Organizarse en asambleas para luchar por la educación que queremos

0
151

En diciembre del año pasado entregamos al Representante Legal de la Escuela “Nuestra Señora de Fátima”, un petitorio pidiendo aclaraciones por escrito sobre las razones de difamar, discriminar y perseguir a Mónica Perlingieri, docente de la Institución desde marzo de 1990. Ya pasaron más de tres meses y no sólo no hemos recibido respuesta sino que se ha echado un manto de silencio sobre el tema, mientras se continúa mintiendo en privado. Por lo tanto, cumpliendo con lo escrito como acostumbramos, dec, decidimos publicar la verdad para desagraviar a nuestra compañera y, además, porque sabemos que la verdad triunfa si se lucha por ella. Al mismo tiempo, estamos convencidos que la Educación es un asunto de todos y todos debemos ocuparnos de ella

Declaración Pública de la Asamblea de Tortuguitas

“… la difamación se construye bajo una solapada estrategia para destruir todo cuanto pueda significar crítica y reflexión. El objeto de esta nueva trama mafiosa es otro y tiene como blanco a quienes, sin renunciar a los principios y valores éticos, ejercen su derecho a crítica.”
La injuria como arma política. Hugo Sirio en “Análisis y Opinión” n° 36 pág. 7. Febrero de 2007. Resaltado en el original.

En diciembre del año pasado entregamos al Representante Legal de la Escuela “Nuestra Señora de Fátima”, un petitorio pidiendo aclaraciones por escrito sobre las razones de difamar, discriminar y perseguir a Mónica Perlingieri, docente de la Institución desde marzo de 1990. Terminamos el petitorio diciendo: “exigimos que USTED, Representante Legal, sr. Olegario Pascual Rojo, aclare por escrito las razones e intenciones de estas acciones. En caso de no recibir respuesta en un plazo perentorio, nos reservamos el derecho de debatir, decidir y realizar las acciones que votemos convenientes para desagraviar a Mónica.”
Ya han pasado más de tres meses y no sólo no hemos recibido respuesta sino que se ha echado un manto de silencio público sobre el tema, mientras se continúa mintiendo en privado. Por lo tanto, cumpliendo con lo escrito como acostumbramos, decidimos publicar la verdad para desagraviar a nuestra compañera y, además, porque sabemos que la verdad triunfa si se lucha por ella. Al mismo tiempo, estamos convencidos que la Educación es un asunto de todos y todos debemos ocuparnos de ella.
Mónica Perlingieri ha sido despedida y ha dejado de trabajar en la Escuela contra su voluntad; ha sido injustamente acusada, discriminada y perseguida por Autoridades de la Institución lo que ha provocado el despido. La mentira divulgándose que dice “arregló y renunció” es una nueva difamación que, como toda esta trama, intenta ocultar la verdadera razón de no quererla más en la Escuela: su posición y su acción educativas.
El 31 de octubre de 2006 Mónica Perlingieri es acusada, entre otras cosas, de “perjudicar la labor educativa e interferir negativamente en el equipo de trabajo”. En la nota, firmada por Directora y Vicedirectora con el conocimiento y el aval del Representante Legal según la misma nota anuncia, se argumenta la acusación refiriendo la “impetuosidad” de Mónica al expresar “constantes críticas” a actividades educativas, especialmente sobre actividades espirituales dicen, refiriéndose a celebraciones religiosas; de expresar las críticas delante de padres y alumnos; y de inhibir las opiniones de sus compañeras quiénes “se ven obligadas” a aceptar sus propuestas.
Ante estas acusaciones, Mónica pidió por Carta Documento que ratifiquen o rectifiquen la nota en cuestión. No sólo fue ratificada sino que, además, montaron una campaña de persecución hacia ella que incluyó: complot entre compañeras que dejaron de hablarle; realización de reuniones para agredirla y para crear bandos entre el personal; citación de compañeras por el Representante Legal para indagar sobre Mónica y conocer la posición de las mismas respecto a ella; amenazas al locutor del programa radial donde la Asamblea asistía todos los jueves porque hicimos público el caso; amenazas a padres para que no firmen el petitorio que elaboraron pidiendo explicaciones; citación a padres para ratificarles lo dicho sobre Mónica, juntar pruebas en “actas” y para asustarlos diciendo: “¿Usted sabe lo que firmó?”. La campaña persecutoria se completó con la no contestación del petitorio de la Asamblea; citación a Mónica por el Representante Legal para burlarse de ella por el apoyo recibido por Internet y para agredirla; incumplimiento de un acuerdo por el cuál Mónica pasaría a tercer grado con el mismo grupo; repudios varios por “ventilar” asuntos de la Escuela. Las Autoridades de la Escuela nunca intentaron una conciliación. El mensaje fue subordinación o fuera. La “osadía” de Mónica al no subordinarse, al no aceptar “el tirón de orejas”, al ejercer su derecho de hacer públicas las acusaciones, provocó una intensificación hacia la segunda opción: echarla.
Si bien el apoyo de los padres fue grande (148 firmas) considerando que fueron amenazados, la gravedad de los hechos han repercutido en la salud de Mónica y, el 1° de febrero del presente año, en plenas vacaciones, recibió una Carta Documento del Representante Legal diciéndole mentiras (que nunca se quiso reunir con él) y pidiéndole ratificación o rectificación de dichos que Mónica le informó en diciembre. La mala fe manifestada al enviar la carta en fecha vacacional y las mentiras allí expresadas sólo pueden considerarse como un despido encubierto que busca ahorrarse la indemnización que legalmente le corresponde a Mónica. Es por eso que ella le contestó considerándose despedida y reclamando su indemnización. Mónica no renunció. Esta despedida por culpa del Representante Legal. Presentó denuncia en el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo), y reclamará judicialmente su indemnización.
La falsedad de las acusaciones sobre ella es fácilmente demostrable: en 17 años en la Escuela a Mónica siempre se la ha calificado excelentemente, nunca se le ha realizado un acta por quejas de padres, alumnos, pares o directivos, y sostuvo una asistencia casi perfecta. Es reconocida como una de las mejores maestras de la Escuela por ex alumnos y por muchos padres que siempre quieren que sus hijos “la tengan”. Somos muchos los que conocemos la coherencia, la integridad, la profesionalidad, la valentía, el compañerismo, el compromiso y la “impetuosidad” de Mónica Perlingieri. Argumentar su forma de ser (impetuosa) es escapar al debate de lo que dice Mónica. Acusarla de realizar críticas constantes a celebraciones religiosas requiere, por un lado, que expliquen cómo entonces pudo trabajar estos 17 años en la Escuela y 8 más en otras, siempre en Instituciones Católicas; y, por otro, requiere que expliquen cuáles son esas críticas. Que confundan espiritualidad con celebraciones religiosas y afirmen que Mónica está disconforme con ellas, y por lo tanto no desarrolla la espiritualidad en los alumnos, es difamarla pues es amplio y bien conocido el desarrollo espiritual en los alumnos de Mónica. Encuadrar como “inconveniente” criticar frente a Padres y alumnos define diferentes posturas frente a la Educación. Y la supuesta inhibición de algunas de sus compañeras, el “verse obligadas a aceptar sus propuestas”, muestra, de ser cierto, una falta de preparación del plantel para expresar su opinión y defenderla.

Decir de Mónica que perjudica la labor educativa y que interfiere negativamente en el equipo de trabajo es tan tonto que es evidente que otros motivos se ocultan tras esas acusaciones.

Los motivos de tamañas mentiras no son sólo económicos: cansar a Mónica para provocar su renuncia y no tener que abonar la indemnización que le corresponde. No. El verdadero motivo es ideológico: Mónica es parte de esa gran corriente de docentes que educan para la liberación, basándose en la persona, en su dignidad, en el pleno conocimiento y ejercicio de sus derechos. Docentes ocupados en desarrollar espíritus reflexivos y críticos, creativos. Docentes educando con su ejemplo.
El compromiso de Mónica con la sociedad no se detiene en las 4 paredes de un aula. Nuestra compañera tiene una coherente trayectoria de luchadora tanto en su trabajo (organizando reclamos, defendiendo a toda compañera, manifestando abiertamente sus opiniones); como en la localidad (por el gas, contra los festejos de los 500 años de la conquista, contra el alza tarifaria del 2000, en la Asamblea de Tortuguitas). Esta condición de luchadora es un estorbo para quienes consideran que los trabajadores y los que padecen en esta sociedad deben ser sumisos y aceptar así nomás la voluntad de los poderosos o de los que se muestran indiferentes hacia los problemas y el dolor ajeno, no importa las creencias religiosas o políticas tras las que intenten ocultar sus verdaderos intereses.
Como organización, nosotros nos vemos doblemente afectados. Por un lado, las amenazas al conductor de la radio donde todos los jueves informábamos nuestras actividades, dio resultado y perdimos ese espacio. No nos quedamos sin decir pues varios medios nos publican y prepararemos como lo hicimos en diciembre, programas de radio “especiales” donde informaremos lo que hacemos y decimos. Pero el espacio era de todos no de Mónica sola. La difusión de su caso es la difusión de un caso más de un vecino que fue tratado en Asamblea y ésta decidió difundirlo. El caso de Mónica decidimos difundirlo primero, porque se miente alevosamente y no dejaremos impune esas mentiras; segundo, porque Mónica es trabajadora que es atacada por la patronal y nosotros estamos del lado de los trabajadores; y tercero porque es Docente y la Educación, como el Trabajo, son pilares de la sociedad y todos debemos ocuparnos de ellos. Son, como la Salud, “cosa pública”. Lo que debieron hacer los responsables de la Escuela es utilizar el mismo u otro medio para ejercer su derecho a réplica públicamente. La elección de la coacción, del miedo, del silencio, de la censura, de la amenaza, demuestra no sólo las mentiras sobre Mónica sino también expresa una idea de sociedad no democrática que no queremos, que combatimos.
Por otro lado, nos afectó el daño que le provocaron a Mónica porque implicó una merma en su actividad y esto aún repercute en nuestra organización pues ella es una de nuestras referentes principales, responsable de varias áreas. Nos ha afectado porque se retrasó la leche, la ropa, el reclamo, la actuación, la reunión, el remedio. Actividades de las que Mónica participa. Se repondrá Mónica y nos repondremos nosotros, porque “la verdad es más fuerte que cualquier otra cosa,…” y nosotros estamos parados en ella. Sin temor entonces, agradecemos los apoyos recibidos que nos dan fuerzas para continuar luchando y descontamos que seguirán presentes pues los necesitamos. La experiencia lograda en estos años de lucha nos enseñó que la solidaridad resulta imprescindible para seguir de pie. Y tanto la dimos que la hemos recibido con creces y estamos muy agradecidos. Sabemos que no estamos solos. Y ESTAMOS DE PIE.
Esa misma experiencia también nos enseñó la imperiosa necesidad de la población toda, de organizarnos en Asambleas para luchar por nuestras necesidades comunes. En los barrios como nosotros, pero también en las Escuelas y en los lugares de trabajo. Es esta experiencia quién nos obliga a llamar abiertamente y con toda nuestra fuerza, a los padres, a los alumnos y a los docentes de la Escuela Nuestra Señora de Fátima y de todas las Escuelas, a organizarse en Asambleas para luchar por la Educación que necesitamos. No podemos permitir que se pretenda continuar educando a nuestros niños en base al miedo, al silencio, a la mentira, a la disciplina impuesta, a la mediocridad. Queremos (y cuando decimos queremos estamos diciendo: luchamos por) una Educación basada en el respeto mutuo, que fomente la participación de alumnos, docentes y padres. Una Educación basada en la verdad donde la disciplina nazca de la comprensión. Una Educación creativa que prepare a nuestros hijos para luchar y construir una VERDADERA DEMOCRACIA. Para lograr esto hay que organizarse. Sabemos que, de haber existido una organización de padres y docentes, la persecución a nuestra compañera no hubiera llegado a esta situación.
Por eso, llamamos a la comunidad de Tortuguitas, y especialmente a los padres de los alumnos y los docentes de la Escuela a organizarse en Asambleas y a que nos acompañen en esta lucha justa por la verdad y la dignidad de una trabajadora. Apelamos a su conciencia. Hoy le toca a Mónica. Mañana le tocará a otro docente o padre, en la Escuela, en su lugar de trabajo o en su barrio. Si hoy hacemos triunfar la verdad y la justicia, mañana lo tendrán más difícil para utilizar la mentira y la injusticia contra cualquier otro miembro de nuestra comunidad. Si hoy comenzamos a ocuparnos de la Educación de nuestros hijos estaremos construyendo ese futuro mejor que todos anhelamos.

CONTRA LA DISCRIMINACIÓN, LA DIFAMACIÓN
Y LA PERSECUCIÓN A LOS LUCHADORES
POR JUICIO Y CASTIGO A LOS ASESINOS DEL CRO. FUENTEALBA
NUNCA MAS TIZAS CON SANGRE
POR LA VERDAD, LA MEMORIA Y LA JUSTICIA
POR LA EDUCACIÓN Y EL FUTURO MEJOR QUE NECESITAMOS
ORGANIZARSE Y LUCHAR
ASAMBLEAS YA

Asamblea de Tortuguitas
Conformada por vecinos de los barrios El Callao, Pech, Ferroviario, San Lucas, Astorga, Estudiantes y Tortuguitas Centro
Mayo de 2007
asambleadetortuguitas@yahoo.com.ar