Oaxaca: es necesario profundizar la respuesta

0
85

Las masas trabajadoras mexicanas están dando una lección a los estrategas burgueses que consideraban que con la ocupación por parte del ejército, disfrazado de policía, de Oaxaca, estarían dando la puntilla final al movimiento. En realidad lo que esta sucediendo es un resurgimiento portentoso del movimiento de masas contra el regimen que se había mostrado en la lucha postelectoral y que sólo estaba esperando otra nueva oportunidad para demostrar toda su fuerza, la diferencia es que en estos momentosntos la tendencia hacia la unidad de acción es irresistible. Las masas trabajadoras mexicanas están dando una lección a los estrategas burgueses que consideraban que con la ocupación por parte del ejército, disfrazado de policía, de Oaxaca, estarían dando la puntilla final al movimiento. En realidad lo que esta sucediendo es un resurgimiento portentoso del movimiento de masas contra el regimen que se había mostrado en la lucha postelectoral y que sólo estaba esperando otra nueva oportunidad para demostrar toda su fuerza, la diferencia es que en estos momentos la tendencia hacia la unidad de acción es irresistible.

Todo lo contrario de lo que la burguesía esperaba ha sucedido, desde el mismo domingo las masas en Oaxaca y en todo el país no han parado un solo día de movilizarse, por supuesto en el extranjero, gracias a los medios de comunicación de los trabajadores, se ha podido conocer la verdad y las expresiones de repudio a las agresiones del estado no se han hecho esperar.

La burguesía, como habíamos señalado con anterioridad ha dado muestras de que si bien no quiere conceder una victoria parcial, la salida de Ulises Ruiz, ya está valorando hasta cuándo va a seguir sosteniendo a dicho gobernador.

El día de ayer incluso los senadores del PRI se sumaron al "exhorto" al Gobernador de Oaxaca a que renuncie.

Seguramente la razón del cambio de actitud del parlamento, el cual sólo unos días antes había señalado que no le correspondía pronunciarse al respecto, se debe a que prácticamente todas las organizaciones de los trabajadores han lanzado iniciativas para luchar por la caída de Ulises Ruiz y la retirada de las tropas de la PFP.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación esta preparando un gran paro nacional, particularmente los docentes de Michoacán han acordado realizar un paro indefinido y preparan ya un contingente de 3000 profesores para reforzar la lucha en Oaxaca; La CND y López Obrador han convocado a una movilización, la cual se esta desarrollando en estos momentos y participan al menos unas cien mil personas; El mismo EZLN ha planteado que realizara cierres de carreteras en Chiapas y que propone el 20 de noviembre un paro nacional, fecha que coincide con la toma de posesión de AMLO como presidente legitimo; Las escuelas son un hervidero de agitación y en algunas ya se han realizado paros de actividades. Los sindicatos se han sumado al llamado y están de acuerdo en convocar a acciones conjuntas con los demás sectores.

En suma la situación se esta saliendo del control y las masas están retomando la ofensiva y ha sido la acción de la Policía Federal Preventiva, la que ha desencadenado esta nueva fase del proceso.

Todo le ha salido mal al gobierno, incluso el discurso de que con la llegada de la PFP retornaría la paz a Oaxaca es tan falso que ni siquiera los medios burgueses se atreven a reproducirlo, de hecho ha sido un escándalo el saqueo de distintos comercios por obra de los policías (Jornada 31 de octubre).

La PFP he hecho ni siquiera se puede decir que ocupe realmente la capital de Oaxaca, por el contrario, has sido rodeados nuevamente por las barricadas de la APPO y están restringidos al centro de la ciudad y han sitiado los alrededores de la Ciudad Universitaria, donde se encuentra la emisora de radio que se ha convertido en una especie de organizador colectivo de la lucha contra la ocupación.

Consideramos que la situación no se puede detener, debemos mantener este animo de unidad que de ha dado a nivel nacional y continuar, primero luchando por la caída de Ulises Ruiz y luego avanzando hacia la renuncia de Felipe Calderón.

Los llamados a la movilización se deben asumir de manera conjunta, si se propone un paro nacional para el 20 de noviembre se debe preparar adecuadamente, de tal modo que sea toda una demostración de fuerza de los trabajadores.

La información que tenemos es que ya se están conformando Asambleas populares en casi todos los Estados de la Zona centro y sur. Estos esfuerzos se deben consolidar y extender hacia el norte. Hace algunos meses nos acusaban de llamar a la insurrección por defender la consigna de "crear uno, dos tres Oaxacas", en realidad lo unico que estabamos haciendo era expresar la necesidad de las masas trabajadoras en su lucha por el poder, que es lo que en el fondo se juega en estos momentos y es el motivo por el que el ejemplo de Oaxaca cunde. Las masas crean su propia historia y nos honra acompañarlas en ese proceso.

No son tiempos de negociar, son momentos de organizarnos y profundizar la movilización. La caída de Ulises Ruiz y la caída de Calderón se deben ir acompañando por la consolidación de los organismos de poder de los trabajadores como lo es la Asamblea Popular Estatal y la CND, esa debe ser la base de un poder que sustituya al actual "comité de elites" que gobierna y explota nuestro país y a los trabajadores. Este es el momento de tomar el destino en nuestras manos, no debemos desaprovechar la oportunidad

Unidos y Organizados Venceremos