¡No al paquetazo de Milei/Macri/Caputo! ¡Por un plan de lucha desde las bases hacia la huelga general! ¡Por un Congreso Obrero! ¡Por el Poder Obrero! ¡Por un gobierno de los Trabajadores!

0
243

Volante que los compañeros y compañeras de la Corriente Socialista Militante vamos a estar repartiendo el 27 de diciembre


El 20 de diciembre nos congregamos en el marco del 22 aniversario del Argentinazo y llevamos adelante una gran movilización de los partidos de izquierda, con la presencia del movimiento piquetero. De esta forma se quebró el protocolo de Patricia Bullrich y Milei.

El Decreto de Necesidad y Urgencia es un ataque feroz a los trabajadores en beneficio de los empresarios. El gobierno necesita del protocolo anti obrero para hacer pasar este enorme mazazo. Les sería muy costoso intentar llevar adelante el paquete de ajuste sin este andamiaje represivo.

La respuesta ante el DNU no se ha hecho esperar. El pueblo pobre, obrero y trabajador ha comenzado a enfrentar con movilizaciones y marchas el tremendo ataque de los capitalistas. Pero debemos elevarnos desde allí hacia las tareas que sólo la clase obrera y los trabajadores pueden hacer: detener este ataque feroz contra nuestras condiciones de vida y trabajo, de salud y educación.

Es por esto que ahora más que nunca necesitamos espacios de debate y acción. Se impone trabajar para amplificar los espacios democráticos de debate. Amplificar las asambleas populares con la democracia obrera, para lograr elevarnos de conjunto hacia la comprensión de la magnitud del ataque y de la pelea que debemos dar.

En realidad, el DNUde Milei/Macri/Caputo no es más que el mismo y viejo programa de entrega –potenciado, extremado- de los recursos naturales del país sobre el empobrecimiento de millones de mujeres y hombres de a pie.

Es por esto que la bronca acumulada desde hace más de una década empujó a parte de la población trabajadora a dar apoyo a un demagogo y falso profeta como Milei. Pero la experiencia con el DNU y las políticas represivas de Milei/Bullrich, enseñará rápidamente a esos sectores de las masas que la única salida posible es tomar nuestros destinos en nuestras propias manos.

Desde la Corriente Socialista Militante – CMI Argentina convocamos a asumir nosotras y nosotros mismos, obreros, militantes y activistas, la amplificación del movimiento. Debe ser la clase obrera, los trabajadores ocupados y desocupados, la juventud y los jubilados, quienes enfrenten en la calle el paquete de ajuste.

No debemos confiar en los cantos de sirena que el parlamento va a resolver los problemas que hemos venido sufriendo desde hace años, y los que ahora añadirá el nuevo plan de ajuste. Nos dicen “la Patria no se vende”, y “defendamos la democracia”, pero la defensa de la Patria para los capitalistas es la defensa de sus intereses y negocios, y es con esta democracia que nos hambrean.

¡Abajo el paquetazo de ajuste de Milei/Macri/Caputo!

¡Abajo la represión de Bullrich/Milei!

¡No al pago de la deuda externa!

¡Por un Congreso Obrero!

¡Por un gobierno de los trabajadores!


Eliminación de los subsidios: el gobierno de Milei/Macri/Caputo está aplicando un tarifazo en los servicios. Luz, gas, agua, nafta, transporte, etc. van aumentarse entre un 350% a 700%, ya que es una demanda de los prestadores privados. Además, el Gobierno de Milei y el Estado sacan los subsidios.

Nuestra bandera debe ser: expropiación sin pago de los generadores y distribuidores de aguas, gas petróleo y energía eléctrica y renovables. En el caso que se encuentren en manos de Estado son los trabajadores los que deben tomar el timón de las empresas bajo su control.

Desregulación de las OOSS: Las Obras Sociales son manejadas desde hace décadas por la CGT y sus jefes sindicales, y son una extraordinaria caja de recursos. Los trabajadores tenemos la posibilidad de cambiar una vez al año de OOSS a otra sindical. Es verdad que, de esta forma se rompe con el negocio de la triangulación, negocio histórico de los burócratas cegetistas. Pero lo que se propone desde el DNU es que sea el mercado el que regule a las mismas, o sea, los grandes monopolios del sector se van a beneficiar con los aportes que hacemos los laburantes.

Nuestra posición es por un Sistema Único de Salud Estatal, por el monopolio estatal de la salud, bajo el control obrero colectivo de las mismas. Rechazamos toda forma de privatización total o parcial. Debemos expropiar a las clínicas, sanatorios y laboratorios medicinales. La salud de la población trabajadora no puede depender de la tasa de ganancia de los capitalistas. La salud y la vida no pueden ser una mercancía.

Medicamentos: Este punto es uno de los negocios más rentables para los capitalistas. Los elevados precios de los medicamentos golpean directamente a los trabajadores desempleados, en relación de dependencia y, fundamentalmente, a los jubilados. Al achicar el Estado tienden a desfinanciar la producción estatal de genéricos, su producción, distribución y comercialización. Se impondrá la lógica de los laboratorios privados más fuertes.

Se desfinancia así la producción pública a bajo costo y se autorizará la comercialización en cualquier tipo de comercio; es decir, la venta de medicamentos de venta libre fuera de las farmacias, rompiendo los protocolos que garantizan su origen.

Como mencionamos más arriba, nuestra posición es el monopolio estatal de los laboratorios, producción, distribución y comercialización en manos del Estado bajo control obrero.

Ley de tierras: permite a las multinacionales, a los grandes capitalistas, hacerse de enormes extensiones de tierra, como es el caso de Joe Lewis y Benetton en el sur de nuestro país. Lewis es dueño de unas 38 mil hectáreas. El grupo Benetton es dueño de 900 hectáreas en Neuquén, Río Negro, Chubut y Santa Cruz.Casi cuarenta veces la superficie de la ciudad de Buenos Aires, además de la apropiación de recursos naturales con la venia del Estado.

Debemos levantar la bandera de la expropiación sin pago alguno de grandes extensiones de tierras y en manos de los capitalistas, que solo ven su propio beneficio sobre la propiedad de la tierra. Estas tierras pasarán a manos del Estado bajo control de los trabajadores fabriles y agrícolas, incorporando a las comunidades indígenas en este control.

Desregulación laboral: el gobierno de Milei/Macri/Caputo lleva adelante la reforma que el gobierno de Macri no pudo imponer. Quieren barrer con nuestras organizaciones, quieren destruir los sindicatos, los cuerpos de delegados y las juntas internas, para imponer peores condiciones laborales con bajos salarios. Imponer despidos sin indemnización, o con míseros pagos como es la librera de desempleo de la UOCRA.

Debemos levantar las banderas de: No a los despidos, no a los retiros voluntarios. Ocupación de toda fábrica o empresa que cierre, suspenda o despida. Reparto de las horas de trabajo disponibles entre todos los trabajadores, sin afectar el salario. Defensa de las condiciones de trabajo y jornada máxima de 8 horas. Por un salario mìnimo equivalente al costo de la canasta familiar.

Ley de alquileres: La problemática habitacional se halla en una de sus peores crisis. Más de 3 millones de familias obreras se encuentran con severos problemas para poder pagar un alquiler. Esto empuja a familias enteras a dormir en las calles o en bolsones de villas miserias.

El DNU de Milei plantea la eliminación de cualquier regulación, y que sea el mercado quien fije el precio. Nada más falso, ya que son los monopolios inmobiliarios los que cuentan con miles de propiedades y los que manejan el precio del mercado. Además, el DNU dice claramente que son los propietarios quienes fijan el tipo de moneda que deben pagar los inquilinos.

Ante este ataque de los capitalistas con el impulso de parte de Milei/Macri/Caputo decimos: Expropiación de los monopolios inmobiliarios. Se trata de plantear una salida integral al problema de la vivienda y esa salida debe partir de la reorientación y de la planificación de la economía a favor de los trabajadores. Relevamiento de las viviendas e inmuebles que se encuentren deshabitados en un lapso de un año y que este relevamiento se conbine con la expropiación de los monopolios inmobiliarios para satisfacer las necesidades de las mayorías.

Un plan de emergencia para la construcción anual de viviendas sociales. Que la compra o hipoteca de estas viviendas no supere el 10% de la canasta familiar. Derecho universal a la vivienda. No a los desalojos. Congelamiento de alquileres que superen el 10% del salario del inquilino. Entrega de títulos de propiedad a los ocupantes de tierras, conventillos o casas abandonadas. Plan nacional de viviendas bajo control obrero y de los adjudicatarios.

La municipalización del suelo urbano y expropiación de todos los predios abandonados o dedicados a la especulación deben ser puestos al servicio de la solución del problema habitacional.

Expropiación de los monopolios de la construcción.

Reforma impositiva progresiva y desconocimiento de la deuda externa para financiar la solución al problema de la vivienda.

Desfinanciamiento de la educación: El ataque a la educación es otro de los puntos del DNU. El mismo plantea desfinanciar a la Educacion Pública. De esta manera quedará en manos de los monopolios privados la educación, un apetecible mercado para sus bolsillos o simplemente, provocará un aumento de la deserción escolar, agravando cada vez más la situación de los chicos. Por el lado de las universidades queda el presupuesto ya golpeado del 2023 para el 2024.

A esto le decimos: monopolio estatal de la educación. Educación laica, gratuita y científica. Expropiación de todos los establecimientos privados y puesta en funcionamiento a cargo del Estado y mediante el cogobierno de la comunidad educativa.

Solo la movilización revolucionaria y el derrocamiento del sistema capitalista podrá imponer tales consignas, junto a la puesta en pie de un gobierno de trabajadores.