Moreno: Solidaridad con el trabajador Ariel Burgos

0
80

El viernes 10 de septiembre de 2004 el señor Sergio Albertario, dueño de la empresa de impresión flexográfica “Plásticos Brown”, en la localidad de Moreno, decidió dejar en la calle a su empleado Ariel Burgos. Participá en las acciones de solidaridad.

Despedido por un patrón negrero

El viernes 10 de septiembre de 2004 el señor Sergio Albertario, dueño de la empresa de impresión flexográfica “Plásticos Brown”, en la localidad de Moreno, decidió dejar en la calle a su empleado Ariel Burgos.

Este pequeño empresario que, aparte de no pagar ni un solo impuesto fiscal, mantuvo explotado y en negro a su empleado durante algo más de 4 años manejando una máquina en la peor de las condiciones (sin auriculares, sin barbijo, sin ropa de trabajo o zapatos de seguridad) con un sueldo de hambre; o sea, sin ningún tipo de derecho. Decidió deshacerse de él como de un trapo viejo, no sin antes usar una cantidad de juegos psicológicos para así lograr el agotamiento del empleado.

El empleado al tratar de lograr un aumento se encontró con un mar de pretextos de parte del patrón para no aumentarle; en un determinado punto la conciencia del empleado lo llevó a plantearle que él es el creador de la riqueza por ser él quien produce y el patrón es sólo dueño de la maquina.

El patrón comenzó con la extorsión ilusionándolo con que recibiría el 50% de lo que se produce, después de dos semanas lo único que recibió fueron justificaciones de que no le podía pagar porque a él le pagaban con cheques y demás patrañas. Luego planteó que pararía la máquina, porque ya no le convenía, llevándolo a la idea de alquilarle la máquina; cuando el empleado acepta esta extorsión para no perder el trabajo el patrón contestó que ya no la quería alquilar sino vender. Por supuesto que el obrero no dispone de la suma, y que este patroncillo no busca ni alquilar ni vender sino cansarlo. Ahora se niega este empresario extorsionador a resolver la situación de este obrero que no quiere caer en la desocupación. No se le permite el ingreso al taller, se niega a indemnizarlo, lo maltrata psicológicamente y hasta se burla de él.

El capitalismo es un sistema que se basa en la represión y la opresión del trabajador. Represión es también bajo salario, trabajo en negro, degradación de los barrios. Opresión es también dejarnos desamparados, maltratar a la familia del trabajador, dejarlo en la peor de las inseguridades; y todo esto porque el único capital del cual dispone el obrero es su fuerza de trabajo.

Vecinos y vecinas, trabajadores y trabajadoras ocupados y desocupados, de todos los barrios, de todas las nacionalidades les pedimos que se solidaricen con la lucha de este trabajador que es la lucha de todos los trabajadores. Además de las acciones legales tomadas, la próxima semana se organizarán diversas acciones de solidaridad en Moreno para obligar al patrón a la readmisión del compañero Ariel.