardian el 9 de mayo de 2009) indican que esta idea de explotar futuras guerras para expulsar a más palestinos ha sido un hilo conductor de toda la historia de Israel desde su fundación:

“Escuché a un joven israelí hablar sobre los árabes en términos que me helaron la sangre. ‘En la próxima guerra’, dijo, ‘tenemos que sacar a los palestinos de Cisjordania para siempre’. (…) ese joven israelí a quien escuché entusiasmado por vaciar Cisjordania de árabes era Binyamin Netanyahu, hoy primer ministro de su país”.

La Autoridad Palestina

Lo sorprendente de todo esto es que muestra muy claramente cuáles han sido los planes de la clase dominante sionista desde el principio. Nunca tuvieron la intención de permitir una “solución de dos estados”.

Sin embargo, era inevitable que esta presión constante sobre los palestinos condujera a repetidos y crecientes estallidos de protesta por parte del pueblo palestino, que finalmente se cristalizaron en la primera Intifada de 1987. Este fue un levantamiento masivo de todo el pueblo palestino, con la juventud a la vanguardia, expresando su inmenso potencial revolucionario.

Tan poderoso fue ese movimiento que finalmente obligó a la clase dominante sionista de Israel a sentarse a la mesa de negociaciones, lo que resultó en los Acuerdos de Oslo de 1993 y la creación de la Autoridad Palestina. Sin embargo, las concesiones otorgadas por Yasser Arafat y la dirección de la OLP fueron tales que el tipo de administración que surgió en Cisjordania de estos Acuerdos fue prácticamente fotocopiado de los planes de Sharon de 1981 para dividir el territorio.

Esta fue la primera vez que Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) se reconocieron formalmente. Muchos en ese momento creían que este era un paso en la dirección de un estado palestino genuinamente independiente. Los marxistas, sin embargo, no se dejaron engañar. En la edición de verano de 1988 de la Militant International Review (número 37), se publicó un artículo bajo el título “Revuelta en Cisjordania – Las masas intervienen“. Esto fue varios años antes de la firma de los Acuerdos de Oslo, y explicaba por qué las “conversaciones de paz” entre la OLP y el gobierno israelí no conducirían al fin de la ocupación:

“…estas ideas pasan por alto los obstáculos fundamentales para una patria palestina, que surgen de los intereses de clase de cualquier posible participante en dicha conferencia, principalmente los Estados Unidos, Israel y Jordania. Su preocupación primordial no es y nunca puede ser el interés de los trabajadores palestinos. Solo les preocupan los intereses de sus propias clases dominantes. Su principal preocupación es la estabilidad política de la región y el mantenimiento del sistema que garantiza su renta, intereses y ganancias ”.

Y añadía que: “…un estado palestino, que correspondiera aproximadamente al área de Cisjordania y Gaza, sería completamente inviable sobre la base del capitalismo porque la economía no podría proporcionar las necesidades básicas de vida para la población…”

Esas fueron palabras verdaderamente proféticas, ya que se ha demostrado que la Autoridad Palestina que surgió de los Acuerdos de Oslo es una farsa total. Los acuerdos ncluían el plan Sharon de 1981, que era claramente un plan para fragmentar el territorio palestino, exactamente lo contrario de lo que las masas aspiraban.

Cisjordania fue dividida en tres zonas, A, B y C. La zona A debía estar bajo el gobierno palestino, y la seguridad estaría totalmente en manos de la Autoridad Palestina. Esto cubría el 18 por ciento del territorio. El Área B iba a tener gobierno palestino, pero control de seguridad israelí, y cubría el 22 por ciento del territorio. El 60 por ciento restante iba a estar bajo el control total de Israel. Y todo esto está entrecruzado por un sistema de “pasos elevados”: carreteras que pasan por alto las aldeas palestinas. La mayoría de las tierras agrícolas, el agua y los recursos minerales también se encuentran en el Área C.

Todo esto fue acordado por ambas partes en los Acuerdos de Oslo. Esta fue una traición al pueblo palestino desde el principio. Los Acuerdos no establecieron una tierra continua para los palestinos y dejaron la mayor parte del territorio abierto a nuevos asentamientos. La única concesión hecha mucho más tarde por la parte israelí fue la retirada de 8.500 colonos de Gaza en 2005, asentamientos que eran inviables. En cambio, simplemente se concentraron en Cisjordania.

Después de 1993, lo que hemos visto no es un movimiento hacia un verdadero estado palestino, sino todo lo contrario. Israel simplemente utilizó el acuerdo de Oslo para apaciguar al pueblo palestino, utilizando a los palestinos para vigilar a los palestinos, mientras procedía a una mayor expansión de los asentamientos ilegales. Se ha calculado que alrededor del 40 por ciento de las tierras de Cisjordania ahora están controladas por asentamientos.

El plan de asentamiento es fundamental para la estrategia de Israel de tomar toda la Palestina histórica. Pero, ¿quiénes son los que se están mudando a los asentamientos? Hay diferentes sectores. Algunos son judíos ultraortodoxos que se han mudado por razones religiosas, y se cree que representan alrededor de un tercio de todos los colonos. Estos elementos creen literalmente que Israel es la Tierra Prometida que Dios les dio, y que debe ser restaurada al pueblo judío. Entre ellos se encuentran los sionistas más fanáticos, dispuestos a arriesgarlo todo por lo que ven como una misión sagrada para recrear el antiguo estado de Israel. Están armados y organizan ataques físicos contra la población palestina.

Otros son atraídos por incentivos económicos proporcionados por el gobierno. Al no encontrar suficientes de los tipos ultraortodoxos, el gobierno de Israel lanzó hace mucho tiempo una campaña para atraer a judíos de otros países, enfatizando la “calidad de vida”. Esto es, de hecho, una fuerza impulsora principal en el aumento del número de colonos.

El gobierno de Israel invierte más, proporcionalmente, en la población judía de Cisjordania que en las personas que viven dentro de las fronteras legalmente reconocidas de Israel. Las escuelas allí obtienen una mejor financiación. Un tercio de todas las viviendas subvencionadas se encuentra en los asentamientos, a pesar de que menos del 10 por ciento de la población vive allí. Incluso existe un programa de hipotecas subvencionadas para los colonos. En 2016, de media, el gobierno gastaba el doble en cada colono de Cisjordania de lo que gastaba en el israelí medio.

El plan es claramente seguir trayendo más y más colonos y expulsar a los palestinos de Cisjordania.

El destino de los palestinos hoy

Los sionistas de extrema derecha no tienen reparos en afirmar abiertamente que los palestinos deberían ser simplemente expulsados. Dos miembros de la Knesset, Danny Danon del Likud, y Ram Ben Barak del partido de oposición Yesh Atid, escribieron recientemente un artículo para el Wall Street Journal, ‘Occidente debería acoger refugiados de Gaza(13 de noviembre). ¡El título lo dice todo! Manifiestan lo siguiente:

“…los países de todo el mundo deberían ofrecer un refugio para los residentes de Gaza que buscan reubicación. Los países pueden lograr esto creando programas de reubicación bien estructurados y coordinados internacionalmente. Los miembros de la comunidad internacional pueden colaborar para proporcionar paquetes de apoyo financiero únicos a los habitantes de Gaza interesados en mudarse para ayudar con los costos de reubicación y facilitar la aclimatación de los refugiados a sus nuevas comunidades “.

Añaden que: “Incluso si los países acogieran a tan solo 10.000 personas cada uno, ayudaría a aliviar la crisis”. Y concluyen: 

“La comunidad internacional tiene el imperativo moral, y la oportunidad, de demostrar compasión, ayudar al pueblo de Gaza a avanzar hacia un futuro más próspero y trabajar juntos para lograr una mayor paz y estabilidad en Oriente Medio”.

Estos dos individuos son figuras políticas importantes en Israel. Danny Danon se desempeñó como embajador ante la ONU en 2015-20, mientras que Ram Ben Barak se desempeñó como subdirector del Mossad en 2009-11. Obviamente reflejan el pensamiento de una capa importante de la clase dominante sionista. Disfrazan su declaración con palabras como “imperativo moral” y “compasión”, pero lo que sugieren es una limpieza étnica masiva de Gaza, utilizando la barbarie actual como excusa para que otros países acojan a los refugiados.

Sin embargo, estos dos “caballeros” parecen pacifistas moderados en comparación con otros, como el ministro de Patrimonio Amichai Eliyahu, miembro del partido de extrema derecha Otzma Yehudit, quien ha declarado que una opción sería lanzar una bomba nuclear en la Franja de Gaza. ¡No parece preocupado por las implicaciones para sus conciudadanos israelíes que viven al otro lado de la valla! (Véase Ministro de extrema derecha: una bomba nuclear en Gaza es una opción, la población ‘debería ir a Irlanda o al desierto’en el Times of Israel, 5 de noviembre)

Todas estas declaraciones muestran que la expulsión total de los palestinos de Gaza está siendo considerada por al menos algunos sectores de la clase dominante sionista.

Como hemos visto muchas veces en el pasado, Israel siempre ha aprovechado la guerra como una oportunidad para expulsar a más palestinos de su tierra. Esto se hizo en la guerra de 1948 y de nuevo en 1967. Lo que está sucediendo en Gaza hoy encaja muy bien con este plan general. Están destruyendo sistemáticamente toda la infraestructura que permite un mínimo de una existencia civilizada.

Toda la operación militar “para destruir a Hamas” está diseñada para reducir Gaza a escombros: electricidad, suministro de agua, alcantarillado, panaderías, escuelas, hospitales. Nada escapa a la ira de Israel. Según el análisis de las imágenes de satélite, parece que hasta un tercio o incluso la mitad de los edificios de Gaza han sido total o parcialmente destruidos.

El objetivo es claro:  hacer de la ciudad de Gaza un lugar al que los gazatíes desplazados no puedan regresar. También han bombardeado la mitad sur de la Franja de Gaza. La excusa de todo esto es que están en guerra con Hamas, pero en realidad es una guerra contra todo el pueblo palestino. El objetivo solo puede ser obligarlos a buscar refugio en otro lugar.

Todo lo que Israel está haciendo está diseñado para hacer que el regreso de los desplazados sea extremadamente difícil, sino imposible. El desplazamiento interno de palestinos al sur del Wadi de Gaza hace que las condiciones de vida de los 2,3 millones de habitantes palestinos de Gaza sean insoportables y provoca una crisis humanitaria sin precedentes. La apuesta de Israel es que Egipto se verá obligado a abrir las puertas del paso de Rafah para permitir que una masa de refugiados de Gaza entren en el Sinaí.

Mientras tanto, los fanáticos colonos sionistas están incendiando Cisjordania y Jerusalén Este, apuntando a una “Nueva Nakba”, como cantan, mientras saquean las aldeas y barrios palestinos.

Los estrategas sionistas más serios entienden la posibilidad de que se desarrolle un movimiento insurreccional, una nueva Intifada, en Cisjordania, Jerusalén Este y se extienda como un reguero de pólvora a Jordania, Egipto y todos los regímenes árabes reaccionarios que están supervisando el desastre inminente, sin intervenir. Con razón ven esto como una seria amenaza para Israel.

La situación encaja muy bien con los planes que los sionistas tenían hace muchas décadas de eliminar a toda la población palestina, y las guerras siempre se han utilizado para este objetivo. Sin embargo, estos planes se están volviendo más claros a medida que se desarrolla la masacre en Gaza. Esto ya está provocando una reacción masiva.

Esta es la pesadilla a la que se enfrenta el pueblo palestino. Es un crimen de proporciones históricas que se está llevando a cabo ante los ojos del mundo. En este crimen, todas las clases dominantes de los principales países imperialistas, los norteamericanos, los europeos y otros, están de un lado: la de la clase dominante sionista de Israel. Esto está exponiendo la hipocresía de su condena de los crímenes de guerra rusos en la guerra de Ucrania, mientras hacen la vista gorda ante las represalias masivas de Israel y matan a miles de niños y mujeres.

Claramente, la victimización de toda la población civil de Gaza no es otra cosa que un castigo colectivo. La apestosa hipocresía del doble rasero del imperialismo estadounidense y sus aliados en Occidente está socavando la poderosa maquinaria de propaganda puesta en marcha en apoyo de Israel. Los trabajadores y los jóvenes en Occidente están saliendo en números cada vez mayores para expresar su solidaridad y apoyo a los palestinos. Se está expresando una clara división de clases sobre esta cuestión en todo el mundo, y especialmente en las naciones imperialistas occidentales que han respaldado a Israel hasta la empuñadura.

Las autoridades prohíben las manifestaciones pro-palestinas o intentan criminalizarlas. Pero esto no detiene el movimiento. Esto se debe a que la masa de trabajadores en todos los países entienden instintivamente de qué lado tienen que estar. El derecho de los palestinos a una patria se ha convertido en un punto focal para la lucha de clases a nivel internacional.

Por nuestra parte, los comunistas defendemos la libertad y una existencia digna para el pueblo palestino. Tenemos el deber de luchar contra nuestras propias clases dominantes imperialistas, dondequiera que estemos, y pedir al movimiento obrero que use su poder colectivo para aislar y socavar la máquina de guerra israelí. En última instancia, una Palestina libre sólo puede garantizarse a través de la intifada: un levantamiento revolucionario de masas, barriendo los regímenes opresivos no solo en Israel-Palestina, sino en todo el Medio Oriente, para que todos los pueblos de la región puedan vivir en paz.

Decimos:

¡Fin de la ocupación!
¡Boicot obrero a la guerra de Israel!
¡Abajo la intervención imperialista!
¡Por un levantamiento revolucionario en todo el Medio Oriente!
¡Por una Federación Socialista de Palestina como parte de una Federación Socialista de Oriente Medio!
¡Intifada hasta la victoria!